Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 BIENVENIDO AL CLUB DE LA SALUD

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomezuq@gmail.com)

(E P S) ESPERA, PACIENCIA, SUFRIMIENTO

El título, me lo regaló un amigo en una charla informal cuando llegamos a una rueda de prensa. Estábamos conversando acerca de la salud en Colombia. Las colas, las EPS, los garajes de la salud. Pero el cuento, es otro.

Un amigo fue a una EPS, donde le cobran mensualmente, para cada cita debe hacer copagos y además dos o más filas, sentarse si puede y esperar, ser paciente y sufrir mientras le llega el turno. Llegó a las 8 de la mañana y con base en el número asignado, lo atendieron a las 11.

Iba solamente a que le dieran otra cita para un médico especialista. Así como dijo el Presidente en una de sus acostumbradas alocuciones, de las cuales después no recuerda qué dijo ni para quiénes habló. Las citas deben ser casi que inmediatas. Pero no dijo cuáles citas. Se quedó en veremos, porque en las EPS no le hacen caso a nadie. Así sea el Presidente.

Definitivamente, no sé para qué se inventaron las (E P S) Espera, Paciencia, Sufrimiento. Cada día más colas, menos empleados y el Gerente general gana más.

Ejemplos de mala atención sobran. Solamente dos, ejemplos reales:

Diego Riaños: Si, muy cierto Pero hace días mi hija se enfermó. Según el gobierno, los niños son prioridad. Mi hija tiene tan solo un año. Cuando llegué a Saludcoop, la mamá estaba con la niña y llevaba más de 1 hora esperando a que la atendieran y la niña con una fiebre muy alta.

Mi pregunta es: ¿Por qué todo toca por las malas, insultar y llevarlo a uno al extremo para que le pongan cuidado? Los niños son prioridad...

Pacho Toro, cantautor: Ayer fui yo a las 10 am. Dije que posiblemente tenía varicela porque había fiebre y algunos puntos rojos en mi piel. Esperé dos horas sentado en medio de muchas personas. Me atendió por fin una doctora, me tomó la presión y me puso el termómetro, dijo que tenia un poquito de temperatura pero no había fiebre, le pregunté que si era varicela, me dijo que no parecía e inmediatamente me envió para otro lado porque en urgencia de Saludcoop solo están atendiendo cierta clase de casos y el mío debía ser atendido en otro lado. Me dieron la orden, llegue al otro lado de la ciudad, pasé la orden y dijeron que debía esperar porque el medico atendía primero a los que tenían cita y que las personas que venían remitidas de urgencias debíamos esperar a que hubiera un espacio entre la citas ya programadas... Pues bien, pasaron otras 3 horas hasta que por fin me vio el medico... Hizo lo mismo que la otra doctora y me dijo q efectivamente sí tenia varicela... Recordemos que la primera doctora dijo que no creía... Este nuevo doctor me formuló acetaminofén y una cremita para la piquiña... Pero yo antes de salir le dejé claro que mi madre había dicho que yo ya había sufrido de varicela en el pasado... Entonces el doctor dijo:... "Ahhh cómo así... Entonces quizás no sea varicela pero igual debe cuidarse".

Y para acabar de completar le dije al doctor que si debía entonces cancelar una cita con el otorrino que estoy esperando hace más de un mes y me dijo que no... Que para qué la iba a perder... Que mejor fuera hoy a la cita... Yo me pregunto... ¿Cuántas personas pueden contagiarse en 5 horas de espera...?, ¿Cuál de los dos médicos tiene la razón sobre lo que me sucede...?, ¿Por qué me dice que me aisle y también me autoriza salir al día siguiente cuando la varicela esta más activa...? Increíble ¿no?

Por eso, EPS significa Espera, Paciencia, Sufrimiento.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

¡Miserables! | Yo me llamo... | Miss Tanguita | Veee ¿Y esta cosa qué hace aquí? | Los estudiantes y la corrupción | Reinas y respuestas | Ejemplo para niños y jóvenes | I Festival de Artes | Noche de letras y rock | Los niños y los jóvenes... aprenden | De México con amor | ¡Qué horror! ¿Hasta cuándo? | ¿Alguien me puede explicar? | Música tricolor | La muerte de "Calidoso" | Indira Restrepo | Esa porquería no quiso venir | Así somos | Los Diez de calarca.net | ¿De qué se ríen? | Monumento a la honestidad | El equipo laboratorio perdió el año | Nuestro primer tiempo | Un evento... ¡diferente! | Por qué la ternura | ¿Futuros periodistas? | ¿Por qué un festival nacional estudiantil de duetos? | Alfonso Osorio Carvajal | Gracias por la música y el humor | Soy un estudiante más | ¿Hasta cuándo? Ni idea | Jóvenes haciendo empresa | Más importantes las calificaciones que los abrazos | Sin afecto | Mi primera vez | La soledad de los jóvenes | Y ¿entonces qué? | El país más feliz del mundo | ¿Cese al fuego? | Hernán Peláez Restrepo | ¿Mes de los niños? ¿Día de los niños? | ¿Por qué las buenas noticias, no son noticia? | Gracias por la música | Una grata sorpresa | Nunca mires hacia atrás | Didier Drogba, un gran ser humano | Un día perfecto | Los medios son así | Abuelo, cuéntame una historia | Que roben poquito | El monstrumento en Armenia | Gracias por la música, John Jairo | ¡Por aquí no vuelvo! | ¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! | ¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá |

 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.