Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 ABUELO, CUÉNTAME UNA HISTORIA

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Todas las historias no son iguales. Algunas son parecidas. Las mañanas se tornan plácidas cuando una pequeña que ya cumple 7 años te invita a que le leas un cuento. Ella lee los títulos y debes continuar leyendo, así sea un cuento de 10 páginas y estés casi dormido, ojos cerrados.

No puedes desilusionar a esa pequeña que está ahí al borde de tu cama. Debes leerle la historia, el cuento, la anécdota hasta el final. Y después, cuando termines, tal vez quiera que continúes con el que sigue.

Eso te llena de alegría y mucho amor. La pequeña responde cada pregunta que le formulas luego de haberle leído cada cuento, historia o anécdota. Es rápida para contestar y además, continúa inventando, complementando, poniendo nombres, soñando lugares, disfrutando paisajes.

Y cada mañana, le cuentas historias. Así tengas qué abrir los ojos a las malas, pero sientes una alegría inmensa porque la pequeña disfruta cada palabra, cada frase, cada párrafo. Se imagina cada personaje, vive cada momento. Eso la llena y luego, más tarde, cuando regresa del colegio donde estudia primero de primaria, se sienta a dibujar, a recordar qué fue los que escuchó. Lo vive, lo dibuja y lo presume como ella lo quiere.

Abuelo, cuéntame una historia... Así comienza el día. Y cada día, así amanezca muy nublado, es el despertador que suena a tu lado. Es la historia más bella, porque la encuentras allí, cerca, al pie de la cama. Esperando que abras los ojos o que te los abra. Porque ella es así. No hay un "más tarde" o un "después". Si es ya, es ya. No hay caso.

Por eso, la última vez, ayer, llegó y como siempre, dijo:

  • Abuelo, cuéntame una historia
  • Había una vez una niña llamada Caperucita verde...
  • No, esa no... ya me la sé, porque se puso roja... de la ira... Esa no, por favor
  • Ahhhh, entonces, estaba Blanca Nueves con los 14 enanitos...
  • Siete, abuelo, siete...
  • Y entonces, Blanca Nueves...
  • No, mejor léeme el libro nuevo...
  • Hagamos una cosa, cuando estés grande, te leeré muchos cuentos de otros libros...
  • No, abuelo, eso no se va a poder...
  • ¿Por qué?
  • Porque cuando yo sea grande, tú estarás muerto...
 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Que roben poquito | El monstrumento en Armenia | Gracias por la música, John Jairo | ¡Por aquí no vuelvo! | ¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! | ¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.