Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio    Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 DIATRIBA MÍNIMA CONTRA LA SUMISIÓN ARTÍSTICA

Libaniel MarulandaPor: Libaniel Marulanda. (libaniel@gmail.com)

El Teatro Libre de Bogotá nació con los años setenta y de manera oficial en 1973, como resultado del encuentro del arte con la política. Fue abriéndose camino en la medida en que el movimiento estudiantil se fortalecía. La burguesa universidad de Los Andes le aportó al teatro colombiano algunos de los grandes actores que, para bien o para mal, la televisión nacional convirtió en luminarias del entretenimiento en la cajita alienante. Eso sí, muchos de los fundadores siguieron fieles a la disciplina actoral, con irreconciliable distancia de la televisión comercial. Su sede fue una casona en La Candelaria. Todos los moiristas de la época ayudaron a remover la tierra, a demoler y remodelar. El fundador y director de este bastión es Ricardo Camacho. El grupo, que ya mostraba sus altas capacidades, tiró de la manga a la empingorotada oligarquía bogotana, al gobierno distrital y a una de sus fundaciones.

En su edición del pasado domingo, la revista Bocas trae una fotografía de los actuales integrantes del Teatro Libre, entre quienes es fácil identificar a sus fundadores, pese al peso de los 40 años que han pasado. A la década de los setenta le correspondió la floración de un estudiantado contestatario, cuyos teatreros de la Nacional y de Los Andes, han pasado a la historia como los creadores del nuevo teatro colombiano, dado que su trabajo mandó al san Alejo el costumbrismo arrellanado en el sofá de la dramaturgia colombiana. El Teatro Libre que nació como un apéndice del MOIR, más pronto que tarde cortó el cordón umbilical y, sin renunciar a su visión del mundo, consiguió profesionalizarse. Con cuarenta velitas encendidas, sus montajes rebasan el número de sus años. Al ritmo tembleque de la economía patria vive de crisis en crisis pero es el mejor de nuestros grupos teatrales.

Parece inevitable que el registro de una situación lleve a otra, que algunos sucesos zurcidos al recuerdo nos empujen a comparaciones; no odiosas, sí realistas, sí decepcionantes. Comprobar cómo artistas surgidos al calor de la oposición al sistema obtuvieron dimensión histórica, trazaron caminos e influyeron en su oficio. Y aquí viene lo patético: Cuando se compara esa contravía, que se opone pero hace bien las cosas, con la sumisión voluntaria de tantos artistas regionales que, teniendo como bandera el desempleo, recurren a la lambonería y al oportunismo en aras de la aprobación de proyectos culturales. ¿Hay epidemia de fundacionitis? ¿Crear fundaciones es la aspirina contra las penurias? ¿Sí son todos los que están? ¿Sí están todos los que son? He aquí un ruido de río pedregoso: Dizque en Calarcá existe una fundación con tres caras, como la santísima trinidad, que mama triple de la ubre estatal. ¿Y los resultados...? ¿Chimbos...?

 CRÓNICAS ANTERIORES

Diatriba mínima contra los libros feos | Diatriba mínima contra el arte conceptual | A Calarcá vuelve junio (2a. parte) | A Calarcá vuelve junio (1a. parte) | Diatriba contra el despecho | Diatriba contra los herméticos | Pasodoble antitaurino | La música del Quindío, reflexiones críticas | Anoche ladraron los perros | Diatriba contra los émulos; "Yo me llamo"... copia | El café quindiano, ese lejano y vecino sabor | De acordeones, festivales y otros sones | Apuntes para la reseña del libro "Crónicas Quindianas" | Noel Estrada Roldán | Néstor Jaime Ocampo G. | Encuentro Nacional de Escritores | La banda músico marcial de Calarcá | Final Encuentro Nacional de Escritores

Quédate en Calarcá

Inicio       Escríbanos sus inquietudes        Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
YIPAO
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.