Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 INGENIERÍA DEL CONSENTIMIENTO

Por Néstor Jaime Ocampo Giraldo

Monocultivo de pino - CalarcáHace algunos años nos hicimos la siguiente pregunta: ¿cómo es que mientras aumentan los conflictos sociales por los monocultivos comerciales de pinos y eucaliptos de la multinacional Smurfit Kappa Cartón de Colombia, estos aumentan?

Alrededor del mundo encontramos numerosas comunidades indígenas y campesinas, e incluso comunidades urbanas de algunas ciudades y pueblos, afectadas por la paulatina desaparición de sus bosques y su sustitución por inmensas manchas homogéneas de especies exóticas de rápido crecimiento que causan pérdida de la diversidad biológica, agotamiento y contaminación de fuentes de agua, desaparición de medios tradicionales de sustento y cambios no deseados en el paisaje. Esto genera el creciente rechazo de esas comunidades que, en su acción, son acompañadas por grupos académicos y de ambientalistas.

Pero, a pesar de ese rechazo, los cultivos de pinos y eucaliptos siguen creciendo, lo mismo que los daños que causan. ¿Cómo puede suceder eso? ¿Acaso la opinión de la gente no tiene valor? ¿Esas voces de rechazo no son escuchadas? ¿Quién debería escucharlas? ¿Quién toma las decisiones? ¿Cómo se toman esas decisiones?

Tratando de responder esas preguntas nos encontramos con un concepto que nos sorprendió: LA INGENIERÍA DEL CONSENTIMIENTO. Una rama de la Ingeniería que no conocíamos. Tal parece que fue el Sr. Edward Bernays, austríaco, sobrino de Sigmun Freud por más señas, quien estableció las bases de las "Relaciones públicas" como profesión, y definió la ingeniería del consentimiento como  la manera de "controlar la mente de la gente sin que esta lo note". El objetivo de "las relaciones públicas" era "el control de la opinión pública a través de la manipulación de los deseos inconcientes".

En nuestro medio, y en los tiempos que corren, el objetivo desgraciadamente va mucho más lejos. No es sólo controlar la "opinión pública" sino controlar a la sociedad en su conjunto. En una sociedad democrática sería suficiente tratar de controlar la opinión pública, pero en una sociedad como la nuestra, en la que no se respecta la opinión de la gente, hay que controlar a la gente. Por eso a los viejos métodos de la ingeniería del consentimiento aquí, en Colombia, se les agrega la violencia y la corrupción del Estado. Solo así se entiende que los monocultivos comerciales de pinos y eucaliptos crezcan a pesar del rechazo generalizado de la sociedad.

Y solo conociendo lo anterior puede uno entender lo que está sucediendo con la MINERÍA, causante de todo tipo de desgracias a las comunidades que toca, basta mirar cualquiera de las zonas mineras del país. Sólo así se entiende que la minería haya sido elevada, legalmente, a la categoría de actividad económica de "utilidad pública e interés social". Sólo así se entiende que el Plan Nacional de Desarrollo 2011 – 2014 considere a la minería como la LOCOMOTORA que garantizará el "desarrollo" de Colombia. Conociendo algo de la Ingeniería del Consentimiento podremos entender lo que está sucediendo con la Greystar Resources en el páramo de Santurbán.
 OTRAS NOTAS
Fiebre de oro en Colombia
20 años de Caminatas
Orden al mérito cívico
Cara abierta AngloGold Ashanti
El Volcán Machín - Desconocido y peligroso
Derrame de ácido sulfúrico
La mentira de los biocombustibles
Carta Abierta
Mirando p'al parque
Las cosas de mi pueblo

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
CERRO DE PEÑAS BLANCAS