Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 ¿CESE AL FUEGO?

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

La guerrilla informó que habrá cese al fuego a partir del 20 de noviembre y hasta el 20 de enero.

"El secretariado de las Farc, acogiendo el inmenso clamor de paz de los más diversos sectores del pueblo colombiano, ordena a las unidades guerrilleras en toda la geografía nacional el cese de toda clase de operaciones militares ofensivas contra la Fuerza Pública y los actos de sabotaje contra la infraestructura pública o privada", dice el comunicado de las Farc.

En este país de locos, se hacen peticiones a todo mundo para que haya paz. Algunos proponen que durante los fines de semana y días de fiesta haya desarme, es decir, queda prohibido portar armas, aunque se tenga salvo conducto. Otros, estaban esperando que los altos mando de la guerrilla declararan la tregua entre el 20 de noviembre y el 20 de enero.

Es decir, en este país de locos, se puede asesinar después del 20 de enero. Es una noticia que los periodistas buscaban afanosamente. Entrevistan a los líderes guerrilleros y les hacen las mismas preguntas como si la famosa tregua fuese algo espectacular. No me parece. No puede hacerse una propuesta para indicar a quienes no valoran la vida que pueden matar cuando cese la tregua.

Yo pido una tregua, pero de verdad. Una tregua indefinida. Una tregua que nos lleve a reflexionar acerca del valor de la vida. La importancia que tiene la vida de una persona es tal que creo, no parece que somos seres humanos, aunque pensamos, discernimos, entendemos, sentimos felicidad, tristeza, alegría, soledad, entusiasmo, cariño, ternura, amor.

Somos seres humanos, pero muchos no piensan así. Matar se convirtió en rutina, algo normal, frecuente, diario. Colombia es un mar de sangre, porque nada hacemos para que la situación cambie.

Nuestro problema es simple. Si matan no nos estremecemos, porque vemos muertos todos los días. Ni nos mueven mínimamente los más de 9000 muertos que han confesado los paramilitares, ni los 9, 10, 18 que aparecen en fosas comunes. Por eso, "Matar es más fácil que amar".

Amar es sencillo: Todos viviríamos en un mundo mejor. Todos seríamos felices, pero los medios no ayudan a cambiar esa frase. Por eso, amar es difícil y cada vez más, mientras los canales insistan en la truculencia, la violencia.

Podemos cambiar. Cada uno puede hacerlo. Podemos decir sí al cambio, a la vida. No más a muchas cosas que nos rodean. No solamente al secuestro, sino a la corrupción, a los políticos mentirosos de siempre, a senadores y representantes corruptos y mentirosos, a quienes sacan provecho personal de situaciones de la comunidad. No más atropellos.

Navidad en Paz, porque Colombia merece que sus niños y niñas no sean violados y violadas. Padres que amen, no por Navidad, sino durante todo el tiempo. Hijos que sean abrazados. Hijos que sientan que son queridos.

Navidad en Paz para los jóvenes que desean lograr muchas metas. Que quieren vivir plenamente sus vidas. Que no corten la vida en primavera.

Navidad en paz implica justicia social, erradicación de la miseria en muchos de los colombianos. Amor y cariño por todos los que nos rodean. Abrazos sinceros y regalos sencillos, pero con mucho amor. Besos y caricias llenos de sinceridad. ¡Navidad en paz y tregua indefinida por una Colombia que se lo merece!

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Hernán Peláez Restrepo | ¿Mes de los niños? ¿Día de los niños? | ¿Por qué las buenas noticias, no son noticia? | Gracias por la música | Una grata sorpresa | Nunca mires hacia atrás | Didier Drogba, un gran ser humano | Un día perfecto | Los medios son así | Abuelo, cuéntame una historia | Que roben poquito | El monstrumento en Armenia | Gracias por la música, John Jairo | ¡Por aquí no vuelvo! | ¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! | ¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.