Cargando...
Logotipo calarca.net

MANUEL GÓMEZ

Logotipo calarca.net
Buscar dentro de calarca.net usando:
CORRUPCIÓN, ENVIDIA, INTOLERANCIA, RENCOR

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal.
manuelgomezuq@gmail.com

El ejemplo viene de arriba. Nuestros gobernantes y ex gobernantes nos muestran caras que no quisiéramos ver.

Nuestros niños y jóvenes copian y pegan, no solamente en exámenes y trabajos, sino en ejemplos.

La corrupción va y viene. Todos sabemos que ocurre en cada profesión, en muchas empresas, en algunas instituciones, pero antes que nada, en personas que juran y rejuran que son la base de la honestidad. Sabemos que muchos mienten en cargos para lograr regalos económicos bajo cuerda.

Sabemos que muchos políticos son corruptos, pero hay quienes siguen votando por ellos, porque les prometen un puesto, así sea de mínima categoría, un regalo, un premio. Es decir, la corrupción se ve, se siente.

Pueblos y ciudades sufren constantemente, gracias a la corrupción de muchos de sus gobernantes.

La envidia se muestra en muchas acciones. Si alguien obtiene un gran honor, hay quienes buscan y procuran hablar mal, hacerle daño. Si gana un premio, dicen que se lo dieron gracias a fuerzas extrañas.

Preferimos esperar a ver qué pasa. Los envidiosos buscan que quien se halla haciendo buenas obras o gobernando bien, caiga. Escudriñan todo pedacito de vida hasta lograr su cometido, así no sea con pruebas verdaderas. ¡Lo importante es que caiga! Que se haga añicos y no quede nada, ni la sombra. Que su futuro no solo sea incierto, sino negativo.

La intolerancia es pan de cada día. Las noticias con este nombre llegan día a día. Por nada, por pequeños detalles negativos, por una palabra, una frase, un momento. Nada se permite en el otro. Todo se ve del color de una mirada.

Intolerancia en todo y por nada. Denuncias por atropellos, golpes, heridos, es decir, absurdos momentos hacen que familias enteras sufran.

El rencor también se muestra con miradas, palabras, frases, empujones. Hasta en las redes sociales se ven frases llenas de odio hacia otras personas o grupos. Se leen o muestran fotos en las cuales se denigra de alguien porque se respira odio.

Estas cuatro palabras nos están acabando constantemente y no nos damos cuenta. Pareciera como si no nos interesaran. Palabras convertidas en armas letales. Palabras que niños y jóvenes están retomando y convirtiendo en un círculo vicioso.

Pedimos paz, hablamos de paz, pero corrupción, envidia, intolerancia y rencor nos están dominando.

OTROS ARTÍCULOS