Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 YA VIENE EL 25 DE ENERO (II)

José Nodier Solórzano CastañoPor José Nodier Solórzano Castaño. (josenodiersolorzano@hotmail.com)

"Quince años después le prendemos velas a la incuria"

Pensamos, quince años atrás, que era el fin de los tiempos. Casi dos mil personas murieron, millares quedaron heridas, y muchos fuimos damnificados o víctimas de esa tragedia causada por la naturaleza pero también por nuestra imprevisión.

La muerte, cuando no es la propia, debería enseñarnos que la vida vale más de lo que percibimos en las mañanas cuando abrimos los ojos. Ese terremoto nos puso a prueba, y si bien pudimos reconstruirnos, nos faltó —nos falta— mucho carácter para resolver nuestra ambigüedad frente a una cultura de la muerte que nos atosiga, ya sea por omisión o por decisión de no respetar la vida.

En el año de 1998 la violencia arreciaba en el país, y fuimos testigos de hechos inefables de barbarie. Recuerdo que en febrero de ese año en Fómeque, las Farc, después de una matanza de soldados, sembraron una granada en los genitales de un muerto, la hicieron explotar, asesinaron a otros colombianos y con ese acto demencial aumentaron sus guarismos de muerte.

El Ejército de Liberación Nacional, en octubre, para sabotear un oleoducto, asesinó a 84 personas y dejó 30 heridos en el corregimiento de Machuca: masacre atroz. Las Farc, a sangre y fuego, perpetraron la toma de Mitú, secuestraron 61 uniformados y gritaron ese día la victoria de un ejército regular.

¿Qué aprendimos del 25 de enero y de la misma muerte que se levanta invicta aún, ya sea por la desidia del Estado o por nuestra voluntad?

A veces pienso que nada. Hoy, los quindianos si bien podemos mirar con orgullo en términos generales el proceso de reconstrucción —excepto en Calarcá— poco sabemos de prevención de desastres. Nuestros cuerpos de atención de emergencias, bomberos, Defensa Civil y Cruz Roja, son entidades marginales.

En Kobe, en enero de 1995, con un intensidad de 7.3 en la escala de Richter, Japón vivió su más poderoso terremoto desde el ocurrido en 1923. Ese 17 de enero, después del sismo que duró 20 segundos, murieron 6.434 personas. De entrada los japoneses, que brillan por su orgullo patrio, no aceptaron ayuda internacional.

Pero el tema que me interesa relievar es que desde ese momento Japón reinventó su sistema de prevención de tragedias, reforzó vías de comunicación, centralizó su información, fabricó despensas comunales de agua y alimentos, dispuso de refugios antisísmicos en parques públicos, y se preparó para lo ineluctable: otro terremoto. Además, construyó un monumento conmemorativo y una señal de luz se enciende cada diciembre en el parque Higashi Yuenchi.

La mezquindad de los quindianos que atacan el proceso de paz, o la negligencia de quienes no nos organizamos para enfrentar los posibles efectos de un nuevo sismo, refuerza una cultura de la muerte que pensamos no nos concierne. Ilusos.

Quince años después le prendemos velas a la incuria. Estamos ocupados: algunos quejándonos como plañideras, otros —los dueños del poder— pensando en cebar sus listas y voticos.

 NOTAS ANTERIORES
Ya viene el 25 de enero (I) | Sombra de uñas largas | Se necesita sangre | Calarcá S. A. | El mesías nunca llegará | Reconciliación de dos mundos | Textículos | Nos piden auxilio | Bodas de sangre | La economía naranja | Los significados de Amparo | Los cruzados de la guerra | La alegría de leer | Artes visuales | Que nadie llore después | Nada es broma | Lobos al acecho | Adán engaña a Eva | ¿Casa quindiana? | "Yo tengo un sueño" | El camaleón | Las traiciones del liberalismo |

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.