Cargando...
Logotipo calarca.net

JOSÉ NODIER

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
LITERATURA DESPUÉS DE LA GUERRA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño.
josenodiersolorzano@hotmail.com

El Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales es un proceso educativo

Diez años en la historia de la humanidad es menos que una brizna que se lleva el viento. De pronto es un punto luminoso y móvil en el horizonte, adonde se puede ir. Diez años en la historia de una vida es un ciclo valioso. Un individuo, en sus primeros diez años, aprende a caminar, conoce sus primeras letras y aprende a amar.

El Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales ha sido una creación colegiada, que enorgullece a los quindianos. Y lo es porque desde el inicio propuso un esquema de programación más allá del activismo o de la mera puesta en escena de una pasarela para escritores. No nos gusta el oropel, o el incienso, como expresión de sumisión a una realidad vertical. Pensamos, desde el principio, que la crítica y la autocrítica nos fortalecían, nos desbrozaban un sendero colectivo.

Y se llama Encuentro, porque los creadores y los lectores, en un mismo ámbito, conversan entre sí, se escuchan y dialogan en dos ciclos principales: ciclo pedagógico, que va a los colegios de Calarcá, y a otros municipios del Quindío durante meses, y ciclo literario, cuando se debate sobre temas que relacionan la vida nacional con la literatura, y viceversa.

Sentimos el ritmo veloz de un país que parece siempre a punto de autodestruirse. Es como un estigma: justo cuando todo parece volverse bello o al menos útil o casi tolerable, como si fuera un árbol de juegos pirotécnicos, en lo que llamamos Colombia -un arrejuntamiento de seres humanos crueles y dulces, a la vez- se encienden todas las alarmas de la inminente catástrofe. ¿Cuál? La nuestra, esa que llevamos incorporada en el corazón.

Nada distinto hemos hecho a soñar en compañía y a escucharnos entre todos, como si la fiesta de la palabra, escenificada en el Quindío, fuera el resurgimiento de una voluntad para crear convivencia en tiempos difíciles.

Este año iniciamos en marzo el ciclo pedagógico en los colegios de Calarcá, hicimos el mes de la literatura infantil en los municipios de la montaña, y pensamos que, en el 2018, nos juntaremos alrededor de la fogata de las literaturas fantásticas.

Durante diez años hicimos lo que pudimos y lo volvimos una oportunidad para construir amistades y complicidades del alma. Lo hemos padecido, como cuando nos quisieron enterrar vivos, a través de la persecución y la politiquería y, sobre todo, lo hemos gozado porque encontramos un motivo para vivir en paz con nuestra conciencia.

El Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales es un proceso educativo. El ciclo pedagógico sigue con actividades el mes de septiembre, y los días 4 y 5 presenta sus muestras en la Casa de la Cultura y en la plaza de Bolívar de Calarcá. Y en el ciclo literario hay invitados importantes como Pablo Montoya, Octavio Escobar, José Hoyos, Santiago Gamboa, María Paulina Baena -La Pulla- el ex coronel Julio César Prieto, el poeta español Ernesto Pérez Zúñiga y el poeta canadiense Hermenigilde Chiasson, la poeta Lilian Zulima González, y decenas más que estarán en Calarcá, Armenia, La Tebaida, Caicedonia y Quimbaya.

El señor gobernador del Quindío y la señora Alcaldesa de Calarcá han apoyado sin ambages a la Fundación Torre de Palabras. Ya viene el Encuentro de Escritores: está a la vuelta de la esquina.

OTROS ARTÍCULOS