Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 LA MENTIRA DE LOS BIOCOMBUSTIBLES

Néstor Jaime Ocampo Por: Néstor Jaime Ocampo Giraldo (funcosmos@hotmail.com)

El presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, vino a visitar las fincas… o el patio trasero de su país como también llaman a los países al sur del río Bravo. Visitó Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México.

Y hubo un tema recurrente durante las visitas que no ha sido muy destacado por la prensa: los biocombustibles. Es extraño que no se le haya prestado la debida atención a este asunto porque se trata de algo que ya está afectando negativamente a los pueblos latinoamericanos y que afectará de igual manera a toda la humanidad.

Estados Unidos aprobó hace dos años incentivos para el consumo e importación de biocombustibles y, hace dos años, también, la Unión Europea se propuso como meta, para el año 2020, sustituir el 20% de su consumo de combustibles fósiles por biocombustibles. La intención, según dicen, es reducir las emisiones de CO2 para contribuir a desacelerar el calentamiento atmosférico.

Los biocombustibles son, básicamente: el etanol que puede obtenerse de la caña de azúcar, el maíz, la yuca y otras plantas, y el biodiesel que se produce de semillas oleaginosas como las de la palma africana y el girasol. Pero resulta que la producción de esos biocombustibles nos está saliendo muy cara. Asesinan y destierran a comunidades indígenas, afro descendientes y campesinas, y destruyen selvas maravillosas de gran diversidad biológica (como está sucediendo en el bajo Atrato y otras regiones del país) para ampliar las áreas de cultivo; y algunas tierras que hoy se utilizan para la producción de alimentos se dedicarán a la producción de biocombustibles. México y Colombia ya enfrentan el encarecimiento del maíz con el que se hacen las tortillas y las arepas, básicas en la alimentación popular, e igual está sucediendo con el azúcar y la panela. Y todo porque es mejor negocio, para unos pocos, vender biocombustibles a gringos y europeos.

Pero lo más grave y absurdo de todo esto (genocidios, destierro, destrucción de la diversidad biológica, hambre y sudor para los pueblos del sur) es que no sirve para detener el calentamiento global. Por lo menos es así para el caso de la palma africana. Estudiosos de estos temas señalan que el biodiesel de la palma africana resulta ser contribuyente neto al calentamiento de la atmósfera pues la destrucción de selvas tropicales, para cultivar la palma, y el hecho de tener que drenar los terrenos, provoca la liberación a la atmósfera de todo el CO2 que antes retenía esa selva; y la oxidación de la tierra, al ser desecada, genera aún más CO2 que también va a la atmósfera. Decir, pues, que el biodiesel de la palma africana genera menos CO2 que los combustibles fósiles, resulta sesgado, mentiroso y hasta criminal.

Realmente no se trata de resolver problemas ambientales, ni sociales, sino de dar gusto a la voracidad capitalista de las multinacionales… lo dicho: la estupidez parece gobernar al mundo.
 OTRAS NOTAS

Carta Abierta
Mirando p'al parque
Las cosas de mi pueblo

 

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.