Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 NADA ES BROMA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

Metamorfoseado como Gregorio Samsa, el personaje de Kafka, amanecí convertido en uribista. Mi cuerpo es la expresión de una voluntad de hierro. Miro mis manos, recias y seguras, e intuyo que ellas están diseñadas para conducir las riendas del potro indómito del destino. Mis piernas son las extremidades de un jinete en tiempos de hecatombe, apocalípticos, cuando se requiere una brida de acero. Más que parecerme a un centauro, mi carácter se asemeja al relámpago de una energía superior.

Cuando infiero que mi uribismo es sustancia pura, experimento una alegría capaz de avasallar las dubitaciones del libre albedrío, emoción que se torna en éxtasis cuando me entero de que el Jefe, quien nos redime con su poderoso verbo, vuelve invencible a la arena política.

Los uribistas pura sangre no nos permitimos tres debilidades: no vamos a cine, porque al Jefe no le gusta; no leemos libros, porque el Jefe sólo mira informes y estadísticas, y no toleramos, ni más faltaba, gracejos o bromas. Somos gente seria; pensamos que la realidad enseña más que los libros, que ella es dramática y trascendental. Somos hijos de los Andes de América.

Para nosotros, que nada es broma, el tema de la hacienda Guacharacas, con el que acusan al Jefe de paramilitar es una conjura de la izquierda. El mayor retirado, Meneses, quien fuera el comandante de Policía de la zona y el señor Eunisio Pineda Luján, antiguo trabajador de la familia Uribe, son testigos prefabricados por cómplices de los terroristas.

Nadie puede probar que el Jefe, aunque legitimó la convivir Cóndor, grupo de las autodefensas, haya cometido crimen alguno. Además él, como yo, es católico, apostólico y romano. Es más, ese otro tema, el de la creación del grupo de autodefensa Los Doce Apóstoles, que le endilgan al hermano del Jefe, es otra mentira más de los columnistas, de esos parásitos que hacen parte de la social bacanería: asociación de intelectuales para infamar.

Los uribistas como Pachito, Óscar Iván, Holmes, o este soñador, creemos en la necesidad de llegar al Congreso y a la Presidencia de la República para reformar la Constitución de Colombia. Así lo haremos, para enfrentar en igualdad de oportunidades a la Justicia que quiere condenar a Diego (Palacio), a Bernardo (Moreno) y a Luis Carlos (Restrepo), emblemas de nuestra raza.

Nada es broma: venceremos en el 2014. Nadie nos podrá detener si el Jefe mira el horizonte con sus ojos glaucos. No soy ganadero, finquero o caballista, menos abogado, ni leguleyo o militar retirado, y tampoco soy un melancólico de tiempos idos.

Aunque mi conciencia conspire para despertarme, no lo permitiré. Soy uribista, y no me avergüenzo de ello. La vida es sueño, pero confío en la realidad; ella es mi esperanza en este amanecer. Nada es broma.

 NOTAS ANTERIORES
Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.