Cargando...
Logotipo calarca.net

LA COLONIZACIÓN DEL QUINDÍO

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
CAPÍTULO XIV: ECONOMÍA CAFETERA DE CALARCÁ

Por Jaime Lopera Gutiérrez
jailop1@gmail.com

La importancia creciente del cultivo del café en el Quindío permite acentuar nuevos datos estadísticos: en 1925 el mismo Diego Monsalve (103) hace mención de la cantidad de cafetos en producción en Calarcá. Hemos elaborado los siguientes cuadros, a manera de resumen, con base en Monsalve (1927): desde el punto de vista de la división de la propiedad en Calarcá, los informes estadísticos de Monsalve nos ofrecen la perspectiva del número de cafetos y de plantaciones en esta población hacia 1925.

En otro cuadro, extractado de las cifras de Monsalve, el autor trae unas cifras que hasta el momento no han tenido una mayor refutación y que, por lo tanto, se prestan para hacer una descripción de la manera como se veía la distribución de la propiedad cafetera en el Quindío, y en Calarcá especialmente, hacia el año de 1925.

Según García (104) el número de cafetos en Calarcá, siete años después, es decir en 1932, era de 5'923.410 repartidos en 528 km2 de superficie, según el siguiente cuadro que compara las propiedades existentes en ese año en Pereira, con las registradas en Calarcá.

Si comparamos los informes de Monsalve, encontramos que la subdivisión de la propiedad agraria se duplicó entre 1925 y 1932, al pasar el número de propiedades (aquellas de 1.000 a 5.000 árboles), de 584 plantaciones a 1.227, según datos de García. El total de árboles y sacos de café también ha fluctuado en las cifras estadísticas correspondientes a Calarcá.

El aumento de árboles en producción es sustancial en solo diez anos. Pero aún más: la productividad aumentó de 1,5 libras por árbol en 1922 a 1,9 libras en 1932, según parece deducirse de los números siguientes: Calarcá: 1922: 2'400.000 árboles que producían 29.000 sacos de 60 kilos; en 1925 hay 2'859.700 árboles que producían 37.000 sacos de 60 kilos; en 1932 la cifra para Calarcá era: 5'923.410 árboles y 100.000 sacos de café.

Estas mismas cifras pueden explicar la existencia de una mediana y pequeña propiedad en Calarcá y el Quindío, dentro de la cual ya se veía aumentar la productividad por hectárea en proporciones cada día mayores. El uso de los abonos naturales (desperdicios) facilita este cambio y aun la iniciación, en reducida escala, de uso de los abonos químicos —si bien encarecían costos— a lcanzaron a ser utilizados con alguna frecuencia.

Hacia 1925, el auge del café ya era considerable.

Entre 1925 y 1926 la exportación nacional pasó de un millón a dos millones y medio de sacos. El café Manizales se cotizaba entonces a 0.2780 centavos de oro por libra, y el departamento de Caldas proveía una parte importante de la exportación comercial del país (105): Las 54.5 millones de matas de café producían 694.607 bultos (de 62.5 kilos pergamino) que, al precio de 22 pesos por bulto, daban un valor de la producción por 15 millones de pesos. De estos 694.607 bultos se consumían 34.742 en el departamento y se exportaban —a otras regiones y/o al exterior— cerca de 425 mil sacos.

El costo de transporte por bulto, vía Buenaventura, era de $3,88 desde Manizales incluyendo flores y factura consular. Los principales exportadores eran, por su parte, los siguientes: el Banco del Ruiz, Salazar Hermanos, American Cofee Co., Pinzón y Cía., Gutiérrez y Londoño, y otros. En Calarcá, particularmente, existían entonces dos trilladoras:

«La Adelina» de Carlos E. Pinzón (hidráulica) y «Alvallejo», de Alfonso Vallejo, en la que se utilizaba energía a vapor (a 16 hp).

Hacia 1925 el valor de los jornales agrícolas en Caldas, cuando la preponderancia del café ya era significativa, había aumentado así: hombres de 0,60 centavos a 1,20; mujeres de 0,40 a 0,80; y niños de 0,15 centavos a 0,40. Se hace hincapié en la participación salarial de los niños, presumiblemente menores de 18 años, quienes constituían una parte de la mano de obra familiar en las explotaciones cafeteras (106).

Estas afirmaciones —vale decir, extensión de la pequeña y mediana propiedad en el Quindío, subdivisión de la propiedad en Calarcá, aumentos de la productividad, incremento de las exportaciones, aumentos en el precio del mercado externo, valor de los jornales agrícolas— sirven para contrastar el hecho de que la densidad de población rural en el municipio de Calarcá sirvió de barrera al desarrollo urbano a medida que la influencia del café se hacia más protuberante: la concentración de la gente en los campos, bajo un régimen agrario en el cual saltaba a la vista la subdivisión en parcelas altamente productivas, detuvo a la gente y derramó la capitalización cafetera en forma de jornales a una mano de obra trashumante, en la adquisición de nuevas parcelas, en nuevos sembrados y aún en inversiones extralocales (Armenia comenzó a absorber parte de esta capitalización, para dar inicio a su extraordinario desarrollo urbano)

CITAS

(103) Monsa]ve, op. (It., p 359

(104) García, Antonio, op. cit., p. 205.

(105) García, Antonio, op. cit., p. 205.

106) En una encuesta parcial en algunas fincas de Caldas, Antioquia y Norte del Tolima se observan estas diferencias en cuanto a menores de edad en propiedades cafeteras: menores en labores agrícolas.