Cargando...
Logotipo calarca.net

CALARCÁ

JOSÉ NODIER

LA GENERACIÓN DE LA FURIA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

Fueron infinitos los métodos creados para el avasallamiento de la dignidad y de la vida

En un amanecer de diciembre hace cuatro años exactos, rodeado por los claroscuros de la hora, mi padre, Rosemberg Solórzano Arenas, cerró los ojos después de la agitación de su corazón. Hace pocos días, una tía mía de esa misma rama familiar, Oliva, agobiada por los avatares de su pasado, se despidió de su cotidianidad. A todos, en algún momento, nos corresponde cerrar el cuaderno de nuestros apuntes, y mirar cómo avanza la tranquila oscuridad hacia nuestros ojos.

Los norteamericanos, quienes siempre piensan en el futuro, aspiran a que su generación deje mejor el universo, a los niños y jóvenes, en relación con lo heredado. Es una aspiración legítima y pragmática, porque abona los árboles que darán sombra en el porvenir.

Discutí muchas horas la visión de mundo de mi padre. Su cerrada forma de ver un planeta que, ante nuestros ojos, se despedazaba por cuenta del resentimiento. La justificación que daba al autoritarismo de los jefes políticos y su patente de corso para hacer y deshacer con los destinos de sus correligionarios. Su profunda convicción de que todo tiempo pasado era mejor, y que debíamos someternos a los designios de fuerzas más poderosas que nuestra propia voluntad.

La generación de mi padre -la misma de Gabriel García Márquez-, la generación de la furia, fue sometida a terribles pruebas. Colombia era una nación cerrada a influencias externas, de un centralismo omnímodo, que sentía en la confesión católica un modo de interpretar la realidad y un bastón espiritual para sobrellevar el peso y contrarrestar tanta impiedad de nuestras batallas internas.

Herederos de la guerra de Los Mil Días -al Quindío llegaron familias expulsadas de sus territorios de origen-, y luego víctimas de la guerra civil de 1948, mis padres y abuelos intentaron sobrevivir al asedio de un universo plagado de poderosas confrontaciones: la pobreza económica y la miserable idea de que la diferencia política podía ser resuelta a través de la violencia.

Nunca pudimos, a pesar del Frente Nacional, confrontar nuestros demonios frente al espejo de un país que, hasta hace muy poco, negaba el conflicto interno. Es más, aún ahora los negacionistas, interesados en mantener el statu quo, estiman que vivimos bajo la tormenta de una amenaza terrorista. Teoría falaz, claro.

La generación de la furia creó autodefensas, guerrillas, milicias, escuadrones de limpieza, bandas criminales, los grupos paramilitares, la práctica de las masacres de civiles, la desaparición forzada, el atentado personal, el minado alrededor de las escuelas, el abuso sexual como práctica de guerra, el reclutamiento de niñas y niños en los ejércitos, el servicio militar casi que en exclusiva para los campesino o los más pobres, en fin, fueron infinitos los métodos creados para el avasallamiento de la dignidad y de la vida.

Ahora esa misma generación, o una parte de ella, al desmantelar el acuerdo para desactivar el conflicto con las Farc, al desguazar ese dispositivo de entendimiento, pretende perpetuar los fuegos de la autodestrucción.

Recoge firmas el Centro democrático para terminar de dinamitar el acuerdo con la guerrilla. Mi padre, quien murió imaginando la derrota de la guerrilla a través de las armas, no hubiera firmado esas planillas de la ignominia.

Acabar el proceso de paz, ahora, sería preservar el odio entre los colombianos.

COSMOS

VISITA AL PARAMILLO DEL QUINDÍO

Por Néstor Jaime Ocampo Giraldo.
funcosmos@gmail.com

Vista general
Flora prepáramo
En el páramo
Frailejones florecidos
Lagunas y cojines
Pantanos del Quindío
Arena colmatando los pantanos
Arena colmatando los pantanos

Cuarenta y nueve (49) años de caminar regularmente por el Parque Nacional Natural Los Nevados me convierten en testigo de sus procesos.

Por ejemplo: pude ver cómo desapareció el Nevado del Quindío y se convirtió en el "Paramillo" del Quindío. Pongo entre comillas la palabra paramillo porque no he podido saber a ciencia cierta qué significa esa palabra como término geográfico.

La palabra "paramillo" no aparece en el Diccionario de la Lengua Española, ni en el Diccionario Geográfico de Colombia (IGAC), tampoco en el Diccionario Universal de Geografía. ¿Alguien sabe qué es un "paramillo"?

El sufijo diminutivo "–illo" induce a pensar que se trata de un páramo pequeño. Pero parece que no es así porque con la palabra "paramillo" se denominan accidentes geográficos como el "Paramillo del Cisne", el "Paramillo de Santa Rosa" o el "Paramillo del Quindío" que son unas montañas altas, nevadas o no, rodeadas de páramos. Y esa misma palabra se utiliza como topónimo en el caso del "Parque Nacional Natural Paramillo" que comprende alrededor de 480.000 hectáreas de selvas y páramos entre los 700 y los 3.300 m.s.n.m.

El caso es que hasta hace unos 40 años allí había un NEVADO, una montaña con nieve durante todo el día, todos los días del año. Actualmente, y eso es cada vez más raro, cae un poco de nieve en la noche y, si mucho, dura unas horas por ahí hasta las 9:00 o 10:00 de la mañana. La mayor parte del año lo que hay allí son solo unos picos rocosos y arenales azotados por el viento. Evidencia clara y cercana del CALENTAMIENTO GLOBAL. Ya no contamos con esa reserva de agua en forma de hielo que teníamos en altura hace unas décadas.

El Paramillo del Quindío es una estructura volcánica semiderruida con una altura máxima aproximada de 4750 m. Es lo que queda del cráter de un volcán del cual no se conocen registros históricos de erupción. Tiene un diámetro aproximado de 2 km, está derrumbado hacia el sudoeste y contiene al fondo los llamados "Pantanos del Quindío" que es donde nace la Quebrada Cárdenas o, mejor, el Río Quindío. Sobre esto hay diversas versiones oficiales.

En la página web del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales, del Servicio Geológico Colombiano (SGC), el paramillo aparece reportado como "volcán activo y de comportamiento estable". Algo un poco extraño pues tengo entendido que se trata de un volcán extinto, o sea que no ha presentado escenarios eruptivos en más de 10.000 años que es la manera como se define técnicamente cuándo un volcán es activo o no.

El pasado 2 de julio de 2017 visité el paramillo en compañía de dos amigos de la Revista El Rollo de la Universidad del Quindío. Hacía varios años que no iba por allí y me he encontrado con nuevas manifestaciones de los procesos que lo afectan. Lo primero, sorprendente y preocupante, es la progresiva y rápida desaparición de los "Pantanos del Quindío", uno de los humedales más importantes del departamento. Lo que antes era una hermosa planicie, en el fondo del cráter, compuesta por pequeñas lagunas y muchas macollas o cojines de plantas, un sitio de singular belleza, hoy se está convirtiendo en un simple playón de arena. El agua de las lluvias, parece que cada día más frecuentes y abundantes, arrastra las arenas desde la parte alta de las peñas y están sepultando ese maravilloso paisaje.

Desaparece un ecosistema único que llegó a conformarse gracias a la estabilidad climática imperante en el lugar durante miles de años. Con seguridad allí prosperaron formas de vida con adaptaciones especiales, en un hábitat casi aislado por la estructura del cráter.

La arena cubre ahora casi la tercera parte del área que conocí hace unos pocos años. Ha sucedido muy rápido. Creo que como consecuencia de la "variabilidad climática" generada allí por el cambio climático que a su vez es causado por el calentamiento global. Suena raro, pero son tres expresiones que designan aspectos diferentes del fenómeno planetario que hoy afecta y preocupa a la humanidad entera. Ahora llueve más en el paramillo y la lluvia abundante está arrastrando la arena hacia el centro del cráter. Antes caía nieve y había menos lluvias torrenciales.

También es visible cómo algunas plantas, de las que son propias de las selvas colindantes, ahora se encuentran a mayor altura dentro del páramo. También algunas plantas del páramo han subido un poco por los arenales. Así se van reduciendo las áreas de páramo.

Y se nota el incremento de algunas actividades económicas. Cada vez hay ganadería a mayor altura, vimos algunos vacunos en los humedales. Y crece el número de turistas que encuentra uno por el camino, llevados por empresas operadoras de turismo sobre las cuales no parece haber control alguno. Esto proporciona a los habitantes del sector entradas extras que están modificando sus vidas de manera visible, pero también está incrementando la presión sobre ecosistemas muy frágiles. Es notable la ausencia de cualquier tipo de autoridad que ejerza control sobre lo que está sucediendo.

Pero de todas maneras visitar estas montañas y a su gente sigue siendo una experiencia maravillosa, recomendable para quienes busquen una relación profunda, amplia, consciente, con el resto de la Naturaleza. Caminar por el Parque Nacional de Los Nevados nos acerca a nuevas dimensiones de lo humano, regocija, fortalece, nos inspira para buscar armonía con los ritmos del planeta.

HOTELERÍA Y TURISMO

El HOTEL ES PARA LOS TURISTAS, NO PARA LOS PROPIETARIOS

Wilson BeltránPor Wilson Beltrán.
wbeltran@eam.edu.co

Cuando Don Pedro y Doña Berta fueron a construir su hotel pensaron no solo en la decoración, sino también en las flores que tendrían en los jardines, en los colores preferidos para sus áreas sociales y por supuesto en sus familiares que serían los nuevos empleados que contratarían para hacer su entrada triunfal en el mundo de la Hotelería y el Turismo del departamento. Todo eso está muy bien, el único detalle que no tuvieron en cuenta es que ellos no son hoteleros, no tienen experiencia en este campo y tampoco se asesoraron de los que saben, de los Gremios o entidades gubernamentales, por lo tanto, su hotel no cumple con la reglamentación mínima enunciada en las Normas Técnicas Sectoriales Hoteleras o en las Normas de Turismo Sostenible.

Grave error, pues la Normatividad es clara y muestra en sus numerales y listas de chequeo los procesos y procedimientos que se deben seguir tanto en la construcción como en la operacionalidad del alojamiento. Además, se tiene en cuenta en todo momento a los Turistas y sus necesidades. En cambio la visión de Don Pedro y Doña Berta está enfocada en lo que a ellos les gusta y en lo que ellos quieren, por eso su Hotel no tiene wifi, agua caliente ni televisor en la habitación pues consideraron que esos servicios al igual que muchos otros no tenían incidencia en la decisión de compra de los clientes. Y así no lograrán impactar a un gran número de turistas pues quien conoce del tema sabe que cada persona, cada familia y cada grupo empresarial viene con gustos diferentes y necesidades particulares que se deben cubrir para lograr la satisfacción del cliente y si no están los estándares mínimos de calidad, atención y servicio tanto en instalaciones como en procesos, difícilmente se lograr el objetivo.

El Hotel de Don Pedro abrió sus puertas con éxito, sus familiares y amigos lo visitaron los primeros meses, pero después vino lo que se temía, pocos turistas, bajos ingresos y muchas deudas por pagar como la nómina que no da espera pero desespera, los servicios públicos, los proveedores o los impuestos. Es una locura dice Don Pedro, a mí nadie me dijo nada sobre esta situación, se enfada y empieza a pensar "equivocadamente" sobre la hotelería de la región. Pero él no se acuerda que sus asesores de confianza fueron personas ajenas al mundo de la Hotelería y el Turismo, y ni ellos ni Don Pedro hablaron sobre normatividad que se debía tener en cuenta y mucho menos de la gestión comercial, de las alianzas estratégicas con otros alojamientos y atractivos o de los planes para temporada baja o alta que debía tener.

Don Pedro construyó su hotel para que le diera satisfacciones y no problemas, pensaba en un futuro de descanso, tranquilidad y mucha paz pero ahora no sabe qué hacer, es triste ver que sus ahorros de toda la vida no están dando los frutos que él esperaba. Su alojamiento no está generando ingresos ni para cubrir el punto de equilibrio y ahora hay otra preocupación mayor, y es que como el Hotel está en una zona rural, las labores de mantenimiento no se hacen esperar, la humedad aparece con una facilidad increíble, la pintura de las fachadas se está decolorando, hay problemas con los pozos sépticos y la maleza crece tan rápido como puede por todas partes. Y eso sin contar que sus familiares no están cumpliendo con sus labores como empleados, los inventarios tienen faltantes en cocina y en minibares, los descuentos no autorizados están por todas partes y algunos llegan tarde a trabajar o no llegan cuando más se necesitan en el Hotel. Y es que como todos son familia, pues son más flexibles con sus funciones y responsabilidades.

Pero entonces ¿qué hacer? ¿Cómo salir de esa situación? Por ahí dice el dicho que "somos culpables por lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos", pero en este punto no hay que buscar culpables, hay que poner los pies en la tierra, la mirada en lo alto y el corazón en amor, y ya bien calmados hacer un análisis de la situación buscando en todo momento ser propositivos y no problemáticos para que las posibles soluciones lleguen a la mente y se puedan iniciar acciones inmediatas que cambien la situación económica del Hotel de Don Pedro lo antes posible. Pero entonces, ¿Cuál es la mejor opción a seguir?

Aquí les dejo a mis estimados estas alternativas que se podrían tener en cuenta. Léalas, analícelas y determine usted mismo cuál es la mejor, o si considera otras, no dude en compartirlas aquí abajo en los comentarios en redes sociales.

  • Pedir ayuda a los Gremios de Hotelería del Departamento para que hagan un diagnóstico de su empresa y así determinar los pasos a seguir.
  • Ofrecerlo a las Agencias de Viajes o personas interesadas para que lo tomen en "arriendo" y se encarguen ellos directamente de su comercialización y operación.
  • Programar una operación mínima en temporada baja para minimizar gastos y así poco a poco ir saliendo de la crisis.
  • Contratar un experto que tenga muy buenos conocimientos en operación y mercadeo hotelero para que ayude a Don Pedro a sacar adelante su hotel.

Y usted ¿Cómo le podría ayudar a Don Pedro?

MANUEL GÓMEZ

LA CAJA DEL AMOR

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal.
manuelgomezuq@gmail.com

Cuando escuché a Hernán Rodríguez Nieto hablando de "La Caja del Amor" me entró curiosidad. Quería saber qué era eso.

Lo invité a "Rayuela", mi programa de radio en la U FM estéreo 102.1, emisora de la Universidad del Quindío. Quería que nos contara qué era, cómo era, quiénes eran, por qué y para quiénes.

Durante el programa, logré entender muchas cosas. Una historia interesante y llena de anécdotas agradables.

Este sábalo 16 de diciembre no quiero perderme la cita. Le avisé con anticipación que contara conmigo. Que quería acompañarlo, trabajar, hacer. Y así será. Lo que no esperaba es que yo seré el presentador del evento.

A las 8:00 de la mañana, iniciaremos con una corta charla. Luego, el programa empezará en serio, con la participación de Martha Isabel Castrillón y Discantus.

Familias completas de diferentes barrios, pueblos y veredas estarán allí en el Auditorio del Colegio San José. Un auditorio que estará al tope. Papás, mamás, niños, niñas y adolescentes. Todos esperarán ansiosos su Caja del Amor.

Yo estaré feliz. No me cambiaré por nadie. Estaré ante un grupo gigante de personas con un gran amor. Humildes, sencillas, vestidas con sus mejores trajes, esperando La Caja del Amor.

Habrá música, premios, regalos, novena, palabras, orquesta, abrazos, muchos abrazos.

Al final, podré conversar con señoras que me hablarán de sus alegrías y tristezas. Habrá más abrazos, niños, niñas y adolescentes felices con sus cajas. Las abrirán, buscarán juguetes, muñecas, querrán tenerlo todo en esa caja.

Quienes regalaron las cajas del amor son familias que quisieron compartir en este diciembre con otras familias.

Gracias a Dios ocurrirá, sucederá, pues asistiremos a un maravilloso evento: La Caja del Amor.

La Caja de Amor, es más que eso. Es solidaridad, unión, esperanza y voluntad, es la forma más práctica de ayudar con un mercado a las familias más pobres. Es así como en el colegio San José este fin de semana se entregarán por lo menos 350 cajas llenas de mercado y regalos a igual número de familias para así beneficiar a unas 1.500 personas de diferentes sectores de Armenia y otros municipios.

Sobre el proyecto, Hernán Rodríguez, coordinador en el Quindío de la Caja de Amor manifestó: "Esta es una forma de crear cultura de la solidaridad y mucho más en esta época del año cuando los más necesitados esperan un gesto de buena voluntad de los que sí tienen".

La campaña que en Colombia lleva 11 años, tiempo en el que ha beneficiado a más de 12 mil familias en 15 ciudades, entre ellas Armenia, pretende que en diciembre los más pobres reciban un regalo navideño y qué mejor que un mercado y regalos empacados en una caja que, con anterioridad ha recibido de una familia generosa, reiteró.

El proyecto de la Caja del Amor es una iniciativa apostólica del Movimiento de Vida Cristiana. En Armenia cumple 10 años y no solo se trabaja con personas de buen corazón, sino también con entidades como las universidades, la empresa privada y algunas públicas que de buena fe se han unido a la causa.

La Fundación

La fundación Solidaridad en Marcha, es una organización católica sin ánimo de lucro en Medellín y viene trabajando desde el año 2001 en la campaña navideña: La Caja del Amor.

Esta es una iniciativa apostólica para vivir la solidaridad con las personas que sufren a causa de la pobreza y con ella se pretende unir en la Navidad a familias generosas que quieran compartir con familias necesitadas.

Para lograr esto, una familia solidaria adquiere una Caja del Amor con la información detallada de las personas que serán beneficiadas, la llena con un mercado básico y regalos para los miembros de la familia, la fundación la entrega en su nombre durante la Novena del Niño Jesús, los donantes también pueden participar en las entrega.

Hoy la Caja del Amor se consolida en diferentes ciudades del país, Medellín, Bogotá, Cali, Armenia, Pereira, Ibagué, Bucaramanga, Cúcuta, Barranquilla, Valledupar y Fonseca (La Guajira), uniendo cada vez a más hogares colombianos en la vivencia de la generosidad y la gratitud.

POETINTOS

Estado de la obra a 20 de septiembre del 2017
CALARQUERÍAS

Hugo Hernán Aparicio ReyesPor Hugo Hernán Aparicio Reyes.
poetintos@gmail.com

¿Con el distribuidor de tráfico a desnivel, obra solicitada a Invias por un grupo ciudadano de Calarcá nueve años atrás, incluida en la etapa de prepliegos del entonces llamado megaproyecto, "Cruce de la Cordillera Central", actualmente en ejecución, la ciudad "ya salió de parte" en cuanto al tramo de la planeada troncal Bogotá-Buenaventura en doble calzada, incluido el aún envolatado Túnel de La Línea?

Viaducto helicoidal en el barrio Versalles de CalarcáCon el avance de la obra local, de atractivo diseño y, suponemos, adecuadas especificaciones, surgen problemas e interrogantes de interés público a ser resueltos por los entes nacionales responsables. El primero, los tropiezos en la adquisición predial para la realización del proyecto. Aplicando el escueto sentido común, resulta incomprensible cómo se emprende una obra con costos cercanos a los cien mil millones de pesos, sin disponer legalmente, en su totalidad, de los terrenos comprometidos. Varios son los propietarios opuestos al avalúo oficial de las propiedades, dispuestos a enfrentar dilatados procesos en defensa de sus derechos, lo cual, pese a las amenazas de expropiación vía administrativa, significaría costosos y nocivos retrasos.

Viaducto helicoidal en el barrio Versalles de CalarcáOtro asunto de fondo, no el único: echando mano de las exiguas reservas de credibilidad en el actual gobierno, suponiendo que el túnel y la doble calzada Calarcá-Cajamarca, sean una realidad, yéndonos bien, en unos dos años, sin solución a mediano plazo para el tramo Calarcá-La Paila por agotamiento de recursos y ausencia de proponentes en iniciativas público-privadas, ¿cómo podría nuestra Villa soportar el previsible incremento del flujo vehicular hacia y desde el Valle del Cauca, Risaralda, Chocó, etc., etc.? ¿Pretenden Invias, la ANI, Mintransporte, que las actuales precarias variantes de la ciudad, diseñadas para un tráfico ya saturado hace años, lo asuman sin más ni más? Parece un absurdo, pero conociendo antecedentes semejantes, no sería de extrañar.

Viaducto helicoidal en el barrio Versalles de CalarcáMucho nos parece a algunos habitantes de Calarcá, que la administración municipal debería liderar una iniciativa conducente a confrontar el problema y transformarlo en oportunidades de avance socioeconómico. Una posibilidad nada descabellada, sería exigir el inmediato rediseño y construcción de nuevas variantes en doble calzada con las indispensables obras complementarias, integradoras entre las fracciones urbanas ya existentes. Así, cuando finalmente se tracen y construyan vías alternas, hecho que tarde o temprano sucederá, las actuales, ampliadas, readecuadas, se transformarían en ejes de desarrollo urbano. Otra opción, expuesta sin éxito a sucesivas administraciones, es promover y liderar el establecimiento en la vecindad calarqueña de un gran centro integrado de servicios para el transporte de carga, actividad de raigambre local desde la apertura de La Línea, iniciando el siglo anterior, jamás valorada ni tenida en cuenta por sus gobernantes.  El país no dispone aún de establecimientos semejantes, existentes en los sistemas viales de diversos países, y  cuya utilidad social, de ordenamiento urbano, y viabilidad financiera, están aseguradas. Otra propuesta: ¿Qué tal un terminal de transporte de pasajeros para el Quindío, en Calarcá?


Estado de la obra al momento de publicarse el presente artículo (abril del 2017):

ÓSCAR IVÁN

PUEBLOS VIVOS

Óscar Iván Sabogal VallejoPor Óscar Iván Sabogal Vallejo.
oscarsabogal8504@gmail.com

Las ciudades y los pueblos son organismos vivientes que sudan, que respiran, que poseen un perfil que resume el alma de su gente y tienen una personalidad que a veces se resiente y debe luchar con sus propios complejos. Eso todos lo sabemos y lo podemos corroborar, cuando en una pausa nos detenemos a pensarlos.

Calarcá ha pasado por muchos avatares como conglomerado, desde la infancia feliz de su fundación a finales del siglo XIX, cuando todavía ignoraba los desarrollos posteriores de su hermana menor Armenia, pasando por el trauma de La Violencia de los años cincuenta, donde sus calles se convirtieron en escenario de duelos y cantinas como en una película del lejano Oeste, hasta hoy sumida en la perplejidad que le causa no encontrar el camino que le permita reanudar sus propios diálogos interrumpidos.

Sí, los pueblos además de personalidad tienen memoria y dignidad, aunque algunos no lo sepan, y Calarcá tiene la dignidad resentida. No es dueña de su destino, perdió la autonomía de otros tiempos, desdibujó su perfil, carece de peso específico, tiene poca importancia. ¿Será por eso que muchos se han ido a la ciudad vecina en pos de otra identidad?

Los ciudadanos debemos contribuir a su renacimiento, y muchos lo estamos haciendo desde ángulos diferentes. El problema, que afecta muchos aspectos del municipio, tiene un origen esencialmente político igual que su solución. Se requiere de un acuerdo que permita definir qué es lo que queremos que sea la nueva Calarcá y cómo lograrlo. Lo primero no siendo tan simple es susceptible de conciliar. Lo difícil estriba en resolver el cómo.

Algunos consideran que el problema es elemental, que todo se resolvería con el hecho simple de cambiar el nombre de uno de los integrantes de las listas de candidatos de los partidos tradicionales que hoy detentan la representación en el congreso, por el de un calarqueño, buscar algunos votos prestados y asunto resuelto, cuestión de ampliar el clientelismo departamental hasta la Villa del Cacique, piensan ellos.

Otros tenemos diferente opinión, creemos que no tener un cacique, un jefe político inamovible, señor de vidas y haciendas, es una virtud y no un defecto de este organismo viviente que llamamos Calarcá. Que necesitamos, sí, representantes del municipio en diferentes instancias del poder, pero que sean producto de la deliberación consciente, dentro de un proyecto político de signo diferente al de los corruptos y clientelistas tradicionales que dominan el departamento, que logre el apoyo entusiasta de la ciudadanía. La dignidad no está en que nos den un renglón en una lista política al lado de los mismos de siempre.

Los pueblos tienen memoria y también aprenden, y los calarqueños no olvidamos que nos ha ido mal cuando no tenemos nuestros propios representantes, cuando dependemos de otros, que como los de ahora, desconocen como retomar el hilo para continuar nuestros diálogos interrumpidos.

AYUDA EN MATEMÁTICAS

AYUDA EN MATEMÁTICAS

Juan Carlos Beltrán BeltránPor Juan Carlos Beltrán Beltrán.
calculo21@gmail.com

Juan Carlos Beltrán Beltrán es un calarqueño con un particular registro: posee un canal en Youtube con más de dos millones de reproducciones —y no es precisamente un artista famoso—, es un exrobledista autodidacta y profesor particular de matemáticas desde los 18 años de edad.

En el año 2012 inicia esta Ayuda en Matemáticas motivado por el deseo de proporcionar a los estudiantes la oportunidad de observar cómo se resuelven los problemas de matemáticas enunciados en los libros de texto y muestra la estrategia para modelar ciertos problemas de la vida cotidiana en el lenguaje de las matemáticas: Definiciones, Teoremas, Procedimientos.

"Resolver problemas de matemáticas presenta ciertas dificultades a quien no está suficientemente entrenado para ello. Considero que en el proceso de aprendizaje de las matemáticas a nivel universitario hay tres etapas:

  • 1.- Iniciación en el tema de estudio por medio del tutor. En esta etapa el estudiante además de ser informado, debe tener la oportunidad de observar cómo otra persona (el profesor) resuelve, paso a paso, problemas de matemáticas.
  • 2.- Complementar la información en libros, videos, páginas web, etc. Y Practicar, practicar y practicar, lo suficiente.
  • 3.- Resolver los problemas planteados por sí mismo".

El afán por transmitir sus conocimientos, lo ha llevado a crear varios blogs:

Y su Canal de Youtube:

Juan Carlos tampoco es extraño en las redes sociales. Se le puede encontrar en Facebook y en Twitter o contactar en su correo electónico calculo21@gmail.com

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando: