Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 ¿AMOR Y AMISTAD?
Manuel Gómez Sabogal Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Cómo me duele mi bello país. Un país enfermo, en cuidados intensivos. Y no nos damos cuenta. Un país en el que cada día mueren colombianos asesinados porque los atracan, los secuestran, los matan porque sí.

Mi bello país está enfermo, muy enfermo. Por fin "liberaron" a los ex diputados del Valle. Y escribo que los liberaron, porque gracias a Dios, ya descansaron en paz. Las familias, con un largo sufrimiento de tantos años, lágrimas irreprimidas, dolor inconcluso, por fin pudieron saber de sus padres, hijos y hermanos.

La tortura de la espera, el dolor del nunca volver a verlos, todo eso, unido a la esperanza para que haya un país mejor.

Este es un país enfermo porque muchos jóvenes están dedicados a la droga, el licor y el sexo desenfrenado. Niños y jóvenes que a diario mueren porque se cansan con la vida, se les fue el afecto y se dan cuenta que están viviendo en un país donde reina la soledad y el desamor.

Un país enfermo que celebra de todo, hay fiestas en todas partes, pero no se preocupa porque haya más empleo para su gente y que haya estudio para niños y jóvenes.

Un país enfermo al que le falta amor. Amor de hogar, amor de familia. Allí donde debe empezar todo, todo está casi acabado. Muchos hogares ya no lo son. Muchas familias ya no existen. Hijos e hijas abandonados a su propio albedrío. Que pueden hacer lo que quieren, lo que les place.

En este mi bello país enfermo, donde la amistad pasó a un plano muy lejano, porque se habla de "conocidos", y no de amigos. Se habla de fulanos y no se dan nombres. Los compañeros en las aulas de los colegios no son sino eso, compañeros.

Este, mi bello país, está enfermo. Faltan amor y amistad. Nos mentimos todo el tiempo con sonrisas fingidas, regalos onerosos, palabras dulces, pero llenas de odio.

Mientras se siga hablando con el lenguaje del odio y el rencor, mientras predominen las palabras que denigran de los demás, mientras no seamos capaces de reconocer errores, perdonar y pedir perdón, no creo que habrá paz.

Porque para que haya paz, debemos desarmarnos del odio y el rencor, especialmente. Si hubiese más educación, mejores planes para los niños y los jóvenes, más empleo para la gente, estoy seguro de que mi bello país empezaría a cambiar, a ser mejor.

No quiero que este, mi bello país, siga enfermo. Debemos unirnos y hacer que las cosas mejoren. Todos debemos aportar para que haya paz y armonía. Mientras tanto, empecemos a buscar lo mejor para que haya amor y amistad.
 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El Por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
"ALUMBRADO 2006"
ALUMBRADO 2006
"YIPAO 2006"
YIPAO 2006
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.