Cargando...
Logotipo calarca.net

MANUEL GÓMEZ

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
CORRUPCIÓN, CORRUPCIÓN Y MÁS CORRUPCIÓN

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal.
manuelgomezuq@gmail.com

Lo dicho, en este país, no es la guerrilla el gran mal que nos aqueja. Es una corrupción que cada día aumenta como la espuma y crece como si fuese imparable.

Agro Ingreso Seguro, vía Bogotá-Girardot, Recursos parafiscales de la salud, Caprecom, Saludcoop, Odebrecht, Contraloría, Interbolsa, Reficar y muchos casos más en los cuales se ha desaparecido, perdido, escondido dinero y aquí nada pasa. Solamente leemos, vemos, escuchamos. Sabemos que son personajes que olvidaron qué era ética, no les enseñaron en el hogar o si les enseñaron, no aprendieron, pero se dedicaron a robar, a esquilmar sin problema alguno.

¿Qué se les dice a niños y jóvenes? ¿Cómo les hablamos de ejemplo? Y qué tal muchos congresistas, diputados, concejales, untados hasta los tobillos, gracias a que ayudan, promueven y apoyan diferentes propuestas que de ser aprobadas, cuentan con las respectivas firmas para su adopción.

Frenar la corrupción que no solamente galopa sino que corre en una desbocada carrera que nadie sabe cómo termina, es bastante difícil, por no decir imposible. Porque detrás de la corrupción está la inseguridad que vemos a diario en nuestras ciudades.

¿Cuánto dinero se han robado o se ha perdido a lo largo y ancho de este país? Es como para escribir novelas, películas, series de televisión de nunca acabar. Aquí, muchos contralores, fiscales y jueces dicen que van a acabar con la corrupción, pero esta sigue de lado, pasa y no se ve... Desaparecen los culpables, aunque todo mundo habla de ellos. No son juzgados en el tiempo requerido y quedan libres, porque se "vencen los términos".

En este país es así. No hay caso. Todos sabemos, se alega, discute, se promueven marchas, pero igual, nada pasa.

Aquí, nombran rector de un colegio a alguien que había sido abusador y no ocurre algo especial, ni en el sector, ni en el pueblo. Aquí, la política del tapen tapen es la más conocida por todos. Una rectora de universidad es detenida por asesinato y los estudiantes de esa universidad callan, se quedan en silencio, nada dicen.

Estamos en un país anestesiado, dormido, callado. "Que hagan obras, aunque roben" es la frase que más escuchamos y se acepta la corrupción así. No hay problema.

Niños y jóvenes metidos en líos, problemas, atracos, robos y qué pesar. Pero el ejemplo viene así. Se lee, se escucha y se ve en todas partes cómo roban y roban y vuelven a robar, los que siempre han exprimido las arcas del país en cualquier institución, pública o privada. Y nadie dice algo al respecto, porque no hay pruebas.

¿Qué vamos a hacer? ¿A quién acudimos? Ahora, muchos políticos están interesados en ser presidentes, otros quieren ser congresistas y entonces renuncian a sus cargo para lograr los votos suficientes que los lleven a esos puestos.

Como los votantes no tienen memoria, votan por los mismos para que sigan con las mismas, haciendo lo mismo. Y la corrupción, ahí.

El primer signo de la corrupción en una sociedad que todavía está viva es "el fin justifica los medios". - Georges Bernanos.

OTROS ARTÍCULOS