Cargando...
Logotipo calarca.net

JOSÉ NODIER

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
ELECCIONES EN EL PEDACITO DE CIELO

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

"¿Por quién votaremos el 27 de mayo?

El pedacito de cielo, como les gusta decir a muchos, es un pequeño infierno.

Ocurrió que este departamento agrícola, ante la decadencia del negocio del café, por la ruptura del pacto de precios, fue reconvertido a un territorio del consumo. De productores de riqueza, a través del trabajo y del campo, de sus productos, nos volcamos, al consumismo propio de una comunidad que piensa, casi en exclusiva, en el comercio, es decir, en la intermediación económica.

Este es un departamento privatizado de tiempo atrás. El sector público, el político, desde la fundación del departamento se ha manejado como si fuera propiedad del caciquito de turno. Los partidos tradicionales, y los de garaje, han pertenecido y pertenecen a individualidades. Las normas de construcción, por ejemplo, como pasó antes del terremoto, estaban diseñadas para que los empresarios, metidos en la política local, edificaran en serie sobre las bases líquidas de la irracionalidad, sin control estatal.

En muy pocas actividades sociales existen, como ocurre en otras zonas del país, políticas públicas que orienten la inversión del gobierno y que aglutinen el esfuerzo privado hacia proyectos comunes.

¿Cómo combatir la corrupción, por ejemplo, si casi todos estamos de acuerdo en favorecerla? ¿Cómo enfrentar la ilegalidad del narcotráfico si hemos cohonestado con ella? ¿Cómo preservar nuestro territorio y el agua, la naturaleza, si casi todos creemos que la salvación está en un turismo depredador?

El Quindío, hoy, es un pequeño infierno, y ha sido colonizado por mafias.

Los barrios periféricos de los municipios más populosos son dominados por bandolas. La contratación tiene un contingente, un cartel de ingenieros quindianos, enriquecido por el cómo voy yo.

Algunos periodistas, que ahora lanzan el grito herido desde sus medios, han tolerado los torcidos de Cambio Radical o del Partido Liberal. ¿Dónde están los concejales y exconcejales conservadores que han cogobernado Armenia?

Frente a las estadísticas de consumo de alcohol y sustancias psicoactivas, por ejemplo, poco hablamos, nos interesa menos. Decir por ejemplo que el consumo de sustancias ilícitas en el país es de un 3.6%, mientras en el Quindío asciende a 6.8% o que el consumo de marihuana es de 3.3%, en Colombia y en este Departamento subió a 6.3 en el último año, es un tema baladí que poco o nada nos conmueve.

Somos un pequeño infierno, que se debate entre el espejismo del turismo y las promesas vacuas de los políticos de turno.

¿Por quién votaremos el 27 de mayo?

De seguro, no votaremos masivamente por los hombres y mujeres que significan la honradez y la coherencia política. No votaremos por De La Calle, porque pensamos que no va a ganar, y ahí se nos sale ese arribismo que es marca propia de identidad; no votaremos por Fajardo, es posible, porque su serenidad nos causa sospecha y ambigüedad; y menos los haremos por Petro: nuestro conservadurismo decimonónico no nos permite ver que su proyecto, ese sí liberal, ético y progresista, hace temblar a los corruptos.

¿Por quién votaremos el 27 de mayo?

Podría responder esa pregunta, con cierta tranquilidad y certidumbre. La mayoría de los quindianos votará por Duque, el representante del partido de la corrupción en el país, el Centro Democrático. O, por si acaso, sufragará por Vargas Lleras, de Cambio Radical, quien representa el clientelismo y los carteles de la contratación de Colombia.

Ojalá me equivoque, claro.

OTROS ARTÍCULOS