Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 LA ECONOMÍA NARANJA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Todos sabemos que ella sabe que en la Secretaría de Cultura nadie sabe"

El Banco Interamericano presenta su estudio sobre la Economía Naranja. En ese texto se dice que la cultura, como expresión de la creatividad de los colombianos, aportó 20.7 billones de pesos a la producción nacional y generó más de un millón ciento sesenta mil empleos, en el año 2011.

En el continente, la economía naranja —denominado el color de la felicidad—, si se le midiera como un país, reportaría la producción de 1.93 billones de dólares, sería el séptimo exportador de bienes y servicios con 87.000 millones de dólares y ocuparía, con 23.3 millones de trabajadores, el cuarto lugar como fuerza laboral, según el texto "La Economía Naranja, una oportunidad infinita", de Felipe Buitrago e Iván Duque.

Este informe revoluciona la discusión de los economistas porque relieva el concepto de la creatividad como variable de desarrollo y señala la cultura como factor de crecimiento económico. Permite constatar con cifras lo equivocado que anda el gobierno nacional con el precario presupuesto destinado a la educación y la cultura y, en nuestra región, la miopía, casi la ceguera institucional de la gobernación del Quindío.

Digo de la gobernación porque desde el inicio de este cuatrienio está empecinada en devastar algunas expresiones de la cultura local. La idea de construir o adecuar una biblioteca departamental fue enterrada desde cuando la gobernadora era diputada y se opuso a la creación de ese espacio cultural; la colección de autores quindianos, como biblioteca, fue liquidada por una visión politiquera, y ni siquiera recibió un entierro decente como organismo de la cultura local; el plan decenal de cultura, transvasado a ordenanza, es un mohín a la bandera, letra muerta, toda vez que fue aprobado sin fuentes de financiación.

Y lo peor es que la gobernadora, como si habitáramos las antiguas repúblicas soviéticas, obliga a los artistas en un remedo de concertación a crear sus obras con fines programáticos, como si estuviéramos inmersos en las estéticas del realismo socialista, y no se entendiera que la cultura solo florece en ambientes de libertad.

Ninguna entidad es tan improductiva como la Secretaría de Cultura, donde la gobernadora, en abuso de su poder, nombró a personas que no conocen de gestión cultural.

Todos sabemos que aquí impera, por miedo a las represalias, la ley del silencio. Todos sabemos que el contubernio nefasto entre la gobernación del Quindío y el Fondo Mixto para la Cultura y las Artes, ha establecido un peaje burocrático, prepagado por los artistas, por medio de sus proyectos culturales: al final, doble tributación.

Todos sabemos que ella sabe que en la Secretaría de Cultura nadie sabe; pero a ella, a la gobernadora, poco le importa. Al mundo sí: es la economía naranja una oportunidad infinita.

 NOTAS ANTERIORES
Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.