Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 ¿CÓMO SE APAGA?

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

A las cuatro de la tarde, llegamos puntuales a su clase de modelaje. Es que a sus seis años, baila, se mueve, es princesa, sueña, se ríe y disfruta. Nada de problemas en la vida. Es el goce hecho mujer.

Terminada su clase de modelaje, dos horas después, volví por ella. La profesora estaba allí con la niña, esperando mi llegada, porque no tenía transporte y debía llegar rápidamente al Armenia Hotel a una presentación que se iniciaba a las siete de la noche.

Con gusto, le dije que la llevaría hasta el hotel, mientras Isabela me decía que era muy importante para la profe que llegara temprano. Iniciamos el recorrido hasta el hotel e Isabella empezó a indagar por el evento de las siete de la noche. La profe desfilaría y la invitaba a que la viera. Me puse a pensar que, hasta ahí, llegaba mi descanso. Ni emisora, ni Concurso de duetos, pensé.

Dejamos a la profesora frente al hotel y seguimos camino a casa. Y mientras tanto, me recordaba que estaba invitada al evento. Era una invitada especial y no podía fallarle a la profe. Llegamos a casa y decidió organizarse un poco para estar mejor presentada, ya que iba para un gran certamen.

Alcancé a saludar y ya me estaban despidiendo. Preguntaba la hora cada dos minutos, pues no quería llegar después de las siete. Se perdería el desfile de la profe y eso era un crimen muy grande.

Llegamos al Armenia Hotel, preocupada por la hora, entramos, llegamos al Salón Colombia, buscó un sitio frente a la pasarela y allí nos ubicamos. Enseguida había una de las diseñadoras. Se le presentó: "Me llamo Isabella y vine con mi abuelito". Y empezó la entrevista. Le preguntó por la familia, qué hacía allí y le contó que la profe la había invitado muy especialmente. La diseñadora trataba de concentrarse, pero Isabella le tomaba el brazo, la decía secretos y no había caso.

De pronto, escuché una pregunta: "¿De dónde te apagas". Isabella contestó inmediatamente: "No, yo me apago por la noche cuando me duermo y por la mañana vuelvo y me prendo". Sonrisa, risa y carcajada.

Disfrutó los diferentes desfiles y cuando ya quiso, me dijo que estaba cansada y aburrida. Que nos fuéramos pronto. Aproveché y la invité al Concurso de Duetos. Le dije que era música. Aceptó la invitación y nos fuimos al Centro de Convenciones.

Entramos y había un dueto interpretando un bambuco. "Abuelo, esos señores cantan muy feo. Vámonos". Salimos, pero allí había dos señoras conversando. Se les arrimó y empezó a charlar con ellas. Un largo rato les puso conversación. Una de ellas, me repitió la frase aquella: "¿De dónde se apaga?" Pero como por encanto, Isabella me dijo: "Abuelo, ya no nos vamos. Ellas van a cantar y son mis amigas. Las quiero ver".

Volvimos a ingresar. Nos ubicamos en segunda fila. Atenta, inquieta, escuchaba en silencio. Cuando salió el dueto de sus amigas, Dueto Marinelly, aplaudió y se quedó callada, quieta. Terminadas sus interpretaciones, me dijo: "Abuelo, mis amigas van a ganar. Ahora sí, nos vamos".

Así es ella. No hay caso.
 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! |¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.