Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 EL ASCENSOR
Manuel Gómez Sabogal Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Otra vez, esperando el famoso ascensor. Mucha gente en el primer piso, aguardaba impacientemente que las flechitas indicaran que bajaba ya.

Después de una larga espera, se abrieron sus puertas y desde el interior salieron despavoridos hombres, mujeres y niños. Sin despedirse, ni mirarse. Entramos. Ni saludamos, ni nos miramos. Y si nos miramos, fue en forma furtiva, simple, sin ningún gesto especial. Cada uno hundió un botoncito indicador del piso correspondiente.

Las miradas se perdían. Unos hacia arriba, otros mirando hacia abajo. Otros mirando el reloj, aunque ya sabían la hora. Nadie quería encontrarse con la mirada de otros. Ni tocarse. Es tan simpático. Se busca la forma de no tocar el saco, la blusa, la falda, el hombro, los brazos.

A medida que llegaba al piso señalado, quienes se bajaban, lo hacían sin despedirse, pues tampoco habían saludado. Ni les importaba. Yo miraba a cada uno y cada uno estaba con la mirada perdida en el techo, el piso. Unos hablaban por celular, otros disimulaban que esa conversación no era escuchada.

Me bajé y seguí el consejo interior de todos, es decir, sin mirar, ni despedirme. Luego, después del aterrizaje en el piso de la oficina a la cual acudía, saludé a mis amigos y mientras atendían a otras personas, me puse a mirar hacia el ascensor y a ver cómo salían y entraban personas sin saludar o despedirse. La misma rutina.

Ocho o nueve personas como máximo, es el cupo de cada aparato. Y esas ocho o nueve personas, nada hacen para decir "hola". Algo tan simple y sencillo.

Después de haber sido atendido, decidí aplicar esta nueva fórmula a partir de ese momento. Mi promesa, saludar y despedirme cada vez que me suba o me baje de ese aparato tan impersonal.

Cuando presioné el botoncito para solicitar el ascensor, llegaron otras personas a lo mismo. Saludé y me contestaron muy formales. Se abrieron las puertas y entré como a mi casa "buenos días". Dos o tres contestaron tímidamente. En los demás, mi saludo no despertó ni curiosidad.

Sin embargo, me sostengo en mi promesa. Detesto los ascensores por impersonales. Pero seguir é saludando y despidiéndome cada vez que entre o salga de ese impersonal aparato. Haga lo mismo, y mejoremos las relaciones, así sea en el ascensor.
 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
¡Una marcha contra el secuestro
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El Por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
"ALUMBRADO 2006"
ALUMBRADO 2006
"YIPAO 2006"
YIPAO 2006
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.