Cargando...
Logotipo calarca.net

MANUEL GÓMEZ

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
ANDREA RAMÍREZ NO SE AMA NI POQUITO

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal.
manuelgomezuq@gmail.com

Se volvió famosa por muchas razones, en especial por la golpiza y la fiesta que hicieron en las redes con sus fotos de los golpes propinados por su "bello amor".

Recibí más de 45 revisiones para que la pusiera en mi perfil de Facebook. Todos querían seguir circulando el morbo en las redes. No lo hice y no lo haré.

Es muy fácil pretender que se defienda a la mujer que es golpeada, maltratada, abusada. Muchos deseamos que haya respeto por todos los seres humanos, pero hay personas, especialmente mujeres, quienes no se ayudan.

Y no lo hacen, porque no se quieren ni se respetan. Son maltratadas, golpeadas, aparecen en diferentes medios mostrando sus rostros llenos de laceraciones, pero al final, gracias al "amor" desisten de cualquier denuncia.

Es muy triste y lamentable que una mujer siga enamorada de un miserable que la ultraja. No hay derecho, pero algunas, son así.

"Andrea Ramírez confesó que sigue siendo la novia de su agresor, que sigue enamorada de él y que pretende superar la situación en pareja, pues su agresor es un ser humano y cualquiera se equivoca".

Qué frase tan alentadora. No dan ganas sino de sentir lástima, pena ajena por una mujer que no ha entendido que el respeto debe ser primordial en cualquier relación. Definitivamente, no tiene caso. Defiende al malévolo personaje y lo sigue amando, enamorada de un miserable que la seguirá maltratando hasta acabar con ella como mujer y antes que nada, como persona.

El señor agresor, quien dijo que también había sido agredido, tuvo una hermosa frase como para enmarcar: "Estamos juntos y superando este tropiezo como pareja estable que somos", dijo Germaín Cardona.

Algo se muere en el alma, cuando muchas mujeres siguen siendo atropelladas, subvaloradas, porque perdieron ese amor propio, ese respeto por ellas mismas. Cuando creen que el amor de su vida "se equivocó" como todo ser humano.

Qué pensarán los padres de una mujer que se deja irrespetar, que no se quiere, que no se valora, que no se manifiesta como mujer.

Admiraré siempre a la periodista Jineth Bedoya, quien ha invitado a las mujeres con una frase que no deben olvidar jamás: "No es hora de callar".

Jineth tenía 26 años y trabajaba para el diario El Espectador cuando fue secuestrada por un grupo paramilitar sobre el que investigaba. "Era el 25 de mayo del 2000, fui secuestrada y, durante 16 horas, me torturaron de todas las maneras que uno pueda imaginar, me violaron y me dieron por muerta", dejándola desnuda al borde de una carretera.

¿Cuándo aprenderán que no deben callar ante las agresiones de que son víctimas, muchas mujeres? ¿Cuándo será que dicen: No es hora de callar?

Por favor, no sigan el ejemplo de la "enamorada" Andrea Ramírez. ¡Qué tristeza!

OTROS ARTÍCULOS