Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 PENSAR EN GRANDE

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Su narrativa vital es diseñar, por medio del conocimiento, la metáfora espiritual y trascendente de la sociedad"

Las universidades públicas deben ser superiores al reflejo de las comunidades que las crearon. Una imagen exacta perpetúa las perversiones e inequidades de su contexto. Su narrativa vital es diseñar, por medio del conocimiento, la metáfora espiritual y trascendente de la sociedad.

Las pasadas elecciones de la Universidad del Quindío evidenciaron un grado de madurez institucional, y también señalaron el equívoco de un sistema electoral que, al acudir en primera instancia a lo cuantitativo, facilitó la refriega de ideas, pero luego desembocó en un embudo de intereses representados que podría haber desvirtuado el significado de la democracia.

No ocurrió esta vez, pero si generó un desgaste entre sus actores que dejó fisuras y auspició agrias divisiones en todos los ámbitos de la comunidad universitaria.

La elección del ingeniero José Fernando Echeverry, merecida porque aglutinó a la mayoría alrededor de sus ideas y de su estilo, invocó para quienes laboramos en la Universidad la ilusión compartida de un nuevo tiempo.

Y no porque menospreciemos lo realizado por la pasada administración, que fue idónea en medio de la hostilidad de algunos actores políticos de la región, sino porque se requiere en algunas dimensiones la reinvención de lo que ahora somos, de tal forma que podamos completar los procesos de incorporación a las corrientes y prácticas de la modernidad.

Nada será fácil para la nueva administración en el contexto de un departamento politizado en muchas de sus expresiones, y débil en la consolidación de su organización civil y empresarial. Dependemos en mucho de los políticos de turno, de tal forma que será un reto sustancial para el nuevo rector poder dialogar con ese mundo alterno, sin entreguismos y, en especial, haciendo respetar la autonomía universitaria.

En el tema de la cultura, en el pasado reciente, pudimos fortalecer el Instituto de Bellas Artes y crear, por la gestión administrativa de Gustavo Giraldo, William García y Alfonso Londoño, el pregrado en artes, con lo que se inaugura una época en las dinámicas estéticas de la región.

Artes visuales, el pregrado aprobado, propugna las estéticas ambientalistas como núcleo del saber, lo que se relaciona de manera directa con la necesidad de responder a las expectativas creativas de quienes padecemos y gozamos el paisaje cultural cafetero. Seguimos con Estudios musicales, y con la propuesta de una facultad de Las Culturas y las Artes: ese es nuestro sueño.

Ahora, el nuevo rector, se puso el objetivo en su plan de acción de incorporar un sistema de cultura al quehacer de la universidad, como un proceso orgánico que puede marcar la diferencia en el centro occidente del país.

Princeton y Harvard, universidades de alta calidad, tienen poderosos órganos culturales, que facultan la creación estética y dialogan con la historia y el patrimonio inmaterial de su nación. Las universidades Externado de Colombia, los Andes, y la Nacional, son centros de educación superior que fundamentan parte de su historia en la gestión cultural, lo que convierte a sus egresados en seres sociales conscientes de su tiempo histórico y, de contera, en militantes activos de su sentido de pertenencia e identidad.

Llegó el tiempo de pensar en grande. Entre todos, claro.

 NOTAS ANTERIORES

Patio trasero | Memoria de fuego | Tiempo reunido | Las lógicas del maniqueísmo | Los claroscuros de Multipropósito | Metal-Riff para una sirena varada | La vida es sagrada | Sociedad anónima | Doris Salcedo | Caminar es sagrado | Por quién doblan las campanas | "El Pájaro" Carpintero | Los caraduras | La otra mejilla (2) |La otra mejilla | Tu rostro mañana | Una aguja en un pajar | El café de Carlos | Pájaros grandes, bellos y fatigados | Miscelánea de ausencias | La mujer desnuda | Lunas nuevas | Fuego amigo | Histeria de hombres | El placer de mentir juntos | El sueño (in)tranquilo de los fundadores | El sueño intranquilo de los fundadores | También soy capaz | El inquilino | Carnaval Literario | Oportunidad para reflexionar | Café: Bienvenidos al pasado | Noticias de Gaza | Amores que matan | Quietismo suicida | ¿Cuál junta cívica? | Domingo sin sol | Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.