Cargando...
Logotipo calarca.net

LA NOTA DE JOTA

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
CLARO QUE SÍ: CONDENAS EJEMPLARES

José Jota Domínguez GiraldoPor Jota Domínguez Giraldo.
jotajotadominguez@gmail.com

Ha sido muy dura para una sociedad civilizada y organizada, la noticia de la cruel muerte por asesinato sufrida por la niña Yuliana Samboní, a quien sus padres llevaron del Cauca a Bogotá huyendo de la violencia y para superar la dureza con que la vida les trataba en la tierra de sus orígenes.

Es verdad que la noticia es muy dura. Quién creyera que los que hoy se llaman o autocalifican de la alta sociedad, puedan mostrar tanta perversidad, abusando de ser calificados o consagrados a esa condición, que cuando se destapa muestra todo lo nefasta que es, para consagrarse finalmente en crímenes o delitos que perpetuados en el tiempo, nos resistimos a olvidar.

La perversidad de esa sociedad mimada por el resto de la sociedad, con ventajas que nadie les dio pero que se les permite tomarse, debería ser bien revisada por los organismos de control y de castigo. Un arquitecto, cuya sola condición de universitario, es decir, de estar escalones por arriba de grupos sociales, debe dar la mínima garantía de que no ofrece peligro para la sociedad. Pues qué equivocados estamos todos. Con una forma de actuar que aterra, contra una niña, menor de edad, infantil, genuina, ingenua, nos dice claramente que la conducta de ese hombre es propia de un ser que no puede vivir en sociedad y que debe ser separado de ella. Pero no se crea que es el único.

El Papa Francisco, máximo rector de la iglesia católica y que tiene tantos seguidores en Colombia y en el Quindío ha venido desde el año 2015 fustigando con fiereza a todos aquellos que se quisieron integrar a la iglesia ya sea en calidad de sacerdotes y obispos y cardenales, para a través de esa categoría, abusar de menores de edad, sobre todo niños varones, y accederlos y violarlos carnalmente y claro, por qué no, provocarles la muerte a través de enfermedades o suicidios. Ese también es un asunto que tiene que debatirse y duro, pues hoy desde los púlpitos se condena al sujeto Uribe Noguera por la muerte de la niña Yuliana, pero se ignora con premeditación al Papa Francisco cuando condena a quienes desde los púlpitos han cometido toda clase de fechorías que el Papa condena y que la sociedad también debe contar y destapar y juzgar y condenar.

Ambos son delitos contra la humanidad. Violar, ultrajar y asesinar a una niña menor de edad, muestra el grado de descomposición en la que está cayendo la llamada alta sociedad. Sacerdotes violando niños y descontrolándolos por el resto de sus vidas, es también un delito gravísimo que debe ser condenado con la misma dureza que hoy se hace contra el arquitecto bogotano. Por eso, cuando escucho en los templos católicos a los sacerdotes condenando las actuaciones de los seres descarriados y alejados de Dios, recuerdo al Papa Francisco exigiendo castigo para aquellos que cobijados por la iglesia católica, abusan de la grandeza de Dios y por qué no decirlo, de su misericordia, misericordia que les ha llevado a importantes escalones dentro de esa sociedad. Castigo para ambos; la mayor condena civil para el arquitecto y el mayor castigo de Dios para esos sacerdotes, obispos o cardenales sinvergüenzas. Que se conozcan.

NOTAS ANTERIORES