Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 MEMORIAS DEL DÍA A DÍA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Mucho de dignidad hubo en nuestros mayores"

Muchos periodistas de Colombia hicieron un pacto de sangre con el presupuesto del establecimiento. Algunos, convertidos en cajas de resonancia del empresariado, se olvidaron de que su tarea es un servicio público y, obvio, que debe ayudar a construir cultura y práctica democráticas, incluso en relación con el mismo capital.

Otros, que son los más, beben como alegres vampiros del presupuesto oficial. Acomodan su voz o su palabra escrita al mejor postor dentro de la burocracia. Es casi un ejercicio caricaturesco leer o escuchar como descalifican a otros periodistas por los mismos defectos o por las mismas maniobras que causaron su contratación por el funcionario que defienden. Canibalismo puro y duro.

En el Quindío es un pesar que haya ocurrido así, porque se cohonesta con la aparición y consolidación de poderes autoritarios, que arrasan con la razón y el sentido común. Uno entiende la extraña vehemencia de algunos —algunos, repito— en un tema como valorización municipal, por ejemplo, solo cuando recuerda quién le paga sus columnas en la bolsa de contratación o en la cartera de la mandataria local o seccional.

Esa puede ser la razón, contradictoria, sí, por lo que he disfrutado tanto el libro "Memorias del día a día", compilado por Ángel Castaño Guzmán, quien, con estilete de acero, separó los textos de su predilección, y nos dejó a bocajarro con la historia escrita por fragmentos, de manera voluntariosa, por quienes durante cincuenta años desde los periódicos locales contaron el detalle de la provincia.

Publicado este libro en la Biblioteca de Autores Quindianos, por la Gobernación, en convenio con la Universidad del Quindío, está ordenado por capítulos temáticos sobre periodismo, diálogos o entrevistas, perfiles o semblanzas, en columnas de opinión y en crónicas de hechos principales ocurridos en el Quindío.

Disfruto la selección, que me parece acertada, claro, porque de entrada acepto la subjetividad del autor. Encuentro en sus páginas los entresijos de la existencia de Carmelina Soto. Hallo la descripción, en parte, de la personalidad de Eduardo Arias Suárez, y los argumentos de por qué fueron y son importantes Ernesto Acero Cadena, Celedonio Martínez Acevedo, Jesús Arango Cano, Miguel A. Capacho, Adel López Gómez, Euclides Jaramillo Arango, Jesús Arango Cano, Alfonso Valencia Zapata, Roberto Arturo Henao Buriticá, Arcesio Chica Suárez, Gloria Chávez Vásquez, en fin, decenas de personajes de la escena local que, sin ambages, casi todos defienden con sus ejemplos de vida una ética pública y una propensión clara hacia el civismo.

En la página 87 de "Memorias del día a día", Luis Vidales, al escribir sobre Luis Tejada, afirma "que Colombia es una gigante adormidera. Los hados le dieron la extraña facultad de la famosa planta, que se duerme al contacto de los dedos".

"Memorias del día a día" me hace pensar que no siempre el hedor proviene del pasado, de las equivocaciones de nuestros abuelos y padres. No todo tiempo pasado fue mejor, pero si sabemos que hay narrativas vitales que no se inclinaron, per se, frente al poder político o económico. Mucho de dignidad hubo en nuestros mayores.

Ángel Castaño Guzmán, un notable escritor del presente, y una conciencia lúcida y honrada, es el mejor ejemplo de nuestras virtudes colectivas.

 NOTAS ANTERIORES

El abrazo de la sombra | Érika Salazar | Pensar en grande |Patio trasero | Memoria de fuego | Tiempo reunido | Las lógicas del maniqueísmo | Los claroscuros de Multipropósito | Metal-Riff para una sirena varada | La vida es sagrada | Sociedad anónima | Doris Salcedo | Caminar es sagrado | Por quién doblan las campanas | "El Pájaro" Carpintero | Los caraduras | La otra mejilla (2) |La otra mejilla | Tu rostro mañana | Una aguja en un pajar | El café de Carlos | Pájaros grandes, bellos y fatigados | Miscelánea de ausencias | La mujer desnuda | Lunas nuevas | Fuego amigo | Histeria de hombres | El placer de mentir juntos | El sueño (in)tranquilo de los fundadores | El sueño intranquilo de los fundadores | También soy capaz | El inquilino | Carnaval Literario | Oportunidad para reflexionar | Café: Bienvenidos al pasado | Noticias de Gaza | Amores que matan | Quietismo suicida | ¿Cuál junta cívica? | Domingo sin sol | Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.