Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 EL PRÍNCIPE DE ANAPOIMA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Que alguien le diga dónde queda Colombia"

La historia dice bien quién era el ex presidente Eduardo Santos: un conservador arropado con banderas heredadas de la república liberal. Cuenta ese relato, casi de ficción, que Lleras Restrepo y Lleras Camargo, cuya erudición era notable y su honradez personal un talante visible, eran tan liberales que en casi todo concordaban con el partido conservador. Es más, luego de que se inventaran el Frente Nacional, entre ellos, nunca pudieron despertar al país de esa catalepsia institucional.

Al final de sus días, Lleras Restrepo desdijo de su oficialismo paralizante y auspició una disidencia liberal y Lleras Camargo, un interesante orador y escritor, montado en una bicicleta en Chía, guardó un silencio muy parecido al hastío frente a una nación que se desbocaba, con Turbay Ayala, por el precipicio de la militarización de su pensamiento político y la traquetización de los asuntos públicos.

Nada ha cambiado ahora. Santos se parece tanto a su familia, y a sus antepasados, que por más que lo intente no podría ser un traidor clase. Para sofocar un paro agrario, aplazado por años, envió a un emisario de los terratenientes como Ministro de Agricultura.

Para resolver los problemas de la Ley 100, que convirtieron a la salud en una baratija de intercambio, Santos asignó a un tecnócrata de la Universidad de los Andes, quien impulsa una reforma cosmética para mantener el statu quo de los mercaderes del dolor y la muerte. Y para hacer la reforma educativa eligió a una vocera del gremio de los comerciantes de Bogotá. Ratones cuidando el queso.

Y viene la cereza en el pastel: nombra a Germán Vargas Lleras, quintaesencia de la tradición, candidato a la Vicepresidencia de Colombia, como si Colombia fuera solo Bogotá, el Parque de la 93, y como si la ciudadanía de la periferia, de la provincia, se convirtiera en sus manos en una sustancia maleable y desdeñable.

Si no supiéramos que Juan Manuel Santos es el Presidente de la República, y que detenta el poder del presupuesto y la burocracia nacionales, uno pensaría que su principal enemigo es él mismo, que se autodesignó Príncipe de Anapoima y que, a pesar de su descomunal poder, ya empezó el principio del fin de su gobierno.

Sería obvio en una nación normal porque cada vez que Santos hace algún movimiento arruma las estanterías con su torpeza política. Ratificar la suspensión de Gustavo Petro, luego de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos resolviera las medidas cautelares, es un tiro en el pie para su ánimo reeleccionista.

Petro en la calle, en Ciudad Bolívar o en Barranquilla, es más nocivo para Santos que estacionado en el segundo piso del Palacio Liévano. Y no solo porque es un líder natural de la izquierda progresista sino porque con su muerte política refuerza la idea de que su gobierno, el de Santos, representa la exclusión de un país que él no quiere reconocer como sujeto de derechos civiles.

El príncipe de Anapoima anda perdido: que alguien le diga dónde queda Colombia.

 NOTAS ANTERIORES

Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.