Logo
Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
LA PULGA EN LA OREJA
 EDITORIAL

La historia no nos proporciona ningún ejemplo de algún pueblo manejado por religiosos que mantengan un gobierno civil libre. (Tomas Jefferson).

Vigente a pesar de los años, esta sentencia dice sin rodeos lo que ocurre en Calarcá. Sobran argumentos y saltan a la vista consecuencias de un gobierno religioso en sus prédicas y político en la calle. Política y religión son mezcla más peligrosa que alcohol y gasolina, se reitera esta idea para quienes ciegos de fanatismo encuentran iluminación donde sólo hay sombras y engaño. El llamado a todo calarqueño que se respete consiste, para próximas elecciones, en votar por personas con criterio definido, respecto de sus ideales políticos y dueños de un culto religioso interiorizado porque las cosas del espíritu, las de Dios, se llevan en el alma, son nuestras y del Supremo en secreta confesión. Nada hay más detestable que ver fariseos de toda laya dándose golpes de pecho, pero desvirtuando sus manifestaciones con decisiones grupales, clientelistas y sobre todo de secta. No funcionaron Cultura ni Educación, los encargados de estas áreas son simplemente prosélitos, ovejas de un aprisco donde sólo hay uno que manda y habla. Para colmo de males se dice que a falta de reelección, perfilan como candidata al primer puesto municipal a la Señora del hoy Alcalde, eso quiere decir otro período para los mandamases actuales. Suenan alarmas y timbres para los ciudadanos de nuestra villa para que despierten y cambien con su voto, un estado de cosas que no conviene al interés colectivo.


Lamentamos el fallecimiento del Dr. Maximiliano Gil Lasso, prestante profesional de nuestra Villa.


¿Cuándo tendremos noticias gratas como la de recibir en la biblioteca los libros de la Fundación?

 PRURIGINOTAS

Por: Luis Fernando Ortiz

Allá, en lontananza empieza a vislumbrarse albores de nuevas elecciones, como impelidos por soplos divinos, aparecen mesiánicos salvadores, con señuelos para atraer incautos; desempolvan originales, novedosos e innovadores proyectos del teleférico a Peñas Blancas y el Espejo de agua del Santo Domingo.

Ya no prometerán deshidratadora. Esa promesa cumplió su cometido: el municipio adquirió antiguo depósito de Telecalarcá por $250 millones de pesos para guardar ratas, murciélagos y otras alimañas ¿protección de flora y fauna autóctonas?

Tampoco podrán promover el teleférico a Peñas Blanca. Antes, deben quitarle el estigma de "alto riesgo" con el que se bautizó la región; buscaban aterrorizar los campesinos de La Virginia; venderían barato y ahí sí, los empresarios entrarían a construir el teleférico. Agraciadamente no comieron cuento.

Queda el Espejo de Agua del río Santo Domingo. Parece que el Senador lo quiere cambiar por el Ministerio de la Familia Burocrática. Mejor dicho, se están quedando sin argumentos nuestros recursivos políticos (¿?)

Tienen que echar mano, otra vez, del tan manido cuento: "acabar con la pobreza y deserción escolar (analfabetismo)", "mejorar salud, vivienda y seguridad", en fin, lo mismo de cada cuatro años y, que de cumplir se quedarían sin argumento alguno para futuros comicios.

Lo raro es que suben al poder y empiezan a hacer todo lo contrario de lo prometido. Sacan ases de la manga. Si hubiesen anunciado esas triquiñuelas en sus campañas, nadie hubiese votado por ellos.

¡Imagínense un candidato, en la galería, prometiendo a yiperos que los reemplazaría por empresas traídas de la Costa, para transportar estudiantes rurales!

¿Se imaginan un candidato que promete al pueblo terminar el contrato del Alto del Río con Comfenalco sin saber qué hacer luego con ese terreno?

Votarían por alguien que promete endeudar al Municipio por hasta 12 mil millones de pesos para entregar la mitad a Multipropósito, como si no fuese suficiente el actual contrato (leonino) vigente.

¿Aplaudirían a alguien que promete vender la Casa de la Cultura, el Edificio del Concejo Municipal, La Escuela Uribe, etc., sin saber a quién ni qué va a hacer con ese dinero?

Un pueblo engañado por sus dirigentes es un pueblo frustrado; se torna inseguro, violento y autorizado para obrar de igual manera; o sea para engañar, mentir, asaltar en la buena fe, incumplir. El pueblo es fiel reflejo de sus dirigentes. La política es algo tan serio que no debe ser manejada por politiqueros.

Es tan grave no cumplir lo prometido como hacer cosas que ni siquiera se habían mencionado. Eso tiene una mala presentación, da la impresión que se estuviese engañando al elector. Se delinque así, por omisión y por acción.

Qué bueno sería que aspirantes a Alcaldía y Concejo tuvieran ideas claras sobre necesidades del municipio y no las de ellos. Así evitaríamos improvisadores haciendo babosadas en dichos cargos y el municipio con el San Benito de tener que aguantar su mediocridad cuatro años, ya que son irremplazables durante todo ese tiempo y ellos lo saben.

Exijamos a los candidatos elegidos claridad en sus ideas y pensamientos. Procuremos que los organismos de control cumplan con su deber; ¡denunciemos mediante veedurías efectivas!


"El amor es la fuerza que dirige los valores supremos de la vida humana: el poder de la verdad, del conocimiento, de la belleza, de la libertad, de la bondad y la felicidad"
Pitirim Sokoren

 RUTA LIBERTADORA

En la "ruta libertadora" no vimos:

Representantes de los cuatro millones de desplazados por paras y guerrillas.
Recicladores desplazados por Tom y Jerry.
Mineros desplazados por transnacionales.
Corteros de caña desplazados por industriales del biocombustible.
Representantes de los falsos positivos.
Productores y consumidores de leche y arroz desplazados por intermediarios especuladores.
Representantes de indígenas y negros que apenas sobreviven.
Desplazados por Bancos corruptos y mercaderes de la salud (EPS).
Desplazados por desempleo, hambre y pobreza.

Sólo estaban representados 9.200 de los 47 millones de compatriotas. Esos pocos poseen cada uno patrimonio superior a tres mil millones de pesos y por ello pagan impuesto de guerra. ¿Será por eso que algunos Deschave(z)tados aseguran que aún no hemos sido libertados?


"La única y verdadera felicidad nace de esforzarnos por lograr un propósito"
William Cooper

 BANDEJA PAISA

Por: Juan de J. Herrera González

Para quienes vimos el desfile del 20 de julio, máxima fecha nacional, nos queda evocar años cuando cada uno de nosotros sentía la patria en sus venas y este acontecimiento era reto para nuestras instituciones que mostraban su amor por Colombia, con alguna marcialidad y con gran respeto e hidalguía.

El 20 de julio, vimos Administración y Concejales del Mira, en recocha por las calles de la ciudad.

Los colegios, por lo menos salen, no tienen bandas marciales y menos aún saben caminar en desfile. Creemos que para recochar hay otros eventos.

A la Defensa civil se agradece su presencia en el desfile, buen uniforme y disciplina creemos que no debían salir porque la alcaldía los tiene olvidados a pesar de existir orden del Tribunal Administrativo para que el Alcalde arregle las instalaciones. No queda sino demanda por "Desacato"

La Televisión colombiana se enteró de que en Calarcá, hicieron puentes donde no se necesitan y nos mostraron como pueblo derrochador e indolente donde a nadie le importa nada.

Es hora de planear obras de verdad como el anillo vial de la 46 que incluye el famoso puente por donde no pasa nadie.

Arreglar el feo parque regalo de una gobernadora que se dijo amiga del pueblo pero, cuya dádiva parece de la peor enemiga de Calarcá.

Después del Alcalde Orozco Jaramillo que regaló el acueducto y hoy vive de regalías, los demás, hicieron y rehicieron andenes como forma de mostrar una obrita acorde con el presupuesto.

El Alcalde iluminado de ahora quiere hacer más andenes en la 25, muy amplios, desde la plaza hasta Las Partidas. Parece que en su administración se aumentaron los peatones al doble. Los otros alcaldes gastaron quinientos millones en andenes este, se va a gastar cinco mil milloncitos.

Le pedimos al Señor Alcalde que piense seriamente en las obras que va a dejar: haga otro parque para que la miscelánea ciudadana del actual, tenga alternativas. Es posible que algunos vendedores o músicos y tal vez jubilados vayan a dormitar allá y tengamos una plaza de ciudad.

Viernes y sábado en la 41, es algo para sonrojarse por la cantidad de menores consumidores de alcohol, tabaco y otras arandelas, que pululan en esos linderos. No le pedimos a la policía control, les lloramos para que hagan algo por esos niños.

Las carreras 23 y 26, aledañas al parque de Bolívar son sitios donde atracadores y ladrones viven a la espera de quienes visitan el centro de la ciudad. No hay seguridad democrática ni de las otras.

Calarcá insólito: en el encuentro de escritores, a petición de un participante, se hizo un minuto de silencio por Michael Jackson. No faltará quien traiga la iglesia Maradoniana.


"Unirnos es un comienzo. Mantenernos unidos es un progreso. Trabajar unidos es un éxito"
Anónimo.

 EJEMPLOS DE VIDA: LIBANIEL MARULANDA VELÁSQUEZ

Por: Janet Duque Cuéllar

Libaniel Marulanda VelásquezLibaniel Marulanda Velásquez, escritor, autor y compositor, nació en Calarcá. Ganador de cuatro primeros premios nacionales de cuento y una docena más en segundo y tercer lugares. Varios de sus relatos se incluyen en nueve trabajos colectivos, refererenciados por la crítica literaria en los libros: Breve historia de la literatura del Quindío, Primer concurso de cuento innovador, Cátedra de la quindianidad-Tomo 1, la narrativa del Quindío y Didáctica de la narrativa quindiana. En el año 2000 produjo un disco compacto. Fundador y director de la agrupación musical Los muchachos de antes, y de la revista musical Poetango.

Este hombre de letras y de música que a través de su estilo, de sus personajes y de sus temas folclóricos, cató su buen gusto, su humor aldeano, único en su género dentro de la historia de la literatura quindiana.

Los cuentos de Libaniel, penetran en el alma de los seres y de las cosas y constituyen una entidad inconfundible y eterna. Hablo de la sensibilidad de la emoción o capacidad de sentir, en la que es exquisitamente rico el autor de "Al son que me canten cuento."

¿Quién fue primero, el escritor o el músico?
- El músico

¿Dónde nació Libaniel Marulanda?
- Calarcá, septiembre 1 de  1947

¿Recordemos algo especial de su infancia en torno a la música?
- Cantar en Radio Cultural de Calarcá, en competencia con Simeón Báquiro, quien me ganó.

¿De igual manera recordemos algo fundamental en su niñez, en torno a la literatura?
- La lectura de dos libros: Cuentos nórdicos y Mitología griega, versión para niños, a los nueve años.

¿Le apoyaron sus padres en ambas actividades?
- Sí.

¿Cuál de estos dos talentos empieza a desarrollarse primero?
- Creo que la música.

¿Qué cantantes escuchaba desde niño y adolescente?
- Toda la música que llegaba al Quindío y se oía en las emisoras: Desde la zarzuela hasta los clásicos de la música tropical.

¿Cuál fue el primer instrumento musical que llegó a sus manos?
- Unas maracas.

Relate algo sobre sus estudios.
- Sólo fui buen estudiante un par de años: el primero chichigua y el cuarto primaria. Hice seis primeros de bachillerato en cuatro años, distintos colegios y no logré pasar nunca de ahí.

¿El músico y el escritor han sido antagónicos alguna vez?
- Creo que no, porque bien pronto aprendí a conciliar lo uno con lo otro. Desde hace treinta años descubrí lo importante que es la literatura y la poesía en el tango.

¿Cuál es la música que lo conmueve?
- Con especial fuerza, los conciertos para piano y el tango contemporáneo.

Háblenos de "Los Muchachos de Antes"
- Es una larga historia, que superó los treinta años. Calarqueños: Simeón Báquiro y Guillermo Vanegas. Lo fundé en Bogotá, en 1979, pero desde el año 77 ya tocábamos con otros nombres, como "Los del tango" y "Los de Ayer".

¿Cuál es en su memoria la música quindiana y calarqueña por los años 60 y 70?
- Está más ligada a mi primer encuentro con la Bogotá de los sesenta: Los T.N.T. ("Tienes eso, eso, eso...") y Rocky Pontoni "Qué solitario estoy". Un poco después comencé a tocar en acordeón la música de baile: Aníbal Velásquez, Los Teen Ager´s, aunque también fui baterista del primer grupo Rock del Quindío (1963) "Los Stars Boys", promovido por Evelio Ocampo Zapata de Radio Estrella. La bulla de los años setenta me pasó por un lado porque me dediqué por entero a la música revolucionaria y al teatro callejero.

¿Cuáles de sus amigos músicos son inolvidables para usted?
- Javier Duque, de Armenia, Guillermo Vanegas y Simeón Báquiro de Calarcá, Flavio Escobar de Bogotá, y Roberto Mancini, (el argentino, cantante de Alfredo de Ángelis) por haber sido mi guía y maestro en la apreciación y experiencia con el tango.

¿Cuándo hizo su primera composición musical?
- Por allá cuando tenía diez años, estaba enamorado de una monita llamada Aleyda, y mientras recorría a pié el trayecto Calarcá-Armenia. Aún recuerdo la melodía y la letra. Nunca la he tocado en público ni grabado. De esa niña también estaba enamorado mi mejor amigo y vecino de entonces, Javier Duque, mi primer compañero en la música.

¿Cuál fue su primer texto literario?
- Creo que una carta declaración que le envié a Dora Rey, luego de amarla en silencio dieciocho meses, cuando teníamos 16 años. Fue mi primera novia y estuve casado con ella desde 1971 hasta 1997.

¿Ha escrito poesía?
- Infortunadamente para la literatura quindiana sí, aunque me cuido mucho de mostrarla. No obstante, gané un segundo lugar en un concurso nacional cuyos jurados fueron José Luis Garcés y Fernando Linero, en Bogotá, por allá en 1993.

¿Cuál puede ser la diferencia entre una composición suya y un poema?
- Creo que el autor y compositor de una canción debe conciliar con el rigor que impone la poesía y tratar de ser entendido por el mayor número de personas. Es decir, no ser crítico, hermético. Toda canción debe defenderse como poema pero no aparentar serlo. No me creo ni me considero poeta: sólo músico, y autor y compositor con algunos años de kilometraje y vivencias encima.

¿Quiénes apoyaron al músico con su crítica y sus enseñanzas?
- Mi mamá y un amor de ella, un hombre culto y sensible que me regaló los primeros libros y me hizo escuchar las primeras piezas de música culta. Luego, a los quince años, que celebré con mi primer acordeón, siempre tuve la complicidad materna que sólo alcanza a tener un hijo único a quien su padre no quiso reconocer. Por suerte tuve un padre sustituto que me llevó de la mano a conocer el hielo en Macondo.

¿Quién es el escritor?
- Ya lo dije: Se llama Saúl Parra, vive aún. Tiene 91 años y fue un acaudalado comerciante de café.

¿Quiénes lo apoyaron cuando comenzó a escribir?
- Aparte de Saúl Parra, quien también ha escrito cuatro libros, un profesor llamado Emilio Noreña, del colegio Rufino de Armenia, cuando repetía los primeros de bachillerato.

¿Cómo llega Libaniel al tango?
- Como resultado de una crisis ideológica, existencial, volví la vista hacia atrás y me reencontré con la música que escuchaba en los bares de Armenia. Descubrí entonces la calidad formal y temática del tango, leí y me metí de lleno en el ritmo del dos por cuatro como cultura, conformé con varios amigos un grupo elemental de tango y tuve la osadía de pedirle trabajo al dueño de un prestigioso boliche argentino de Bogotá, el cantante Roberto Mancini, quien nos admitió al bajista, Daniel Díaz y a mí. Debo confesar que entré al tango por la puerta grande y eso fue una fortuna.

¿Es más dedicado a su oficio el Libaniel cuentista o el Libaniel músico?
- Siempre se han alternado esas dos pasiones. Para mis amigos músicos soy un escritor aceptable y para mis amigos escritores, un buen tanguista.

¿Qué tipo de música compone?
- En muchos ritmos, pero creo que lo mejor que podría hacer, ya al final de mi paso por este furibista valle de lágrimas, es componer tangos, porque descubrí, un poco tarde, que donde mejor se acomoda la poesía es en el tango.

Tengo interés en conocer los títulos y fechas de su discografía personal
- Si por discografía personal se refiere al trabajo fonográfico, es así:
1979 Larga duración "Los de Ayer en la Taberna de Sancho"
1982 L.D."Recuerdos" con "Los Muchachos de Antes"
1985 Miniplay: "Bar Pereira" con "Los Muchachos de Antes"
1986 L.D. "Viaje al ayer” con "Los Muchachos de Antes"
1999 C.D. "El Yipao y otras canciones" con Álvaro León (composiciones mías)
2004 C.D. "Poetango" con Ana Patricia Collazos
2006 C.D. "Romance de barrio"  con Álvaro Perdomo

En cuanto a composiciones, no sé la cifra exacta. Existen muchas que nunca fueron cantadas por nadie y como hace mucho tiempo que perdí la voz, quedaron por ahí, simplemente abandonadas. Presumo que son unas cincuenta.

¿Dónde publicó su primer cuento?
- En un libro llamado "Escritores y poetas del sector oficial" editado por el Departamento Administrativo del Servicio Civil por allá en l980. Mi primer cuento resultó ganador del concurso. Sólo me gusta publicar cuentos, en lo posible, que hayan sido fogueados y ojalá premiados.

¿Siempre lo acompaña el humor negro en su vida cotidiana?
- Creo que sí, y gozo con ello, porque he hecho del realismo pesimista toda una actitud ante la vida. Sigo al pie de la letra uno de los principios de Murphy: "Si algo puede ir mal, con toda seguridad irá mal". No estoy seguro de la exactitud de la cita. Mi libro de cabecera es "Manual del pesimista", que justo en este momento no encuentro para citar el nombre de su autor.

¿Qué escritores contribuyen a formarlo como cuentista?
- Todos pero ninguno de manera notable, digamos. Creo que he sido ecléctico en eso de las influencias.

¿Ha intentado escribir novela?
- No. Y creo que siempre seré cuentista. Me siento a gusto con ese género. De todas maneras, si algún día lo hiciera, estoy seguro de que mi novela sería breve, no más de 120 páginas.

¿Qué significan para usted sus numerosos premios literarios en cuentos?
- Alguien, alguna vez, me recriminó por ese hecho, como si fuera indebido. Le contesté entonces que, dado que no tuve estudios formales, ni siquiera soy bachiller, mi nivel académico es de primero (once se dice, creo), es decir, para no echarle la culpa de mi ignorancia a nadie, me considero un autodidacta. Entonces, los premios nacionales obtenidos son esos grados académicos que no pude lograr en la educación formal, una especie de venganza contra la adversidad que me impidió alcanzar un título, una profesión.

¿Cómo influyó en su escritura el primer concurso nacional de cuentos que ganó?
- Pasado el furor, la alegría, comprendí que bien podía escribir otro y otro, pero como no he sido un ser disciplinado (por eso tampoco aprendí gramática musical), dejé pasar casi diez años sin hacer nada serio ni constante. Es decir, he marchado a paso de tortuga por el camino de la literatura y del cuento. El hecho de ganar, fuera del Quindío me ayuda a tener una moderada dosis de optimismo literario.

¿Cuáles son sus temas narrativos recurrentes?
- Imagínese que a los ocho días de haber recibido, en mis quince años, el primer acordeón, comencé a tocar con los amigos del colegio, a ir a animar fiestas; luego a trasnochar, a conocer toda la vida nocturna de Armenia y Calarcá, con su caudal de trago, bohemia y mujeres bellas alegres; a vivir la noche, estar rodeado de noctámbulos y músicos con sus historias… ¿Qué otro tema podría ser tan rico, vivido y sufrido por mí? En la música, la bohemia, la noche y los músicos tengo una cantera inagotable. Sólo tengo que escarbar un poco...

¿Cómo nacen sus cuentos?

- Ante todo, como resultado de la recreación de situaciones reales y dentro del contexto histórico y geográfico al que me debo como ser humano.

¿Tiene alguna disciplina cómo escritor?
- Creo que la única es no publicar cuentos mientras no hayan concursado y obtenido algún reconocimiento. No tengo horarios, ni fecha, ni calendario, como cualquier caballo viejo y con ganas.

¿Qué le evoca la palabra Marcelia?
- Si usted toma un lápiz y tacha cada letra que sea común a la palabra Armenia o Calarcá, descubrirá que Marcelia es la unión de las dos ciudades que amo.

¿Hay mucho de autobiográfico en sus cuentos?
- Sí, pero mucho menos de lo que la gente se imagina. Siempre he sentido una atracción estética hacia el monólogo y creo que el uso de la primera persona me permite desarrollar mejor algunas historias, por lo cual ese punto de vista narrativo le confiere el aire autobiográfico a muchos de mis cuentos. En la realidad y a menudo me meto en la piel de personajes que son diametralmente opuestos a lo que soy y pienso.

¿Cuáles son los mayores problemas formales que afronta como artista?
- La ignorancia de muchas cosas, dadas mis particulares carencias académicas.

¿Tiene alguna obra literaria para publicar?
- Este año, luego del maravilloso redescubrir a la Calarcá de mi infancia, me impuse la tarea de escribir una crónica semanal que, por suerte y hasta ahora, he cumplido, en "La Crónica del Quindío". Sumadas las 21 publicadas este año a otras anteriores, me encuentro con que tengo material para optar a la edición de un libro de crónicas, quindianas en su mayoría, lo cual le da coherencia y posibilidades de ser leído.

¿En que periódicos y revistas publica sus cuentos?
- En varios, aunque no en la cantidad ni con la calidad editorial que quisiera.

¿Qué salvaría de la antigua literatura quindiana?
- La narrativa de algunos, fundacionales por lo demás. De los poetas, muy pocos, en ese mismo orden de ideas.

¿En este momento de su vida qué escritores foráneos lee y admira?
- Comencé a leer desde los cuatro años... pero ahora no me corche, me he vuelto pésimo lector, considere mi propensión al sueño. Admiro a tantos que tendría que usar un buscador de Internet para recordarlos.

¿Lee las obras literarias que publican en el Quindío?
- En la medida en que esas obras consiguen remover la pesadez de mis párpados.

¿Si un crítico extranjero se interesara en la producción narrativa quindiana contemporánea, cuáles autores le recomendaría usted?
- Le aconsejaría que se diera una vueltica por el mundo y regresara en unos diez años. Creo que los buenos narradores apenas están calentando el brazo.

¿Se puede hablar del nuevo cuento quindiano?
- Sí, pero dese también una vueltica.

¿Cuáles cuentistas relee usted?
- Bierce, Saki, Cortázar, Chejov, García Márquez, Julio César Londoño, Fuenmayor y un larguísimo etcétera, aunque llevo demasiado tiempo sin leer cuentos, con la excepción de la generación de Renata del Quindío.

¿Ha ganado dinero más como escritor o como músico?
- Es obvio que como músico, ¿no le he contado que trasnoché 16 años en Bogotá, haciendo hasta cuatro shows diarios?

¿Qué importa más en el cuento, el personaje o el ambiente en el que este se mueve?
- Bien pronto aprendí algo de uno de mis grandes maestros de literatura, Eutiquio Leal: cada cuento se dicta a sí mismo sus reglas. Un ejemplo, para algunos, mi cuento "La luna ladra en Marcelia", tiene un predominio del ambiente. En otros es el personaje, que bien podría ser el de "Navidad en Eisleben". En uno y otro caso, creo que por sobre todas las cosas del cuento debe imperar la acción. Un cuento donde no pasa nada, simplemente no es un cuento.

¿Corrige mucho sus textos?
- Cada día menos, y no sé si sea defecto o cualidad.

¿Le muestra sus cuentos a alguien, para recibir algún comentario antes de publicar?
- Como dice Atahualpa Yupanqui en Los ejes de mi carreta: "Tenía pero hace tiempo / ahora ya no tengo na".

¿Qué satisfacciones ha recibido como columnista de La Crónica?
- Las frases alentadoras, de frecuencias dominicales y acompañadas de varios tintos, de Óscar Zapata, el amigo que más me ha dado pedal.

¿Qué opinan el músico y el escritor que conviven en usted, de sus inclinaciones políticas?
- Que estoy donde quiero y donde debo estar: al lado y con la sensibilidad de la mayoría de los artistas e intelectuales de este pobre y obnubilado país de los realitis y los falsos positivos, es decir, con el Polo Democrático Alternativo.

 EDICIONES ANTERIORES
30-ene-06 | 15-feb-06 | 28-feb-06 | 12-mar-06 | 30-mar-06 | 15-abr-06 | 30-abr-06 | 15-may-06 | 31-may-06 | 30-jun-06 | 30-jul-06 | 15-ago-06 | 31-ago-06 | 15-sep-06 | 30-sep-06 | 15-oct-06 | 31-oct-06 | 15-nov-06 | 30-nov-06 | 15-ene-07 | 31-ene-07 | 15-mar-07 | 31-mar-07 | 15-abr-07 | 30-abr-07 | 30-may-07 | 30-jun-07 | 30-jul-07 | 30-ago-07 | 15-sep-07 | 30-sep-07 | 15-oct-07 | 31-oct-07 | 30-nov-07 | 31-dic-07 | 31-ene-08 | 29-feb-08 | 31-mar-08 | 30-abr-08 | 31-may-08 | 15-jun-08 | 30-jun-08 | 31-jul-08 | 31-ago-08 | 15-sep-08 | 30-sep-08 | 30-oct-08 | 30-nov-08 | 01-ene-09 | 01-feb-09 | 01-mar-09 | 01-jun-09 | 01-jul-09 |

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
YIPAO
Yipao
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.