Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 SENTIDOS COMUNES

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"No podemos seguir como enemigos jurados de la asociatividad"

Una buena parte de los problemas que tenemos como sociedad es que pensamos que los individuos nos van a salvar. Casi siempre abrigamos unas esperanzas desaforadas en la gestión de las personas. Ahora, de nuevo, como si el destino nos condenara a la repetición, se abre el debate sobre quién podría ser el mejor alcalde, el gobernador idóneo, y cómo nos gustaría que fuera el concejal o el diputado a elegir.

Y al final de la polémica, que es insulsa por impertinente, alguno dirá que necesitamos un líder honesto, y el otro concluirá, claro, que requerimos un gerente, haciendo el enlace forzado de ciudad con empresa, como lo instruye la cartilla del capitalismo salvaje, en medio de la tormenta neoliberal que todavía padecemos.

La eventual elección de prospectos de mesías en nuestra tierra es un refrito que dice de la falta de imaginación que nos gobierna. Además porque es la agenda impuesta por las mismas élites, con los voceros y los discursos del emprenderismo unipersonal. Los mismos con las mismas dicen las mismas cosas, y terminan en el embudo de un perfil improcedente. Todos nos mentimos, como si nosotros, en el reino de la plutocracia, pudiéramos escoger de verdad al victimario.

Orhan Pamuk, en la obra Estambul, nos cuenta de la enconada lucha de su ciudad por dejar atrás el pasado, el desplome del Imperio otomano, y por descifrar las claves de su futuro en Occidente. Y para hacerlo, para redescubrir su historia pero también su vocación, los intelectuales, apoyados por comerciantes, durante 30 años, se sentaron a escribir la Enciclopedia de Estambul, un proyecto desmesurado que daba cuenta de lo acaecido en las calles, en los tenderetes, en las plazas y en la relación de los ciudadanos con el Bósforo.

En ese bello libro dice Pamuk que "las repeticiones son el origen, la garantía y la muerte de la felicidad", y con esa oración significa que si bien las rutinas nos salvan del caos, el conservadurismo a ultranza liquida cualquier oportunidad de sufragar los gastos del deseo, es decir, de conquistar la gratuidad que requerimos para vivir.

No podemos en el Quindío repetir la historia de pensar que un ungido por electores condicionados va a cambiar lo que ya está inficionado en sus flujos vitales. Lo que se requiere es construir misiones conjuntas, que partan de configurar políticas públicas e intervenciones educativas a mediano y largo plazo: proyecto común de ciudad.

Por lo mismo, el Instituto de Bellas Artes de la Universidad del Quindío, Fundanza, Teatro Azul, Diálogo democrático, Palosanto, Batuta, Punto y Aparte, Relata, el Maqui, Calle Bohemia y otras instituciones y gestores nos hemos comprometido a construir unos sentidos comunes para las nuevas generaciones de quindianos.

Pensamos, en el colectivo Sentidos Comunes, conformado hace poco, que llegó la hora de reconocernos entre nosotros y de ejecutar proyectos que nos comprometan, juntos, en la educación y en la creación estética.

No podemos seguir como enemigos jurados de la asociatividad, en el papel de adversarios de los otros. Un Quindío distinto pasa por dejar de escuchar los monólogos repetidos en los áticos del poder: peroratas politiqueras y tecnocráticas que nos llevan a la debacle.

 NOTAS ANTERIORES

Luz Marina Botero | Ojos invendiados | Memorias del día a día | El abrazo de la sombra | Érika Salazar | Pensar en grande |Patio trasero | Memoria de fuego | Tiempo reunido | Las lógicas del maniqueísmo | Los claroscuros de Multipropósito | Metal-Riff para una sirena varada | La vida es sagrada | Sociedad anónima | Doris Salcedo | Caminar es sagrado | Por quién doblan las campanas | "El Pájaro" Carpintero | Los caraduras | La otra mejilla (2) |La otra mejilla | Tu rostro mañana | Una aguja en un pajar | El café de Carlos | Pájaros grandes, bellos y fatigados | Miscelánea de ausencias | La mujer desnuda | Lunas nuevas | Fuego amigo | Histeria de hombres | El placer de mentir juntos | El sueño (in)tranquilo de los fundadores | El sueño intranquilo de los fundadores | También soy capaz | El inquilino | Carnaval Literario | Oportunidad para reflexionar | Café: Bienvenidos al pasado | Noticias de Gaza | Amores que matan | Quietismo suicida | ¿Cuál junta cívica? | Domingo sin sol | Tierra batida | Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (2) | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.