Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 EN BUSCA DEL TESORO PERDIDO

Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Cuando la abuela decidió irse del país, no lo supe. Me di cuenta demasiado tarde. Desde hace muchos años, sus hijos empezaron a viajar hacia el exterior, buscando nuevas oportunidades, nuevas metas. Fueron partiendo de a uno, como desgranando una mazorca. Ya habían partido dos y se encontraban el país de las maravillas.

La abuela lloraba cuando escuchaba sus lejanas voces. Se alegraba, porque sabía que ahí estaban. Hablaba con ellos y se contaban largas historias, anécdotas y los últimos chismes. Siempre la invitaban a reunirse con ellos.

El abuelo no aguantó tanto tiempo sin ver a sus retoños como él solía llamarlos. Partió para siempre sin volver a verlos. Fue en un verano del 2005. Se fue con sus poemas y sus palabras en rima. Se fue con sus tristezas y sus alegrías. No pudo despedirse de quienes habían viajado. Prefirió escabullirse y sin decir adiós, se fue.

Ahora, el turno fue para una de las hijas, quien aprovechó el 25 de diciembre para irse. Quedaba más sola la abuela y su tristeza no daba para más. Otro de sus hijos le propuso que se fueran. Y aceptó.

Por eso, partieron sin despedirse, sin decir hasta luego ni hasta cuándo. Se fueron también a buscar nuevos horizontes en una lejana tierra.

Pero la abuela me deja unos grandes y hermosos recuerdos. Fueron muchos años molestándole la vida y pidiéndole que hiciera de niñera de sus nietos, mis hijos. Se fue y no pude despedirme.

La abuela siempre fue la que quiso estar con hijos y nietos. Ver a sus muchachos correr por la casa y sentir que la vida la daba tantas alegrías, la entusiasmaba a vivir más.

Mi hija no la dejaba en paz. Desde pequeña, siempre fue una verdadera tromba. Y a la abuela le salían canas y más canas de ver cómo cada día sumaba nietos, juguetones, diablillos traviesos. Mi hijo también pudo disfrutar de su abuela “guelengue”, o de la “madremonte” como también le decía.

La alegría de la abuela siempre se sentía cuando los domingos todos llegábamos a almorzar a su casa. Nos reuníamos a comer lo que la abuela hiciera y pasábamos parte del domingo en su compañía. No me faltaba mi café.

Se sentaba a conversar con  sus hijos y se sentía feliz mostrando sus obras, las que hacía cada que asistía a sus clases de pintura en la semana. Después de que murió el abuelo, su distracción fue siempre la pintura. Veía televisión cuando sus nietos le dejaban la cama sola y nadie la molestaba.

Desde la partida del abuelo, a la abuela se le veía muy triste y pasaba muy sola. A veces la acompañaba en la noche alguno de sus nietos o la menor de las hijas, la que queda en la gran ciudad, pero que ha anhelado irse lo más pronto posible.

La abuela había perdido su sonrisa y su alegría. Ya sus hijos estaban muy lejos. Pero ahora, estoy seguro, su rostro ha cambiado, pues ha logrado reunir, nuevamente, a cuatro de sus cinco hijos y a casi todos sus nietos y nietas.

Ya la abuela se fue y no sabemos cuándo volveremos a verla. Pero sé que está reuniendo a todos sus hijos en el país de las maravillas. Sólo sé que la recuerdo y que sus nietos, mis hijos también quieren estar con ella. Así tengan que viajar al infinito y más allá. 

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El Por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.