Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 EMBRIAGUEZ DE PALABRAS

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Se podría categorizar a los columnistas por lo que dicen y sobre todo por lo que ocultan o no dicen"

En la prensa nacional, incluida la de provincia, se podría categorizar a los columnistas por lo que dicen y sobre todo por lo que ocultan o no dicen. La polémica que ha suscitado la visibilidad mediática de los periodistas que están fletados por ideologías de derecha y ultraderecha, como Claudia Gurisatti, y su descarada argumentación, es vigente además porque lo mismo ha pasado con la prensa que defiende proyectos de izquierda o de ultraizquierda como el semanario Voz, que en mucho es vocero de quienes justifican aún la combinación de las formas de lucha.

En una reciente novela —que deberíamos leer— Número Cero, Umberto Eco dice que la prensa es una máquina de fango: una fábrica mundial de mentiras. Ha reiterado, con su ficción, que la gran prensa, y la prensa no tan grande, enmaraña la realidad de acuerdo con sus intereses. Nada nuevo bajo el sol de la industria del entretenimiento.

El mejor ejemplo, además de los falsos positivos en Colombia, que fueron poco investigados por los medios, es lo que sucedió con la Fifa en el planeta y su filial en Colombia, donde sabemos que existe una trama de negocios a indagar por parte de la Fiscalía General de la Nación. Aquí, excepto Iván Mejía Álvarez, periodista deportivo, nadie malició sobre esa cascada de repentinos dividendos para los empresarios y directivos del fútbol.

Me preocupa, claro, lo que ocurre en el Quindío. Un amigo furibundo de la señora gobernadora, por ejemplo, puede decir sin rubor alguno que el proyecto de valorización para Armenia es un entuerto de la alcaldesa, como si la sospecha preventiva fuera suficiente para estigmatizar una iniciativa que la ciudad pide a gritos. Las infamias que se leen, pergeñadas en un castellano propio de las sátiras decimonónicas, son hasta risibles porque destilan veneno de pluma emponzoñada.

Lo mismo podría decir de un adversario de la gobernadora, quien lanza a diestra y siniestra, con tono mesiánico, verdades a medias y supuestos sigilosos para conectar a la funcionaria pública con presuntos delitos, sin prueba alguna, como si su espacio de prensa fuera un tribunal moral que dicta sentencias contra los impíos. Expresa ese enemigo jurado de la gobernadora una extrema subjetividad, a partir de conjeturas moralistas, que miden y cuestionan poco las políticas y actos públicos del gobierno seccional, sus flagrantes desaciertos, sino que se toma la justicia por mano propia.

No creo que en el Quindío sea sano para la construcción de ciudadanía deliberante y crítica, dar pábulo para que nos embriaguemos de palabras y caminemos por la cornisa del código penal, como si los escritores y comentaristas fuéramos inmunes a los acuerdos de la modernidad en Occidente, que son ante todo respetar la ley y pensar, en derecho, que se debe probar con evidencias y testimonios directos la posible culpabilidad.

En Calarcá un delincuente deslizó por debajo de las puertas un panfleto en contra de la candidata Alejandra Bernal, enlodando la reputación de la candidata, y sobre todo el imaginario de nuestra ciudad. No podemos volvernos cómplices del atentado personal, en la dimensión moral, como una práctica habitual en nuestra comarca.

 NOTAS ANTERIORES

Ciudad perdida | El café en la boca | Sentidos comunes | Luz Marina Botero | Ojos invendiados | Memorias del día a día | El abrazo de la sombra | Érika Salazar | Pensar en grande |Patio trasero | Memoria de fuego | Tiempo reunido | Las lógicas del maniqueísmo | Los claroscuros de Multipropósito | Metal-Riff para una sirena varada | La vida es sagrada | Sociedad anónima | Doris Salcedo | Caminar es sagrado | Por quién doblan las campanas | "El Pájaro" Carpintero | Los caraduras | La otra mejilla (2) |La otra mejilla | Tu rostro mañana | Una aguja en un pajar | El café de Carlos | Pájaros grandes, bellos y fatigados | Miscelánea de ausencias | La mujer desnuda | Lunas nuevas | Fuego amigo | Histeria de hombres | El placer de mentir juntos | El sueño (in)tranquilo de los fundadores | El sueño intranquilo de los fundadores | También soy capaz | El inquilino | Carnaval Literario | Oportunidad para reflexionar | Café: Bienvenidos al pasado | Noticias de Gaza | Amores que matan | Quietismo suicida | ¿Cuál junta cívica? | Domingo sin sol | Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (2) | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.