Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 PREGUNTAS DE FONDO

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"La institucionalidad está inficionada de prácticas malsanas"

Nada nos puede extrañar de las decisiones del actual gobierno departamental. Hace cuatro años, cuando se verificaba el empalme de gobiernos, increpaba al antecesor por el funcionamiento atípico del Fondo Mixto para la Promoción de la Cultura y las Artes. En vez de reformarlo o de acabarlo como lo recomendamos desde una comisión de eventuales expertos, la nueva administración lo volvió coto de caza de recursos de públicos.

Ese Fondo, con el transcurrir de los días y con la negligencia de los órganos de control, se convirtió en una entidad ambigua, que funge como peaje para los artistas y gestores culturales, obligados a reclamar los recursos por esa ventanilla interesada. Y el gobierno seccional, al mismo tiempo, lo volvió un cajero express de recursos, como lo denuncié en esta misma columna, y como muchos lo apreciaron en la pasada campaña electoral.

Dicen que aquí, en Colombia, a pocos le niegan una investigación, por la proliferación de órganos de control, pero el Fondo Mixto para la Promoción de la Cultura y las Artes, casi en silencio mutó su modus operandi, reformó su misión, y la comunidad artística vio como pasó de administrar recursos de la cultura, por comisión de ley, a ampliar de manera inquietante su razón social. ¿Por qué y para qué?

Existen preguntas serias sobre la elección del director del Fondo, porque algunos aducen que su nombramiento fue anómalo. ¿Cuándo y cómo se hizo la convocatoria de hojas de vida como lo dicen los reglamentos y cuál fue la terna que remitió el Consejo departamental de Cultura?

El Fondo Mixto, así lo he reiterado en este medio o en debates públicos, como comodín jurídico, es un remedo institucional que debe ser intervenido o liquidado, porque en verdad no recibe recursos privados, y porque es una mampara que facilita la corrupción pública. No podemos ignorar que estas entidades pasaron, de ser una figura auspiciada por la Ley General de la Cultura y por el mismo Ministerio de Cultura, a desaparecer en casi todo el país por las causas que reseño.

Buena parte del empobrecimiento físico y moral del sector cultural se lo debemos a la acción de ese Fondo, que ha servido, además, como instrumento de exclusión y división de la comunidad cultural, hoy más que nunca a la expectativa de que se tomen medidas radicales para combatir el clientelismo, el amiguismo y las maniobras impropias en el campo de las artes y de su gestión.

Lo mismo sucede con el dulce envenenado que es el proyecto de ordenanza 018, para reglamentar la concertación departamental, que no es otra cosa, por la entrega de las decisiones a los alcaldes de los municipios, que la imprudente y creciente politización de un sector que requiere criterios técnicos para la idónea destinación de los recursos. Y además, proyectos formativos y estéticos, avalados por el Sistema Nacional de Cultura, en ese nuevo esquema de asignación de recursos, podrían quedar inhibidos para tramitar recursos de carácter departamental.

Nada fácil la tienen los nuevos gobernantes, porque la institucionalidad está inficionada de prácticas malsanas y, en especial, porque los artistas y gestores se prestan para validar la ficción, muy apropiada, de la existencia de un sistema de cultura.

 NOTAS ANTERIORES

Cincuentenario: ¿Historia o farándula? | No todo vale (II) | No todo vale (I) | Reservorios de vida | Viene el lobo | Cercados por el miedo | Los derrotados | Día sin carro | Las escombreras | Literaturas marginales | Trípticos de la infamia | Santas no, por favor | Don Narcés | Libreros de viejo | Cargados de tigre | Tiempo perdido | Pactos ciudadanos por la cultura | Embriaguez de palabras | Ciudad perdida | El café en la boca | Sentidos comunes | Luz Marina Botero | Ojos invendiados | Memorias del día a día | El abrazo de la sombra | Érika Salazar | Pensar en grande |Patio trasero | Memoria de fuego | Tiempo reunido | Las lógicas del maniqueísmo | Los claroscuros de Multipropósito | Metal-Riff para una sirena varada | La vida es sagrada | Sociedad anónima | Doris Salcedo | Caminar es sagrado | Por quién doblan las campanas | "El Pájaro" Carpintero | Los caraduras | La otra mejilla (2) |La otra mejilla | Tu rostro mañana | Una aguja en un pajar | El café de Carlos | Pájaros grandes, bellos y fatigados | Miscelánea de ausencias | La mujer desnuda | Lunas nuevas | Fuego amigo | Histeria de hombres | El placer de mentir juntos | El sueño (in)tranquilo de los fundadores | El sueño intranquilo de los fundadores | También soy capaz | El inquilino | Carnaval Literario | Oportunidad para reflexionar | Café: Bienvenidos al pasado | Noticias de Gaza | Amores que matan | Quietismo suicida | ¿Cuál junta cívica? | Domingo sin sol | Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (2) | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.