Cargando...
Logotipo calarca.net

JOSÉ NODIER

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
CONCEPTOS DE CULTURA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

La cultura es la energía solar de nuestras alegrías y miserias, y sobre todo de nuestras felicidades colectivas

Hace pocos días escuché el balance de gestión de la Secretaría de Cultura del Departamento, basado en la inversión de 1.714 millones de pesos, y en la recuperación de espacios de participación ciudadana que habían sido ninguneados en el pasado gobierno.

El trabajo de las escuelas de formación, la articulación de las doce casas de la cultura y de las bibliotecas, la reactivación de los consejos de área y la vocería del Consejo departamental de Cultura, la creación de seis primarias artísticas, así como el de promoción de lectura en espacios no convencionales, creado a la par con el programa Espresso Literario, más 233 presentaciones artísticas, en fin, dan cuenta de un esfuerzo notable de la Secretaría de Cultura, en donde un equipo conformado por reconocidos gestores —James González Matta, Jackeline Valencia, Lucelly Velasco, Jorge Eduardo Urrea, Catherine Rendón, y otros funcionarios igual de importantes— cambiaron la historia reciente de desidia y despilfarro en esa dependencia.

Si bien no todo es perfecto, como la vida misma, la gestión de esa Secretaría trasciende la maledicencia propia en el sector y las pugnas parroquiales de algunos que entienden la cultura como un haz de acción o un evento o una expresión, y no como una forma de trastornar el dolor, de mitigar la tragedia, de celebrar la vida y, claro, de anchar las bolsas de oxigeno espiritual que inhalamos desde el amanecer.

La cultura es un paliativo, sí, visto en escena y como espectáculo, pero es más que eso: es el alimento de la bondad, del análisis contextual y el nutriente principal en la fotosíntesis de la innovación social y la creatividad. La cultura es la energía solar de las alegrías y miserias, y sobre todo de las felicidades colectivas.

Estimo que el 2017, además de ese provechoso inventario de acciones, debe contemplar la ampliación del mismo concepto de cultura, para incluir el de la formación ciudadana en derechos sociales y políticos, orientados a la convivencia pacífica; y la adecuación y construcción de infraestructura física especializada para las artes.

Al mismo tiempo que se piensa en la creación de la biblioteca departamental, por ejemplo, se entienda que la sociedad entera debe responder por la formación artística en todos los niveles, con el objeto de proveer de oferta de pregrados a los jóvenes que desean estudiar música, danza o teatro.

Ya la Universidad del Quindío, con su programa de Artes Visuales, hace un enorme aporte a la demanda de procesos educativos de alto nivel.

320 riñas en el fin de año en el Quindío, el doble del año pasado, la violencia intrafamiliar, la intolerancia que cunde por doquier, 248 riñas promedio cada día en el país, casi todas provocadas por la ingesta de alcohol, nos hacen pensar que mucho tenemos qué decir desde un concepto ampliado de cultura, no relativizado, sino práctico en términos de evolución en formas de convivencia.

El 6 de agosto de 1982 en México, la Unesco reconoció que, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias, configuran un nuevo concepto de Cultura.

Nada puede difuminar que fue un buen año para la cultura del Quindío. Muy positivo, ya lo vimos.

OTROS ARTÍCULOS