Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 EL SUEÑO (IN)TRANQUILO DE LOS FUNDADORES

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Escenario para el relato, el deseo y la esperanza"

Los columnistas de opinión tenemos la función de develar con argumentos las incongruencias de los poderes que se creen a sí mismos omnímodos en la sociedad. Por lo mismo, no creo que sea misión de nuestros textos glorificar el statu quo, adobar el establishment, porque la inequidad y la demencia asombran en una nación como la nuestra, donde no podemos darle masajes frívolos al alma como si fuéramos misioneros de buena fe o ingenuos chamanes del paraíso de opereta que nos quieren vender.

Lo digo porque cada cierto tiempo me piden amigos y conocidos que, con mis críticas, proponga algunas alternativas de solución. No es responsabilidad de mi tarea de columnista, reitero, pero acepto el requerimiento de una juiciosa lectora que, cada ocho días, me honra con sus comentarios.

Dice ella que exprese mis sugerencias sobre qué se podría construir en el Parque de los Fundadores, como opción frente a la reparación banal que le quiere hacer la alcaldesa y en relación con esa insípida plazoleta de comidas que proyectan construir en ese hediondo orinal de las fiestas aniversarias.

Propongo, entonces, tres posibilidades físicas y un criterio de restauración del significado primigenio de ese símbolo de los cuyabros. Creo que lo primero que se debe hacer es devolverle el concepto de espacio de encuentro de los habitantes con la narrativa vital de la ciudad. Restituirle su carácter de lugar trascendente para el pasado y de espacio grato para el disfrute del presente. Escenario para el relato, el deseo y la esperanza.

La primera posibilidad sería la construcción de una escultura interactiva o cinética que cuente la historia de Jesús María Ocampo y de la fundadora doña María Arsenia Cardona Buitrago. Al decir que cuente, como es lógico, descarto esos remedos de escultura que suele contratar la Alcaldía de Armenia. La interactividad significa, en este caso, que los niños y jóvenes puedan, con el manejo del espacio, manipular, sentarse o jugar con los elementos dialógicos de esa obra de arte público.

La segunda posibilidad que contemplaría sería la construcción de una serie de Estaciones de Lectura, donde con una biblioteca básica y también interactiva se promueva el conocimiento de nuestra historia y literatura, de tal forma que la biblioteca municipal oriente un proceso de lectura en voz alta, de lectura dramática y de cuentería en esos módulos, diseñados para que con su estructura narren la historia de la fundación de Armenia.

Y la tercera alternativa es que allí, con un diseño de altura que no avasalle la riqueza vegetal de ese espacio, se construya un teatrino que sirva para la divulgación de los procesos artísticos de la región, como una especie de ágora o terraza didáctica, donde los cuyabros puedan intercambiar ideas y sentidos de futuro sobre la vida ciudadana y la cultura.

Ninguna de estas ideas le gustará a la administración municipal. Lo digo porque si les hubiera interesado la deriva cultural habrían llamado antes de diseñar el proyecto a la Universidad del Quindío, a su programa de artes visuales, o a la Academia de Historia del Quindío.

El poder, mi querida lectora, es sordo y ciego.

 NOTAS ANTERIORES

El sueño intranquilo de los fundadores | También soy capaz | El inquilino | Carnaval Literario | Oportunidad para reflexionar | Café: Bienvenidos al pasado | Noticias de Gaza | Amores que matan | Quietismo suicida | ¿Cuál junta cívica? | Domingo sin sol | Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.