Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 LOS SIGNIFICADOS DE AMPARO

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"El mundo cívico donde crecimos es un jardín mustio..."

Durante más de cien años los quindianos construimos el desarrollo desde la práctica cívica: forma solidaria y exitosa de politización de la vida pública. Existía, desde la escuela, un conjunto de valores compartido que hacía sencillo el diseño del destino común. Los hospitales, las iglesias, los andenes, múltiples asuntos se resolvían por medio del trabajo mancomunado.

El mundo cívico en donde crecimos es un jardín mustio, del cual solo queda un viejo árbol, testigo natural de lo que hicimos pero también de lo que fuimos incapaces de construir.

El planeta de los jóvenes, lejos de esnobismos, es un territorio de derechos ciudadanos, de deberes para la convivencia pacífica y de alternativas creativas en el tercer milenio. Un mundo que, de seguro, se moverá aupado por las corrientes universales de la llamada "economía naranja".

Ahora en Calarcá, que nos duele por la debacle ética de parte de su administración municipal, organizaciones civiles retoman el hilo de la configuración de una ciudadanía proactiva.

La aparición y consolidación de organizaciones como Fundamor, que recogen una tradición cívica y la recrean para convertirla en un escenario de oportunidades incluyentes, es más importante que invocar a los políticos para que corrijan los estropicios de su moral mercenaria.

Fundamor — Celmira Rosas de Vásquez es una entidad que responde a las necesidades de los discapacitados desde una visión novedosa: rehabilitación basada en comunidad, lo que significa la aplicación de una estrategia que exige de los participantes su propia transformación humana.

Es una manera de derrotar la proclividad al asistencialismo social, a la victimización, pero también una forma de de construir las distorsiones del metalenguaje, aquellas que, como acerado sofisma, dicen que ellos —los discapacitados— tienen capacidades especiales.

Fundamor trabaja de la mano de su directora Amparo Rosas en los colegios de Calarcá, en diversos ámbitos y redes, propendiendo la inclusión, la práctica de unos derechos reconocidos en la Convención de la ONU del 2006.

Colombia tiene una prevalencia de discapacidad del 6,4% de la población -2.6 millones de ciudadanos- y cuenta con la ley 1145 de 2007, que salvaguarda esos derechos, cuya aplicabilidad es deficitaria.

Como sociedad no podemos hacer real la metáfora que creó Flanery O’Connor, en su relato Buena gente del campo, con su personaje Joy, una mujer a quien un presunto enamorado, un vendedor de biblias, un embaucador, le roba su pierna artificial.

Flanery O’Connor, como Amparo Rosas, hace parte de las mujeres, algunas discapacitadas, que todos los días dan lecciones de vida por su creatividad y porque entienden que no podemos quedarnos impávidos ante las heridas que nos abre un sistema político disfuncional.

 NOTAS ANTERIORES
Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.