Cargando...
Logotipo calarca.net

JOSÉ NODIER

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
DESENMASCARANDO AL PARAMILITARISMO

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

La creación de las autodefensas en Colombia es el pozo oscuro de nuestra nacionalidad

Somos como animalitos asustados. En la casa el riesgo salta por entre los cuartos, como si el asedio de añosas intolerancias buscara un nido debajo de la cama. La rigidez del sistema escolar, como unos zapatos estrechos, deforma la creatividad que traemos desde más atrás del cordón umbilical. Y en la calle, mientras caminamos por las aceras, afantasmados peligros vienen con la humareda de toxicidades que dificultan respirar. El peligro, como si fuera una marca de fábrica, graba a fuego nuestros días.

Esa es la consecuencia mortal de esta inefable modernidad, o del desarrollismo económico o del consumismo o de la supuesta libertad de un capitalismo que nos ahoga de miedos.

Lo digo, claro, porque la sociedad colombiana, desde siglos atrás, se autodefiende de sí misma. No ha podido encontrar la serenidad de sus propios impulsos. Desde otras épocas, como si la reacción fuera una manera de sobrevivir, en una nación que obliga la sobrevivencia, intenta aplicar justicia, cobrar justicia por mano propia.

Uno lo escucha por todo lado. Creemos en el ojo por ojo, sin importar la progresiva ceguera del colectivo o pensamos que la pena de muerte, ojalá aplicada in situ, es la mejor respuesta a los desvaríos de nuestros instintos. Explica lo anterior un fenómeno de la comunidad, sí, pero no lo justifica.

La creación de las autodefensas en Colombia es el pozo oscuro de nuestra nacionalidad. Allí descendimos por culpa de los asedios de la izquierda fanática, y en particular porque dimos respuesta a la necesidad de salvaguardar y expandir los intereses y las propiedades de unas élites empresariales y políticas que, sin medir consecuencias, armaron ejércitos privados, y nos llevaron a la barbarie.

Responde ese afán a una larga lista de iniciativas similares en el mundo. La creación de los comités de autodefensa en Perú, CAD, y las patrullas de autodefensa civil, PAC, en Guatemala, evidencian un desatino común que luego se convertiría en una pesadilla.

En Irlanda del Norte, grupos como la Ulster Volunteer Force y la Loyalist Volunteer Force, que en un principio pretendían proteger a la comunidad protestante, luego arremetieron contra los migrantes o los traficantes de droga, haciendo de la justicia un asunto personal, lejos de pretender construir civilidad a través de la consolidación de la justica institucional.

No habría tiempo suficiente para relatar en Colombia la devastación que causaron las autodefensas unidas de Colombia, en sacrificio de vidas humanas, en desaparición forzada y en desplazamiento de millones de colombianos. Buena parte de los 220.00 muertos de nuestra violencia, de manera directa o indirecta, fueron causados por el paramilitarismo. Todavía no hay poder judicial suficiente para poder juzgar los delitos de los combatientes, de los empresarios, de los ganaderos o de los políticos, que financiaron o cohonestaron ese descenso a los infiernos.

En Calarcá, hoy (viernes 23 de junio del 2017) a las 4 de la tarde, será develado un capítulo más de esa historia negra, cuando en el Café de Carlos, Darío Fernando Patiño Jiménez, periodista notable, presente el libro "Desesmascarando al hombre que mató a Pablo Escobar", un texto escrito por otro calarqueño: Julio César Prieto, un ex coronel del ejército, oficial que comandó un batallón del ejército en Santander, y que combatió de frente al paramilitarismo.

Hacer memoria nos vacuna contra nuestra crueldad e inmisericordia. El libro de Julio César Prieto nos ayuda.

OTROS ARTÍCULOS