Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 DÍA SIN CARRO

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomezuq@gmail.com)

¡Excelente! Ojalá cada mes hubiese un día sin carro. Es como un día sin celular para muchos. Se puede vivir mejor, caminar, sentir el aire limpio que nos rodea.

Se puede conversar con los amigos, sentarse a charlar al calor de un café. Se disfruta todo lo que vemos, sin afanes, sin afugias. Se siente la libertad plena.

Quienes protestan por el día sin carro, deben estar enseñados a vivir montados en un vehículo. Deben estar enseñados a conducir, sin bajarse del carro. A caminar una cuadra, después de dejarlo en un parqueadero y regresar de una vuelta simple, sencilla.

Caminar, para muchos, es de gran beneficio. Se sienten con la libertad de hacer ejercicio a diario, porque están enseñados a recorrer varios kilómetros sin sentir cansancio alguno.

Sienten que todo les queda cerca y se les hace un recorrido demasiado corto.

Caminar, para otros, resulta un verdadero suplicio. Jamás lo hacen, pues están enseñados a conducir el carro o la moto. No tienen idea del bien que les hace caminar, sentir el asfalto o la grama.

Quienes viven pendientes del vehículo, poco o nada conocen de sitios importantes en la ciudad, cualquier ciudad. Les parece un calvario bajarse a caminar. No les interesa en lo mínimo poder saludar a los amigos, sentarse a conversar.

Por ello, el día sin carro es saludable. También para quienes utilizan la bicicleta. La tienen guardada o solamente la usan para sus paseos de fin de semana. Es un día extraño para ellos, pero agradable, porque pueden pedalear con amigos al sitio de trabajo. Pueden encontrarse y salir en sus bicicletas rumbo a las empresas.

El día sin carro es interesante. Otros, aprovechan para estar en casa leyendo, escribiendo, de pronto, viendo alguna película que tienen guardada o simplemente, descansando.

Si hubiese un día sin celular, se podría hablar más, podrían encontrarse los amigos y los almuerzos serían más familiares. Si hubiese un día sin celular, volveríamos a ser como antes.

Por ahora, sintamos ese fresco que hace al no escuchar pitos, gritos estridentes de conductores apurados, motos que van por derecha, centro, izquierda, sin sentido alguno. El bullicio de los que utilizan publicidad a gritos con parlantes que se escuchan por todo lado.

Se deja el ruido por un día y se vive una atmósfera de tranquilidad, calma, frescura. Es un día sin carro para caminar, para solazar el espíritu, para sentir que se puede vivir sin afanes, atosigamientos. Se respira aire puro.

Volveremos a la realidad y nos esperan semáforos, motos, gases, ruido, gritos, velocidad. ¡Qué lástima! De la calma al bullicio de nuevo. Pero, para pensar, queda que haya otros días sin carro. Cada mes, una fecha especial nos hará vivir plenamente lo que a diario no podemos hacer.

La vida se disfruta y se conecta con el espíritu, cuando nos liberamos de cosas que no requerimos.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

Tiempo para el reencuentro | El club de lectura | Sí se puede | Vecinos o desconocidos | Primos de velorio | La soledad camina al lado | Lady | Dueto "Cantares" | El Afecto... | La desesperación es peligrosa | Maradona, agresor | "Perdónalos, porque no saben lo que hacen" | Corrupción | Bienvenido al club de la salud | ¡Miserables! | Yo me llamo... | Miss Tanguita | Veee ¿Y esta cosa qué hace aquí? | Los estudiantes y la corrupción | Reinas y respuestas | Ejemplo para niños y jóvenes | I Festival de Artes | Noche de letras y rock | Los niños y los jóvenes... aprenden | De México con amor | ¡Qué horror! ¿Hasta cuándo? | ¿Alguien me puede explicar? | Música tricolor | La muerte de "Calidoso" | Indira Restrepo | Esa porquería no quiso venir | Así somos | Los Diez de calarca.net | ¿De qué se ríen? | Monumento a la honestidad | El equipo laboratorio perdió el año | Nuestro primer tiempo | Un evento... ¡diferente! | Por qué la ternura | ¿Futuros periodistas? | ¿Por qué un festival nacional estudiantil de duetos? | Alfonso Osorio Carvajal | Gracias por la música y el humor | Soy un estudiante más | ¿Hasta cuándo? Ni idea | Jóvenes haciendo empresa | Más importantes las calificaciones que los abrazos | Sin afecto | Mi primera vez | La soledad de los jóvenes | Y ¿entonces qué? | El país más feliz del mundo | ¿Cese al fuego? | Hernán Peláez Restrepo | ¿Mes de los niños? ¿Día de los niños? | ¿Por qué las buenas noticias, no son noticia? | Gracias por la música | Una grata sorpresa | Nunca mires hacia atrás | Didier Drogba, un gran ser humano | Un día perfecto | Los medios son así | Abuelo, cuéntame una historia | Que roben poquito | El monstrumento en Armenia | Gracias por la música, John Jairo | ¡Por aquí no vuelvo! | ¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! | ¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá |

 

Quédate en Calarcá

Inicio Escríbanos Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.