Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 DÍA DE LA MADRE

Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Regalos, besos, abrazos, felicidades, alegría. Todo, porque es el Día de la Madre. Almacenes llenos, tumbas visitadas. Risas y lágrimas.

En las grandes ciudades trasnochan los compradores. Y muchos se siguen equivocando con los regalos, pues todavía compran neveras, planchas, lavadoras, ollas, televisores para regalar a las madres. Es decir, para que sus madres sigan haciendo el oficio en la casa.

Otros van a las floristerías, dulcerías, joyerías, ventas de autos. Es decir, las carreras para comprar los regalos para las madres que esperan en casa o acompañan a los compradores.

Otros, las invitan, por fin, a almorzar o a comer, le llevan serenata, le regalan muchas flores, muchos abrazos.

Mientras tanto, otras madres lloran, sufren, se lamentan. No encuentran razones, no hallan justificaciones para celebrar el Día de la Madre , pues sus hijos no aparecen. No llegan. Están borrachos, tomando, gastando su dinero en cualquier sitio. De rumba. Otras sufren, se asustan, porque si los esposos llegan borrachos, les van a pegar.

Pero hay otras madres que tienen roto el corazón, el alma en pedacitos. Las madres de los soldados y policías que en este momento están siendo asesinados. Las madres de los secuestrados. Las madres de aquellos que desaparecieron sin dejar rastro. Las madres de esos niños que se paran junto a los semáforos. Las madres de los niños violados, maltratados, asesinados por “balas perdidas”. Las madres que sufren porque en este país en guerra, deben seguir luchando para que haya paz. Porque no tienen una mano amiga, compañera que les ayude. Esas madres no quieren celebrar el día de la madre.

Porque a pesar del llanto y la tristeza, muchas madres no tienen respuestas sobre sus hijos. No saben si están vivos o muertos. No saben quién o quiénes los tienen. No saben qué hacer. Solamente llorar, esperar, tener fe.

Las madres de los soldados, los policías, los guerrilleros, los paramilitares. Las madres que saben que sus hijos están en una guerra que jamás van a entender. Una guerra interminable, sin tiempo, sin edad. Una guerra entre hermanos. Una guerra que les duele en las entrañas, porque ellas no parieron “hijos para la guerra”. Ellas siempre quisieron hijos que sonrieran a la vida y las acompañaran en su vejez.

El Día de la Madre siempre será para celebrar todos los días. Sufrimientos, alegrías, sonrisas, tristezas, siempre estarán en el rostro de cualquier madre.

Hoy y siempre, ratifiquemos la importancia que ella tiene como niña, joven, amiga, novia, esposa y madre.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"JIPAO 2005"
"JIPAO 2005"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.