Cargando...
Logotipo calarca.net

JOSÉ NODIER

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
LA CULTURA SÍ IMPORTA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

"El Secretario de Cultura ya nos dio un ejemplo palmario"

El departamento del Quindío necesita con urgencia un pacto por la cultura. Cada día, en proporción a lo que otras entidades territoriales invierten en ese campo, nuestros recursos disminuyen, ya sea porque son menos los que se destinan o porque son invertidos sin el diseño de políticas, por personas que aterrizan de emergencia en la gestión cultural.

Y no porque se desee ya, como ocurre en Brasil, que la danza y el teatro sean obligatorios en los colegios, lo que sería un avance o que la enseñanza de música sea incorporada como norma en la Constitución, ejemplo de Suiza, sino porque debemos entender que la creatividad surgida del arte y la convivencia pacífica generada por la cultura ciudadana pueden revertir esta demencia colectiva que nos embarga, y que nos hace anómalos, agresivos o delirantes como muchos de nosotros o como algunos de nuestros vecinos.

Lo explico: el arte permite mirar la realidad desde otra perspectiva, más allá de frías lógicas y, claro, casi siempre nos hace más humanos en el sentido de la dulzura o de la solidaridad. Y la cultura ciudadana, irrigada por los actos de la gente, por sus prácticas, nos convence de la importancia de la ética pública, y de que vivir en comunidad y respetar la ley es un binomio inherente a la civilidad.

Digo de ese pacto por la cultura porque cada vez es más difícil que el Estado solo, la gobernación, el municipio y la nación, sean los únicos que de verdad inviertan en procesos educativos artísticos o en la creación de símbolos estéticos.

En otras ocasiones he relatado como en Bogotá, Cartagena, Barranquilla, Medellín, la diferencia brota, en buena parte, de la inversión que realizan las Cámaras de Comercio, que no eluden su responsabilidad social, las Cajas de Compensación social o las universidades privadas que comprenden su enorme compromiso con la generación de valores agregados para la ciudad, como escenario de encuentro.

Para nadie es un secreto en el Quindío que los recursos para inversión en cultura han disminuido en razón a que, por causa de acciones erradas del pasado, se sustituyeron los recursos ordinarios del sector por los generados por la estampilla procultura, configurando un gran engaño para todos porque esa fuente de financiación era adicional y no sustitutiva.

Pero no es suficiente el enorme esfuerzo que ya hacen el gobernador Carlos Eduardo Osorio, y el mismo James González Matta, para poner en orden la casa, para revertir lo mal gestionado o lo deconstruido, porque se requiere que el Municipio de Armenia invierta mejor en cultura, y que los escasos recursos de los otros municipios cofinancien proyectos de impacto social, y que no se conviertan en la caja menor de vividores del sector.

El Secretario de Cultura ya nos dio un ejemplo palmario: armó un equipo de alto vuelo técnico en gestión cultural, y ya logró recomponer la dignidad del Consejo Departamental de Cultura.

Los comerciantes del Quindío, los industriales, la sociedad en general, deberían comprender que las artes, sus procesos formativos, son una oportunidad para volver a nuestros niños y jóvenes más creativos y competentes.

Ahora, en el cincuentenario, necesitamos un pacto ciudadano por la cultura. Hagámoslo.

OTROS ARTÍCULOS