Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 LOS CLAROSCUROS DE MULTIPROPÓSITO

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Ese contubernio, de más de un decenio, ha inficionado de inmoralidad la política local"

Para qué nos mentimos más, en Calarcá, tierra de escritores y librepensadores en el siglo veinte, nos cayó el mal de la estulticia endémica, que no es otra cosa que la idiotez colectiva. Lo digo porque en cada elección para Alcaldía y Concejo municipales, los mismos que nos engañaron la vez pasada hacen su agosto con nuestro candor.

En el año 2002, con los acuerdos 5 y 6 de mayo 27, el Concejo Municipal permitió la privatización de las empresas públicas, con lo que entregó sin cortapisas un bien público y, también, inauguró un incremento desaforado de tarifas en los servicios básicos.

Ese Concejo, que poco ha cambiado en sus intereses, ha protegido y protege el intervencionismo desvergonzado de la empresa Multipropósito de Calarcá en los asuntos municipales, de tal manera que no controla su liquidación de cobros por servicios y menos su participación en los grandes entuertos de los dos pasados alcaldes.

Me explico. El Concejo municipal, la coalición predominante, autorizó en 2010 un empréstito de 7.000 millones de pesos al alcalde del partido político Mira, quien nos dejó embarcados en un crédito que nunca tuvo un impacto sobre la calidad de vida de los calarqueños.

Ese empréstito, tramitado con Infivalle, y luego reestructurado con el Banco de Colombia, se ha amortiguado en escasos 350 millones porque apenas empezamos a pagar sus costos financieros. Mil millones de ese crédito fueron invertidos, qué paradoja, en el acueducto, una responsabilidad delegada en la empresa privada ya mencionada.

Luego, la coalición del Concejo autorizó al alcalde del partido de la U, que continúa el gobierno, la constitución de una empresa fachada para las famosas fotomultas. ¿Quién estaba en la nuez de esa maniobra torticera?: empleados de Multipropósito. Ese contubernio, de más de un decenio, ha inficionado de inmoralidad la política local.

Existe mucha dificultad en el país para diferenciar los recursos públicos de los intereses privados, eso lo sabemos. Pero no podemos tolerar o aupar que las corporaciones públicas actúen con completa impunidad social, configurando asociaciones de hecho con empresas como Multipropósito, que si bien prestan un servicio idóneo, quieren mangonear la política local.

Claro que hay concejales sensatos, y que no todos participan de ese desgreño de los recursos de Calarcá. Lo que quiero evidenciar es que, a la par del comportamiento de los alcaldes destituidos, existe una cuestionable línea conducta de algunos concejales que no ha sido sancionada desde el ámbito de lo disciplinario, pero que sí debería recibir reprobación electoral por parte de la ciudadanía.

La Casa de la Cultura, por ejemplo, de tiempo atrás fue fragmentada en sus espacios, diseccionada en retazos por emprendimientos individuales y en proceso de privatización por un concejal, que se dice llamar gestor cultural. ¿Quién controla ese tema y cómo será reglamentado ese espacio público cuando termine la adecuación que adelanta la Gobernación?

Lo que ocurre en Calarcá, lo sabemos, sucede en el país porque el sistema político es disfuncional y perverso. No hemos construido una ética de lo público que separe la región particular y empresarial del uso y destinación de los recursos públicos.

Pero que pase no significa que deba pasar.

 NOTAS ANTERIORES

Metal-Riff para una sirena varada | La vida es sagrada | Sociedad anónima | Doris Salcedo | Caminar es sagrado | Por quién doblan las campanas | "El Pájaro" Carpintero | Los caraduras | La otra mejilla (2) |La otra mejilla | Tu rostro mañana | Una aguja en un pajar | El café de Carlos | Pájaros grandes, bellos y fatigados | Miscelánea de ausencias | La mujer desnuda | Lunas nuevas | Fuego amigo | Histeria de hombres | El placer de mentir juntos | El sueño (in)tranquilo de los fundadores | El sueño intranquilo de los fundadores | También soy capaz | El inquilino | Carnaval Literario | Oportunidad para reflexionar | Café: Bienvenidos al pasado | Noticias de Gaza | Amores que matan | Quietismo suicida | ¿Cuál junta cívica? | Domingo sin sol | Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.