Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 TIERRA BATIDA

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Poco a poco los procesos culturales y artísticos mueren, por inanición, como sucede en todo el Quindío"

Nada es tan difícil como mirarse en el espejo. Algunos optamos por no hacerlo, porque nos devuelve una imagen real: tanta verdad lacera el alma.

Calarcá fue fundada por un grupo de hombres y mujeres que advirtió, además de la buena vida del campo, la educación y la cultura como un estilo propio. De la misma manera que el civismo se convirtió en la campana que llamaba a sus gentes, el sistema político colombiano inficionó esas costumbres y deconstruyó los pilares de esa vieja casa.

La educación pública, que era nuestro valor agregado, por medio de los colegios San José, Robledo e Instituto Calarcá, hoy, a pesar de los esfuerzos de la mayoría de profesores en todas las instituciones, es el teatro de operación de fenómenos sociales que nacen de la perversión global de una sociedad que no sabe para dónde va. Calarcá hoy es tierra perdida. Tierra batida en la memoria.

Hace pocos meses la Corporación Nuevos Rumbos, con la iniciativa del Instituto de Bienestar Colombiano, hizo una encuesta de 5096 niñas y jóvenes, entre sexto y once grados, para medir el riesgo y las prácticas de consumo de alcohol, cigarrillo y otras drogas.

Se concluyó, por ejemplo, que el 41 % de los jóvenes se había emborrachado alguna vez, y que los rangos de consumo de alcohol, cigarrillo, marihuana e inhalantes, mostraban unas prevalencias mayores en Calarcá en comparación con las estadísticas nacionales. El 75.5% de los estudiantes de Calarcá había consumido alguna vez alcohol, mientras que en el resto del país era de 63.4%.

La prevalencia de consumo de marihuana, en el año pasado al estudio, arrojó que mientras en Calarcá un 13% de esa comunidad fumaba marihuana, en el país ese guarismo sólo llegaba al 7%. ¿Por qué los niños y jóvenes quieren enajenarse de la realidad?

Nada sería alarmante si los procesos pedagógicos y los culturales se estuvieran transformando, o si al menos estuviéramos de acuerdo en que Calarcá atosiga y resiente a los jóvenes, porque ellos no encuentran ofertas educativas de calidad y oportunidades para desarrollar sus talentos deportivos y creadores.

Poco a poco los procesos culturales y artísticos mueren, por inanición, como sucede en todo el Quindío, porque en este tiempo, a pesar del poder innovador de los jóvenes, los adultos echamos reversa y tendemos a glorificar una porción del pasado, la dimensión moral, justo la que se entregó a los desvaríos del presente.

El 29 de junio Calarcá, su alcaldesa Carolina Cárdenas Barahona, quien ha actuado con diligencia a pesar de los asedios de la politiquería, reconoció la labor literaria de Carlos Alberto Villegas Uribe; egresado de la Universidad del Quindío y de maestrías en otros lares, impactó con su poder creador el doctorado que culminó, con mérito, en la Universidad Complutense de Madrid.

Carlos Alberto, amigo cabal de sus amigos, enamorado de las calles de su infancia, dijo que Calarcá tiene futuro. ¿Cuál? Es difícil pensarlo así, de manera ideal, porque ahora pocos crecen sanos en esta tierra perdida. Tierra batida por la indiferencia.

 NOTAS ANTERIORES

Fuera de juego | Tierra de nadie | Prefiero no hacerlo | Perder es ganar un poco | El honor perdido de un país | La dignidad del "no" | ¿Para qué educar? (3) | El prestidigitador | ¿Para qué educar? (1) | Rara avis | Sale el espectro | El príncipe de Anapoima | Espejito, espejito... | Damas de helio | La misa ha terminado | Honor perdido | Se busca | El eterno femenino | En plata blanca | Ya viene el 25 de enero (II) | Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.