Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 NO TODO VALE (II)

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Debemos tratarnos con respeto"

Es insulso e inútil que algunos, contrariando la serenidad de los electos, cobren con agravios la victoria electoral. Inútil, porque los triunfos en la vida igual que vienen, se van. Lo que sí es pertinente, por el tiempo perdido, es que nos ocupemos de reflexionar el destino colectivo, y que pensemos el tipo de región que deseamos como sueño compartido.

Hay problemas a granel, ya lo sabemos. Las entidades territoriales, el departamento y los municipios, se han ocupado en exceso de promover un turismo insensato, que riñe con nuestras provisiones de agua y tranquilidad. La experiencia de Salento, que se salió de madre, debería hacernos replantear una noción de desarrollo que nos enfrenta a la vida misma. Es inquietante, por ejemplo, escuchar que el suministro de energía para la productividad industrial debe hacerse por encima de cualquier obstáculo, como lo expresó algún ingeniero en un foro de la Cámara de Comercio. No todo vale.

En la pasada y torpe discusión de la contribución de valorización, por cuenta de la pasión, no se discutió a fondo el modelo urbanístico de Armenia que, vale decirlo, está recorriendo el rosario de errores de ciudades como Bogotá, donde la prioridad al transporte particular durante decenios llevó a la crisis actual de movilidad. Olvidan los urbanistas empíricos, lo que el mundo ya vive en las grandes capitales: la sobresaturación de vehículos, que hace derrapar cualquier estrategia de mero crecimiento de kilómetros construidos en vías.

Y hablemos de la educación pública, que no obstante el exitoso modelo del Casd, naufraga en una mediocridad rampante, toda vez que los docentes del Quindío, preparados y entusiastas muchos, encuentran escaso respaldo de la sociedad en su labor. Los padres de familia miramos para otro lado, solo exigimos, y las demás instancias sociales se dedicaron, con saña, a denigrar del gremio de los maestros, quienes soportan una carga mayor a la que pensamos. La calidad educativa, en un contexto de convivencia pacífica, requiere una decisión colectiva, acompañada de una prioridad en la inversión pública.

La gestión de la Corporación de Turismo y Cultura de Armenia y la Secretaría de Cultura del Quindío es equivocada e ineficiente. La triada de construcción de política pública, de priorización de fuentes fijas de financiación del sector y de arquitectura institucional, no aparece en la ejecución de programas. Y no aparece porque se sigue en la práctica obsoleta de que la cultura es activismo artístico, mero espectáculo, desconociendo la efectividad de los procesos formativos y la necesaria alianza entre la práctica estética y la educación.

El sector cultural requiere que su papel social sea reivindicado y tratado con respeto. Hay que cerrar el ciclo de las exclusiones dañinas, y juntarnos, como ya lo hicimos en el colectivo Sentidos Comunes, para construir una simbología que genere autoestima colectiva.

De nade vale triunfar si uno derrocha el poder de esas emociones en vindictas absurdas. Lo que pasó en el Quindío fue conmovedor el 25 de octubre, pero todos tenemos que estar atentos a cumplir nuestro rol en la sociedad. La victoria es hermosa, pero siempre es provisional: debemos tratarnos con respeto.

No todo vale en la superficie viscosa y enajenante del poder. Los medios son tan importantes como los fines.

 NOTAS ANTERIORES

No todo vale (I) | Reservorios de vida | Viene el lobo | Cercados por el miedo | Los derrotados | Día sin carro | Las escombreras | Literaturas marginales | Trípticos de la infamia | Santas no, por favor | Don Narcés | Libreros de viejo | Cargados de tigre | Tiempo perdido | Pactos ciudadanos por la cultura | Embriaguez de palabras | Ciudad perdida | El café en la boca | Sentidos comunes | Luz Marina Botero | Ojos invendiados | Memorias del día a día | El abrazo de la sombra | Érika Salazar | Pensar en grande |Patio trasero | Memoria de fuego | Tiempo reunido | Las lógicas del maniqueísmo | Los claroscuros de Multipropósito | Metal-Riff para una sirena varada | La vida es sagrada | Sociedad anónima | Doris Salcedo | Caminar es sagrado | Por quién doblan las campanas | "El Pájaro" Carpintero | Los caraduras | La otra mejilla (2) |La otra mejilla | Tu rostro mañana | Una aguja en un pajar | El café de Carlos | Pájaros grandes, bellos y fatigados | Miscelánea de ausencias | La mujer desnuda | Lunas nuevas | Fuego amigo | Histeria de hombres | El placer de mentir juntos | El sueño (in)tranquilo de los fundadores | El sueño intranquilo de los fundadores | También soy capaz | El inquilino | Carnaval Literario | Oportunidad para reflexionar | Café: Bienvenidos al pasado | Noticias de Gaza | Amores que matan | Quietismo suicida | ¿Cuál junta cívica? | Domingo sin sol | Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (2) | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.