Cargando...
Logotipo calarca.net

CALARCÁ

JOSÉ NODIER

AVISTAMIENTO DE LA ESPERANZA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

Enmascare o justifique el prurito de Uribe Vélez por mentir o transgredir la ley

Ya podemos empezar a sacar conclusiones, después de este largo periplo de los candidatos a la Presidencia de la República.

Una primera conclusión tiene que ver con la influencia de los extremos ideológicos en el campo electoral. En la elección de Andrés Pastrana inauguramos el aporte de las Farc, como guerrilla y expresión armada de la izquierda, para definir quién podía ser nuestro presidente.

Luego llegó Álvaro Uribe Vélez, elegido por ese mismo condicionamiento. Sus gobiernos y su poderosa presencia en la escena política determinó en buena parte, desde la derecha, cómo se movía y se mueve la contienda electoral: a favor o en contra suya.

Es llamativo que casi medio país votante, sin rubor alguno, justifique el prurito de Uribe Vélez por mentir o transgredir la ley. No podemos olvidar que muchos de sus colaboradores ya fueron condenados por la justicia y él mismo está involucrado en investigaciones de paramilitarismo. Uribe Vélez, lo sabemos, vive inmerso en la caverna espiritual de una parte de la nación que no puede desatarse de su proclividad al crimen o a la anomalía.

Esa votación de la derecha –donde están aglomerados las iglesias y los fanáticos religiosos– dice bien qué país aún somos y explica con suficiencia un talante oculto que apenas, en público y vergonzantes, revelamos los colombianos: somos más conservadores de lo que pensábamos y seguimos atados, por gusto, a la subcultura de la ilegalidad.

Otra conclusión fundamental en estas elecciones se vincula con la influencia de los medios masivos de comunicación, y su militancia interesada en las causas políticas de facciones determinadas, ignorando de un tajo que la información, ojalá objetiva, es un derecho ciudadano.

Hemos visto cómo muchos periodistas se convirtieron en cajas de resonancia de campañas políticas y cómo algunos, con cierta sevicia, propagaron mentiras o sirvieron de megáfono de imprecisiones y calumnias inefables.

Periodistas de grandes medios de comunicación como Luis Carlos Vélez, Darío Arizmendi, Vicky Dávila, Hassan Nassar, y otros tantos, convirtieron sus cabinas de radio en una sala de agitación electorera. Mucha credibilidad perdió la profesión del periodista en esta campaña política.

Sergio Fajardo, sin duda alguna, no era el candidato confiable que requería el país: desertó de su responsabilidad política. Con el avistamiento de su ombligo y de las ballenas jorobadas de su egomanía, se ahogó en el mar de babas que algunos temíamos. Ese hombre honorable y tranquilo no tiene carácter para afrontar el mar embravecido de tanta infamia e ilegalidad rampantes.

Lo llamado por Petro como ciudadanías libres pudo configurar un proyecto liberal, modernizador, aupado por la ilusión de muchos jóvenes de Colombia. Alrededor del discurso progresista de un candidato lúcido y valiente, se comenzó a aglutinar una sociedad deliberante en un país cerrado y trancado por dentro. Cerrado por la godarria general y trancado por las armas de la ultraderecha y de las guerrillas comunistas.

Importarán mucho los resultados electorales, obvio –el exitismo de los uribistas o la algarabía de los petroskys–, pero todos recordaremos al final el espectáculo de millones de muchachas y muchachos que, de cara a la lluvia, pudieron soñar después de sesenta años de violencia con un país mejor: un país educado y legal.

Ya saqué las conclusiones. Ahora me corresponde salir a votar por el futuro de mi hijo.

MANUEL GÓMEZ

ABUELO, A VECES ES BUENO ANDAR CON UN VIEJITO

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal.
manuelgomezuq@gmail.com

El cine es una de las pasiones de Isabella. Le encantan los muñequitos y heredé ese gusto. Como todos los abuelos. Porque cada vez que un niño desea ir al cine, el abuelo es el invitado a pagar película, crispetas y gaseosa.

Antes del cine y como este comienza dos horas más tarde, ella prefiere entrar a una sala grande donde hay diferentes juegos, los cuales disfruta como todos los niños que allí hay. Encuentra los carros chocones y me debo subir a uno, ella a otro, porque es feliz chocando mi carro. Ríe con ganas cada vez que lo hace.

Después, jugar en el futbolín para ganar el partido. No pierde. Sabe cómo jugar y enredarme con una sonrisa para quedar 7 – 3 o en el peor de los casos, 7 – 0

Terminada esa hora y media de diversión, vamos al cine. No hay por donde pasar. Dos inmensas colas nos impiden llegar a parte alguna, pues una va a la taquilla y otra a la entrada.

Me mira como diciendo: - ¿Qué hacemos? Y yo reviso, busco un amigo, pero nada. No hay cómo llegar a la taquilla.

De pronto, se me ilumina la mente y leo, allá al fondo: "Taquilla prioritaria. Mayores de 60 años, embarazadas..."

Le tomo la mano y le digo con disimulo que vamos a llegar más rápido que todos. Una niña muy cortés nos atiende.

  • — Buenas tardes.
  • — Por favor, dos boletas.
  • — Con mucho gusto.

Ahí entra Isabella a preguntar:

  • — Perdón, señorita, ¿Por qué a mi abuelo lo atiende por aquí?
  • — Porque esta es una taquilla para personas como su abuelito.
  • — Abuelo, a veces es bueno andar con un viejito

Y nos entramos al cine

LA NOTA DE JOTA

1.- YA NO SE CELEBRAN LAS CELEBRACIONES

José Jota Domínguez GiraldoPor Jota Domínguez Giraldo — 07-06-18
jotajotadominguez@gmail.com

Ahora años, todavía recuerdo, una celebración duraba hasta que el celebrante quisiera. Así por ejemplo, en las elecciones durante muchos meses le recordaban a uno el resultado. Pero la celebración de los tolimenses por el título de fútbol ganado hace apenas cinco días ante Nacional y en Medellín ya se olvidó. Felices los verdes. El mundial se encargó de tapar esa y cualquiera otra actividad. Y no se extrañen que la gobernación haya preferido presentar el resultado de su gestión, justo un día antes del mundial cuando todo el mundo está con ese cuento y así nadie pregunta “bobadas”. Y estamos de acuerdo. No hay nada por lo que valga la pena preguntar. Después del cinco por cero en favor de Rusia contra Arabia Saudita, el comentario será ese y no más. Cambiaremos 50 millones de expertos en política por 50 millones de expertos en fútbol y después ya casito, 50 millones de expertos en ciclismo. Pero les recuerdo que faltan cuatro años para el próximo mundial de fútbol.

2.- VAMOS A ESTRENAR CONSULTA

Para el domingo 26 de agosto de este año, ha dicho el presidente de la República, convocará la consulta anticorrupción aprobada por los congresistas. Seguimos estrenando constitución pues es la primera vez que este mecanismo de la consulta popular después de la Constitución de 1991 tiene vida jurídica. Y de aquí en adelante tendremos miles de problemas de interpretación pues la ley 134 de 1994 establece que una consulta popular es una pregunta de carácter general sobre un asunto de trascendencia (en este caso nacional), que es sometida por el Presidente de la República, el gobernador o el alcalde, según el caso, a consideración del pueblo para que este se pronuncie formalmente al respecto. Pero la consulta anticorrupción tiene varias preguntas y aquí la norma habla solamente de una. Ya vendrán las peleas porque aquí todo se discute. Mientras tanto les cuento que el censo electoral vigente es el del 5 de mayo de 2018, que tiene 36.227.267 personas habilitadas para votar, 17.502.062 hombres y 18.725.205 mujeres. Se requieren los votos de un tercio (un poco más de 12 millones) a las urnas, y que más de 6.060.000 votos digan que SÍ para aprobarse. Como es contra la corrupción y básicamente contra los congresistas, vamos a ver cuántos congresistas llamados “padres de la patria” salen a pedir que votemos SÍ en esa consulta. Veremos, veremos ???. (103 Constitucional).

3.- HABEMUS VICEPRESIDENTA

Por primera vez en su historia republicana, Colombia tendrá una mujer en el cargo de vicepresidenta. Aspiran Martha Lucía Ramírez del Centro Democrático y Conservatismo y Ángela María Robledo del candidato presidencial Gustavo Petro. Una de las dos será. No clasificaron Claudia López de Sergio Fajardo y Clara López de Humberto de la Calle. Pero a la vez se estrenará la figura de que el candidato presidencial que no gane las elecciones recibirá como premio de consolación una curul en el Senado y la vicepresidenta que pierda será representante a la Cámara. Y así no pierden tanto. Y les queda la platica de la reposición de votos. Todo sea por la sufrida democracia.

4.- ESTAMOS SACANDO EL CUERPO

Cómo será la poca confianza que los funcionarios de Bancolombia le tienen a los documentos expedidos por ellos, que la semana anterior cuando una cajera recibió un cheque de su propio membrete para ser pagado en Armenia, la funcionaria se demoró 5 minutos y treinta segundos revisando el título valor antes de pagarlo y eso que tenía impreso el nombre del mismo banco. Yo fui testigo de excepción de esa poca fe en sus documentos. Y ni se diga la espera de 83 minutos para llegar a la caja. En vez de decir “estamos poniendo el alma” deberían decir “estamos sacando la nalga”. 88 minutos y treinta segundos para pagar un cheque, y eso que el símbolo es un águila y no una tortuga. ¡no se diga más!

5.- DON FRANCISCO EL MATEMÁTICO

Don Francisco, el querido papa de la religión católica está bravo con todos los curas que aprovechaban la sotana para esconder sus horrorosos pecados de violadores de niños hombres. Y en Chile acaba de destituir a tres obispos por encubrirles a curas sinvergüenzas, mal nacidos y mentirosos de la fe, por un solo hecho hace casi 40 años. Y está preguntando en todos los países de América del Sur por ese tema. Dice José Alfredo Jiménez que “ya vamos llegando a Pénjamo”. Esa destitución fue apenas la semana pasada. Esperamos por aquí el sello de su autoridad, para que siga restando esa maldita plaga.

6.- DON HERNANDO Y EL REY

Falleció hace pocos días don Hernando de Jesús Urrea Hernández, padre de una familia muy querida por nosotros en Armenia, a quien conocí por muchos años. Destacado hombre de comercio, con una vocación por las ventas insuperable y un don de gentes y trato sin igual. Así fue siempre. Fue gracias a él que los quindianos aprendieron a condimentar con los productos El Rey. A sus 91 años descansó después de haber sido un hombre trabajador, jovial, rebuscador y honrado. A su familia, Clara Inés, Francisco Javier, Jorge Hernán, Mariela, Rodrigo, Carlos Eduardo, mis amigos, un abrazo solidario por la felicidad de haber tenido a ese buen hombre de ejemplo.

POST-DATO: Aporte de los lectores: "Aló señores de la CRQ; y ¿cuándo van ustedes a cortar las ramas de los árboles de la avenida?”. "Si señora, con mucho gusto lo haremos, ¡cuando podamos!"

ÓSCAR IVÁN

PUEBLOS VIVOS

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

Las ciudades y los pueblos son organismos vivientes que sudan, que respiran, que poseen un perfil que resume el alma de su gente y tienen una personalidad que a veces se resiente y debe luchar con sus propios complejos. Eso todos lo sabemos y lo podemos corroborar, cuando en una pausa nos detenemos a pensarlos.

Calarcá ha pasado por muchos avatares como conglomerado, desde la infancia feliz de su fundación a finales del siglo XIX, cuando todavía ignoraba los desarrollos posteriores de su hermana menor Armenia, pasando por el trauma de La Violencia de los años cincuenta, donde sus calles se convirtieron en escenario de duelos y cantinas como en una película del lejano Oeste, hasta hoy sumida en la perplejidad que le causa no encontrar el camino que le permita reanudar sus propios diálogos interrumpidos.

Sí, los pueblos además de personalidad tienen memoria y dignidad, aunque algunos no lo sepan, y Calarcá tiene la dignidad resentida. No es dueña de su destino, perdió la autonomía de otros tiempos, desdibujó su perfil, carece de peso específico, tiene poca importancia. ¿Será por eso que muchos se han ido a la ciudad vecina en pos de otra identidad?

Los ciudadanos debemos contribuir a su renacimiento, y muchos lo estamos haciendo desde ángulos diferentes. El problema, que afecta muchos aspectos del municipio, tiene un origen esencialmente político igual que su solución. Se requiere de un acuerdo que permita definir qué es lo que queremos que sea la nueva Calarcá y cómo lograrlo. Lo primero no siendo tan simple es susceptible de conciliar. Lo difícil estriba en resolver el cómo.

Algunos consideran que el problema es elemental, que todo se resolvería con el hecho simple de cambiar el nombre de uno de los integrantes de las listas de candidatos de los partidos tradicionales que hoy detentan la representación en el congreso, por el de un calarqueño, buscar algunos votos prestados y asunto resuelto, cuestión de ampliar el clientelismo departamental hasta la Villa del Cacique, piensan ellos.

Otros tenemos diferente opinión, creemos que no tener un cacique, un jefe político inamovible, señor de vidas y haciendas, es una virtud y no un defecto de este organismo viviente que llamamos Calarcá. Que necesitamos, sí, representantes del municipio en diferentes instancias del poder, pero que sean producto de la deliberación consciente, dentro de un proyecto político de signo diferente al de los corruptos y clientelistas tradicionales que dominan el departamento, que logre el apoyo entusiasta de la ciudadanía. La dignidad no está en que nos den un renglón en una lista política al lado de los mismos de siempre.

Los pueblos tienen memoria y también aprenden, y los calarqueños no olvidamos que nos ha ido mal cuando no tenemos nuestros propios representantes, cuando dependemos de otros, que como los de ahora, desconocen como retomar el hilo para continuar nuestros diálogos interrumpidos.

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando: