Logo

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de VisitasespacioCompartir esta página en FacebookespacioRecomendar en Twitter
espacio
LA PULGA DILETANTE
 EDITORIAL

Dos formas realmente concretas de lograr desarrollo y turismo son: trabajo y cultura. El trabajo como fuente imprescindible para organizar la familia y, la cultura, como cimiento para mostrar una sociedad con garantía de civilidad y cohesión. Estos principios básicos son del conocimiento general sin embargo, no reciben por parte de quienes dirigen la administración el interés necesario. Quien trabaja y recibe su salario no espera ni quiere dádivas gubernamentales. Cuando una región puede mostrar su cultura fruto del trabajo de generaciones, se convierte por sí misma en tierra digna de conocer. Los proyectos oficiales no apuntan a resolver esas dos premisas, nuestros directivos siguen convencidos que el asistencialismo y la irrigación sin sentido de regalías resuelve problemas. Con trabajo y Cultura, las dificultades se superan en conciliación ciudadana.

 EL ATAÚD DEL MORRO

Juan de J. Herrera G.

El ataúd del morro

Cuando la juventud reta a grupos en proyecto de próxima hombría, aparecen desafíos ineludibles, presiones de grupo que terminan por embarcarnos en empresas de las cuales sacamos la mejor de las veces, moretones, reprimendas, castigos y marcas indelebles. Acaso dieciséis años sean proyecto de hombre pero, en otras épocas siendo tan distante la mayoría de edad, -21 años-, ser hombre tiene mapas con itinerarios a cumplir so penas de aparecer en lista de individuos sin garantía de masculinidad.

Calarcá tiene un sitio denominado EL MORRO, pequeña altura que descansa sobre un terraplén donde un cura medio loco, el padre Villa, hizo un estadio que por estar finalizando la calle de las palomas, a nadie se le ocurrió otro nombre y quedó Estadio "LAS PALOMAS", sobra decir que no había palomas pero si, muchos tominejos o colibríes, desde allí se divisa el pueblo y por siempre ha sido lugar turístico, calentadero de novios pobres y guardián de leyendas e historietas populares.

Estudiantes de la Escuela Girardot, barra de muchachos de antes, próximos a pasar al gran Colegio Robledo, nuestro corro para no decir pandilla, tenía aparte de fútbol, aguerridos muchachos que desafiaban peligros insondables tales como enfrentar fantasmas de arraigo popular.

Algunos, una tarde luego de recochar con balón prestado, oímos terrible historia contada por el viejo Pacho, cuidandero del Estadio: "En noches de viernes santo, exacto a media noche, desde el morro baja rodando un ataúd que llega hasta la mitad de la cancha y allí, se abre, salen llamaradas y azufradas nubosidades, producto de un muerto sin nombre que busca sosiego por haber sido enterrado fuera del cementerio".

Aquel cuento, con la visión hecha entre todos, fue reto para este equipo de guapos adolescentes, imberbes en tránsito de machos similares al berraco de la Tebaida, capaces de robarle poder al diablo, llevar la carta a García, en fin, dispuestos a todo por bueno, malo o aterrador que fuese.

La proximidad de Semana Santa, fue imán para enfrentar a semejante aparición, incapaz de derrotar a este puñado de valientes dueños de fuerza física y valor moral acrecentado por rezo de rosarios a granel, comunión mensual y obediencia en casa, factor determinante para ser enlistados en relación materna como niños buenos y por tanto, inmunes a cualquier espanto, por extraño o bestial que anduviese por estos lares.

¡Jaramillo!, presente; ¡Giraldo!, presente; ¡Gómez!, listo; ¡Herrera! Firmes; López, Camargo, Rojas y Rodríguez, todos sin falta, prestos a cualquier orden. Son las ocho, dijo nuestro líder, el más fuerte, por supuesto. ¡A las 11:30 de la noche iniciamos acercamiento al Estadio, por el lado de la cancha de básquet, nos apostamos bajo tribunas de sombra, construidas en guadua. Vamos en orden de estatura y esperamos, sin hablar una palabra, "cuando baje el catafalco; cuando se abra, gritamos en nombre de Dios y arrojamos frascos con agua bendita, eso será suficiente para acabar con esa pesadilla satánica y procurar descanso a esa alma que vive como el Judío errante cargando una pena inmerecida, pero, nosotros lo salvaremos de ese tormento! ¿Entendieron?" ¡Listo! contestó el coro.

Falta un cuarto de hora para media noche, colocados tal cual, sin el menor ruido, para no despertar a Pacho, iniciamos la vigilia, nuestra espera para esa batalla en contra del más allá alentados por la finalidad y especialmente, por los frascos de agua bendita que tenemos a mano y en estos momentos son nuestro poder, escudo invencible: Me siento cruzado de honor con yelmo, escudo y armadura capaz de derrotar a Satanás y su séquito ardiente. La luna perfila espectralmente el morro, sitio donde están nuestros ojos, el corazón y el alma. Desde mi puesto, respirando fuerte, escucho a otros, tragar saliva; al parecer, les falta aire porque hacen esfuerzo por llenar sus pulmones. Faltan diez minutos, Jaramillo en susurro entrecortado pregunta si nos encontramos bien. Imagino que en momentos viene desde arriba entre llamaradas infernales el ataúd hirviente, con sus quejidos fatales y en instantes caerá cerca a nosotros para acabar su periplo de nunca jamás, gracias a nuestra intervención asistida por ángeles y santos invocados interiormente.

Hormigueo en la cabeza, sudor frío, garganta seca, temblor en rodillas y la vista fija en ese morro que pronto tendrá fantasmal iluminación son parte mínima de sentimientos que afloran en este momento, sin contar el miedo juvenil fruto de mil cuentos de terror oídos en casa, contados por alguien digno de creer por sus convicciones religiosas. Creo estar al límite de tensión; el corazón revienta de adrenalina, alguien suelta un ¡ay!, tratando de encontrar quien secunde su lastimera voz, de nuevo, dice ¡ay! con mayor fuerza y otro dice, ¡no aguanto más! nos va a llevar el diablo, y sale corriendo hacia las gradas sin pensar en nuestro valor o en aquellas promesas machistas de defender los muertos de su agonía inocente. Sale uno, otro, y otro más, hasta cuando la tropa entera corre falda abajo como diciendo "patitas para que os quiero", cuando llegamos a la calle, recobramos respiración luego de tan largo rato al borde del colapso.

Una vez reunidos, ninguno acierta a romper el hielo que se formó cuando desertamos de nuestra empresa que nos haría machos de por vida y además, conformaría leyenda para contar. Cabizbajos, resignados, se oye tímida voz diciendo: muchachos con esas cosas no se puede jugar, ¿qué tal si el espanto nos masacra o coge a alguno de nosotros, qué vamos a decirle a los papás?, cada uno aporta su disculpa y trata de recobrar el valor destrozado. Jaramillo dice: Váyanse a casa, después hablamos...
 A CALARCÁ VUELVE JUNIO (2a PARTE)

Libaniel Marulanda

Terminadas las fiestas, es saludable volver sobre los certeros versos de Juan Manuel Serrat en su canción Fiesta:
"Gloria a Dios en las alturas / recogieron las basuras / de mi calle, ayer a oscuras / y hoy sembrada de bombillas. / Y colgaron de un cordel / de esquina a esquina un cartel / y banderas de papel / verdes, rojas y amarillas".

Calarcá, ya entrado julio, terminado el puente, idos los viajeros, turistas y curiosos, luce bajo el sol de los guayabos, que no de los venados, como suelen lucir tras la bohemia las abnegadas fufurufas, trasnochadoras, querendonas y... Ver más----->
 IN MEMORIAM - ALFONSO OSORIO CARVAJAL

AUTORRETRATO

Soy el humo y la pavesa
la lumbre que viene del olvido.
Soy arcilla y viento consumido,
soy lo que soy, un árbol, una encina,
un bosque de ruidos inocentes,
un río que viaja hacia la muerte,
un camino que no tiene nombre
y esa calle que muere en cada esquina.

Soy nada y realidad a un mismo tiempo,
mentira y verdad desesperadas.

Soy lo que soy, agua, arcilla y fuego,
soy esa pequeña lumbre que se apaga.

(Paréntesis del sueño. 2011)

POETA

La rosa cayó del tallo,
el poeta ha muerto,
palideció la tarde.

Para qué canta el ave
si los versos se fueron.

Todo quedó en el vacío
los sueños se perdieron
Apenas el olvido
y un poema de menos.

El poeta ha muerto
todo quedó en silencio.

(Paréntesis del sueño. 2011)

El Sueño: Soñaba con vivir en un país en paz; pero
nunca despertó para verlo.

El bardo: sus obras siempre fueron producto de los
sueños. Un día abrió los ojos y fue entonces
cuando aceptó que su vida no había sido
más que una pésima metáfora.

El historiador: nadie lo puso en duda. Siempre se distinguió
por su inteligencia, por su forma brillante de
decir las cosas, por su acertado juicio; pero
nunca se imaginó que, al morir, lo enterrarían
con su memoria.

Por fin: y al final encontró lo que tanto anhelaba:
un pedazo de tierra para descansar.
ya era tarde cuando el cortejo fúnebre
comenzó a desintegrarse.

Pasa la vida: sentado a la vera del camino, veía pasar los
coches con sus destinos inciertos; los
obreros con su fardo de tristeza; las nubes
con el viento a sus espaldas... menos al
tiempo, que parecía haber equivocado el
camino.

(En pocas palabras, cuentos de sobremesa, 2006)
Alfonso Osorio Carvajal. 1937- 2012. R.I.P.


SIN NOMBRE

Canté a tu muerte, aún sin saberlo, de tu cuerpo sólo quedaba el triste lamento del ave, y en tu mirar azulado
el reflejo de la miseria.
Me hablabas entre sílabas congeladas, repitiendo dolores sin tregua, acumulados
año tras año.

Y yo la única que te oía
en un silencio involuntario lloraba mientras la noche caía sobre nuestra sombra.

Deambulé en las calles buscándote, deseé
aliviar tu cuerpo mórbido, tus problemas, el hambre !esa la que más dolía!
vihuela gris de la impotencia canta en mi espíritu
regálame desde tu muerte una despedida para dejar allí mí consuelo.

Beatriz Eugenia Gallego G.


UNA LÁGRIMA

Una lágrima
suele inundar
nuestra vida
pero a veces nos salva
del naufragio.

Argelia Osorio Vásquez

 JOSÉ SARAMAGO - UN HIJO

"Hijo es un ser que nos prestaron para un curso intensivo de cómo amar a alguien más que a nosotros mismos, de cómo cambiar nuestros peores defectos para darles los mejores ejemplos y de nosotros aprender a tener coraje."

Sí, ¡es eso!

Ser padre o madre es el mayor acto de coraje que alguien puede tener, porque es exponerse a todo tipo de dolor, principalmente de la incertidumbre de estar actuando correctamente y del miedo de perder algo tan amado.

¿Perder? ¿cómo?

No es nuestro, ¿recuerdan?

Fue apenas un "préstamo".

Cierto, pero es un préstamo que llega a convertirse en el don más preciado que jamás llegamos a tener en el efímero tiempo que dure el empréstito.

Un préstamo por el que damos la vida, sabiendo que hay que devolverlo.

Un préstamo sin intereses pero cuyo cuidado lleva implícito ¡el más alto sacrificio y la defensa más sólida!

Cuida tu préstamo, muchos lo querrán, otros lo odiaran,

¡Sin embargo para ti no tiene precio!

 CONTACTO

Con el ánimo de estar más cerca de ustedes, hemos implementado el siguiente formulario para darles oportunidad de compartir ideas, actividades y acciones en favor de nuestra amada Villa.

Su nombre :
Su correo-e:
Lugar donde se encuentra:
Su comentario:

 NÚMEROS ANTERIORES
Pulga Diletante 01 | Pulga Diletante 02 | Pulga Diletante 03 |

Quédate en Calarcá

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de VisitasespacioCompartir esta página en FacebookespacioRecomendar en Twitter
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
YIPAO
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta.