Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 DOMINGO SIN SOL

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Ningún jugador es tan bueno como todos juntos"

No acaba uno de llorar la eliminación justa de Colombia, por cuenta de la cobardía que nos derribó antes de tiempo de la alfombra voladora de la gloria, cuando al sonar un blues, que se parece a un distante tango de la infancia, llega la noticia de la muerte de un Aquiles del fútbol, de un tipo invencible en la cancha que en vez de caer, como cualquier peatón, subió a un Olimpo que de seguro tampoco existe, porque vaya uno a saber qué es verdad y qué es mentira en la mercadería suiza de la Fifa.

Todos lloran, lloramos, porque el inmortal dejó de serlo, le falló el corazón, como nos fallan las gónadas a muchos contemporáneos, el corazón, justo el órgano que irrigaba las piernas blancas de don Alfredo Di Stéfano, el hombre que una vez dijo que "Un 0-0 es como un domingo sin sol" y que "El futbol es inconcebible sin el placer de hacer gol que se emparenta con el placer de hacer el amor".

Así era don Alfredo, sensible y francote, a quien no vi jugar porque corría en los potreros de otra galaxia, en otros tiempos, en la sapera o en la batea, al borde de la eternidad, el inventor, según los juglares, del fútbol total, de esa miríada de hombres que al defender atacan como enjambre de avispas.

Así como defendía a su equipo de los embates enemigos, pasaba como un rayo para organizar el mediocampo, daba órdenes y contraordenes como si fuera el comandante de un acorazado, con el vozarrón lunfardo de un pequeño dios, un dios eléctrico, puntual, saeta rubia que todo lo sincronizaba para que los humanos lo dañaran. Avanzaba don Alfredo, con su pelota de cuero, hacia el arco adversario siempre con la idea circular y virtuosa de ganar, de no esconderse a la victoria, de quebrar con regates la lógica, con talento, claro, como sólo lo hizo Aquiles, el amante de Patroclo.

No acaba uno de llorar la muerte de una amiga, que se cayó de la vida sin saber cuándo ni por qué, cuando vienen a decirle a uno que don Alfredo ya se despidió de nosotros, de su querida vieja, de la pelota, y que ahora solo quedamos en las manos y en los pies de los mismos engreídos de siempre.

El hombre que dijo, para callar a los que fabulan con religiones monoteístas que "ningún jugador es tan bueno como todos juntos", para referirse al placer de jugar y correr acompañados como deber ser, y de declinar la testuz ante la solidaridad, nunca ante el mesianismo de los sujetos que se creen imprescindibles, pobres jugadores, onanistas, pensaría ese señor, don Alfredo, que se la pasó entregando balones a otros, dando ilusiones a muchos y enseñando que nada es más importante que la inteligencia compartida, y que remató en una tarde de verano una frase tan grande y simple como un estadio "La pelota no se mueve sola. Todo lo que hacemos con los pies, lo hemos de hacer antes con la cabeza".

Hoy viernes parece un domingo sin sol.

 NOTAS ANTERIORES

Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.