Logotipo calarca.net
InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
 TARIFAS DE ALOJAMIENTO PARA LOS HOTELEROS

Wilson Beltrán¿UN DOLOR DE CABEZA...?

Por Wilson Beltrán (wbeltran@eam.edu.co)

"Le doy a $45.000,oo... mejor aún se lo dejo en $35.000,oo con desayuno y cena..." Es una de las frases que se escucha no solo en las entradas a los municipios del Quindio, sino también en eventos, ferias de turismo y demás que se realizan a nivel nacional, para lograr ventas efectivas con grupos tan pequeños que terminan en familias de tres personas. Pero después de que termina el evento, y a las semanas siguientes, el hotelero se pregunta ¿Y dónde está la plática?, ¿Qué se hizo la utilidad del evento? si el esfuerzo fue grande, si los empleados extras fueron muchos, si las compras fueron grandes, si el trasnocho fue hasta el amanecer, etc.

Entonces el Hotelero se siente como aquel personaje de la televisión que dice ¿y ahora quién podrá ayudarnos? Si llegó la hora de pagar el IVA, la nómina, el seguro hotelero, los parafiscales, el agua, la energía, el internet, el personal extra, las facturas de los proveedores, etc. Y para rematar esa felicidad superficial que deja el sabor de quitarle un grupo a la competencia por dar tarifas más bajas y por mostrar que "el negocio si se mueve...", los empleados le reportan que se daño una cama, que hay una humedad en una habitación, que se daño la lavadora, que las toallas están rotas, que las sabanas ya están viejitas, que el refrigerador sacó la mano y que no hay plata para arreglar todo eso, ni mucho menos para la nomina.

!Qué tragedia, Dios mío! Entonces es cuando se dice a viva voz "es que la competencia es muy fuerte", "es que hay muchos hoteles que están trabajando a peso", "es que aquí ya no se puede trabajar", "es que nadie me quiere", "es que la envidia es muy grande". Pero lo peor de todo, es que "no sabe que no sabe" por qué le está pasando esto. No sabe o no percibe que si baja mucho sus tarifas, estas no alcanzan a cubrir el punto de equilibrio en su Alojamiento. Y es que para algunos Hoteleros, el tema de costos y gastos no existe en su quehacer diario, pues al ver que "entra plática" sienten que el negocio va bien, que ya está dando utilidades... pero no saben si hay rentabilidad, no saben a ciencia cierta si su inversión de miles de millones le está dejando los frutos esperados de todo su esfuerzo.

Y como no sabe que no sabe, toma medidas desesperadas para tratar de salvar el negocio, entonces hace recortes de nomina, cierra uno o varios servicios del hotel, genera publicidad engañosa, reduce la comida, abre solo los fines de semana y festivos, baja aún más las tarifas, sigue peleando con la competencia. Sufre, grita y patalea sin darse cuenta que está llevando su negocio a una quiebra inminente, mejor dicho esa platica de la inversión se perdió. Y cuando se da cuenta, es demasiado tarde, ya no hay quien le pueda ayudar, ni siquiera los gremios, porque no está en ninguno que le hubiera podido prestar asesoría y capacitación pertinente.

Cruda realidad ¿verdad? Hay que tener en cuenta que el que tiene dinero, tiene algo, pero el que tiene el conocimiento tiene el poder. Y ¿cuántos de nosotros estamos dispuestos a quitarnos ese halo de "sabelotodos" y sobre todo, de dejar de asesorarnos de otros que están peor que nosotros? Ya es hora de dejar de pedirle consejo al lechero, al político o al ingeniero. Es hora de dejar el orgullo a un lado, entendiendo que "nadie nace aprendido" que es bueno pedir ayuda a los expertos, a los que saben, a los que realmente tienen el conocimiento para que podamos salvar nuestra inversión y sobre todo empezar a hacer las cosas bien para obtener la utilidad esperada, permanente y sobre todo ascendente.

Despertemos ya, hagamos un diagnostico de lo que queremos, de nuestra realidad y empecemos a generar un mejor ambiente de trabajo. Dejémonos ayudar de los que sí saben, pero eso cuesta, nada es gratis, hay que pagar un precio (que no todas las veces es dinero). En el Quindío no somos competencia, somos complemento, hay turistas para todos, los invito a la unión, a trabajar en equipo, a hacer alianzas estratégicas con otros alojamientos o atractivos. Trabajemos sin envidias, sin tomar ventajas de las debilidades de nuestros vecinos, trabajemos con la mirada en lo alto, los pies en la tierra y el corazón en amor.

¡Éxitos y felicidad para todos!

 PUBLICACIONES ANTERIORES

Turismo LGBTI... (2) | Turismo LGBTI... (1) |

 

 

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos sus inquietudes Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
YIPAO
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.