Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 ¿DE QUÉ SE RÍEN?

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomezuq@gmail.com)

Hace muy pocos días, llegaron unos amigos de visita. Vinieron del exterior y deseaban conocer el Quindío. Salimos a recorrer los diferentes pueblos y para sorpresa nuestra, las vallas, avisos, pancartas, pasacalles puestas por los políticos, se hallaban por caminos, veredas y en todos los pueblos.

Las vallas infestan calles, esquinas, parques como si el espacio les hubiese sido otorgado para que todos en el pueblo, para donde miren, encuentren sonrisas, palabras o frases que invitan a mirar para otro lado en busca de un lugar donde no se encuentren tantos tan juntos buscando lo mismo y tratando de convencer a todos los habitantes de que ellos, todos ellos, son muy especiales. Una contaminación visual que no deja hablar bien del Paisaje Cultural Cafetero.

Mientras mis amigos trataban de disfrutar el "paisaje" infestado por tanta contaminación, yo pensaba: "Voy por la calle y encuentro que en las esquinas, balcones, edificios, parques hay vallas con caras de candidatos que buscan cándidos electores.

Casi todos, por no decir que todos, están sonriendo o riendo e invitando a votar, porque cada uno tiene ofrecimientos, promesas, regalos para entregar a los cándidos escuchas de sus peroratas en un imaginario y extraño mundo de Subuso".

No saben qué poner en las vallas. Hay palabras o frases, como siempre, de publicidad engañosa, casi que convincente.

Ellos son así. Los salvadores de la región y el país. Son diferentes a los demás y quieren probar que tienen la verdad a flor de piel para mostrar a los electores todas las bondades si votan por el número en el tarjetón.

Son muchos los que desean llegar a ser elegidos Senadores o Representantes. Hay de todos los colores, partidos, jefes, gamonales, principios y verdades.

Están dispuestos a sacrificarse por el pueblo. Hablan, gesticulan, sudan, y cuando visitan un sector, barrio, región o ciudad, estrechan manos, abrazan campesinos, besan niños, posan con familias pobres y disfrutan o se deleitan con los platos que les ofrecen para que se den cuenta que ellos también se untan de pueblo.

Este es el país más feliz del mundo y ellos son los posibles redentores. Ser Senador o Representante debe ser muy bueno, pues hay demasiados candidatos para tan poquitas curules. O están sin empleo y este es excelente.

Debe ser que les pagan muy bien y quedan solucionados todos sus problemas de por vida.

Casi al final del recorrido por el Quindío plagado de avisos, uno de mis amigos me dijo:

Hemos visto que están haciendo política y que habrá elecciones pronto. Hay muchos candidatos y muchos partidos o sectores, no entendemos. Pero, ¿De qué se ríen?

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Monumento a la honestidad | El equipo laboratorio perdió el año | Nuestro primer tiempo | Un evento... ¡diferente! | Por qué la ternura | ¿Futuros periodistas? | ¿Por qué un festival nacional estudiantil de duetos? | Alfonso Osorio Carvajal | Gracias por la música y el humor | Soy un estudiante más | ¿Hasta cuándo? Ni idea | Jóvenes haciendo empresa | Más importantes las calificaciones que los abrazos | Sin afecto | Mi primera vez | La soledad de los jóvenes | Y ¿entonces qué? | El país más feliz del mundo | ¿Cese al fuego? | Hernán Peláez Restrepo | ¿Mes de los niños? ¿Día de los niños? | ¿Por qué las buenas noticias, no son noticia? | Gracias por la música | Una grata sorpresa | Nunca mires hacia atrás | Didier Drogba, un gran ser humano | Un día perfecto | Los medios son así | Abuelo, cuéntame una historia | Que roben poquito | El monstrumento en Armenia | Gracias por la música, John Jairo | ¡Por aquí no vuelvo! | ¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! | ¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá |
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.