Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 EL SOLDADO Y LA GUERRILLERA
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Hoy, quiero recuperar este texto escrito hace unos cinco años, época en la cual sucedieron los hechos. Esta nota la basé en la realidad y creo que es muy actual, pues luego de haber escrito sobre el soldado y la guerrillera, años después se encontraron frente a frente un soldado y un guerrillero que, en plena lucha, se dieron cuenta que eran hermanos. Hace unos meses, un guerrillero y una guerrillera se escaparon de su frente y se entregaron para poder vivir juntos y felices.

Por eso, hoy, quiero transmitir esta nota:

No se conocían. No eran amigos, ni jamás lo serían. Habían sido entrenados para matar a los enemigos, pero sin querer, los enemigos eran ellos mismos. Jamás habían cruzado miradas, tampoco sabían de sus vidas.

Llegó el día en el cual tuvieron un primer encuentro. Sólo miradas. El uno, el soldado, secuestrado por la guerrilla. Lo habían capturado en una toma guerrillera y estaba sometido a todos los maltratos posibles. Ella, la guerrillera, también estaba secuestrada, sin saberlo. Era la vigilante en las noches. Debía cuidar al grupo de los soldados para que no escaparan. Debía tener precauciones con todos. Tuvo que pasar mucho tiempo para que ella, una niña de escasos 16 años, conociese a alguien de su edad en el otro bando. Una sonrisa, una mirada, un romance, un escape a la libertad.

Los dos se dieron cuenta que podían conocerse, que podían ser amigos. No estaban pensando en matar, sino en amar. Sentían algo totalmente distinto a todo lo que habían aprendido. Una lección de odio que conocían de memoria, quedó en el olvido cuando tuvieron la ocasión de saber que eran seres humanos y que podían conocer otros sentimientos. El odio no era lo único que existía. Se miraban, sonreían, empezaron a sentir muchas cosas, cosas que jamás imaginaron. Empezaron a hacer planes para escapar, para estar juntos, para sentir que la felicidad existía. Luego de muchos meses, lograron coordinar un plan de escape. Y lo lograron.

El soldado y la guerrillera caminaron, corrieron, cruzaron ríos, se tragaron la selva y llegaron a contar que todo lo que sentían no era odio, sino un algo totalmente extraño que los unía: El Amor. Habían empezado a saber quiénes eran y quienes podrían llegar a ser. El amor no había distinguido qué tan buenos o malos eran. Eran un hombre y una mujer y eso bastaba para olvidar que su entrenamiento para matar quedaba atrás. Pudieron comprobar que la libertad sí existía. Que podían amar, abrazarse, llorar, reír, todo, lo podían hacer juntos. Ya no estaban obligados a odiarse.

Cuántas veces al día podemos vivir la misma historia, Cuántas veces nos enfrentamos, sin querer, con nuestros hermanos, compañeros de trabajo y amigos. Cuántas veces empuñamos las armas del odio, el rencor la envidia y jamás nos damos cuenta que no nos conocemos, que no estamos interesados en saber qué piensa, qué quiere, qué anhela el otro. Estamos entrenados para matar. Porque para matar no necesitamos un arma, sino ser insensibles, intolerantes, petulantes.

El día que empecemos a ser como el soldado y la guerrillera y descubramos que las otras personas tienen valores importantes, ese día será diferente. Ese día iniciaremos un cambio de verdad. Desde ese momento, podremos descubrir que es más fácil ser amigos, compañeros, colegas que estar secuestrados por el odio, el egoísmo, la envidia y la falsedad.

Y contaremos nuestra historia como siempre la soñamos. Llena de alegrías, sonrisas, comprensión, tolerancia y respeto.

El soldado y la guerrillera no se conocían, no eran amigos...

Qué bueno que esta historia se repitiera cada día, en la selva, en el campo, en la ciudad.
 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO 2007
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.