Logotipo calarca.net

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

InicioEscríbanos sus inquietudesLea nuestro Libro de VisitasCompartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 ESA PORQUERÍA NO QUISO VENIR

Manuel Gómez SabogalPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomezuq@gmail.com)

Cada día, leo, escucho en las noticias que un joven se suicidó o que un "hincha" fue asesinado. Hay notas que impactan. A muchos, ni les interesa, porque prefieren referirse a esos muchachos con palabras o frases despectivas, sin medir su significado y trascendencia.

En muchas ocasiones he escrito que los niños y los jóvenes no son los culpables y sigo creyendo lo mismo. Cada día me aferro más a que los mayores somos los culpables de lo que acontece. No es el Gobierno, ni la alcaldía o gobernación.

Los padres ya no son padres y las familias ya no existen. Hay padres solos y madres solas o padres que son madres y mujeres que desempeñan ambos roles. Sin embargo, la relación con los hijos es fría, aislada, independiente, sin afecto.

Los hijos requieren afecto, buscan diálogo, pero son enviados a su habitación a que utilicen el computador, se encierren y vivan lo que no desean hacer.

Fue asesinado un joven y leí algunos comentarios displicentes y llenos de rencor, odio y sin ningún respeto.

  • "UNA RATA MENOS". Le contesté a esa persona que había muerto un niño. Tenía 17 años. Era una persona, no una rata.
  • "¿HINCHA?????" No, no era un hincha de nada. En eso, estamos de acuerdo. No son hinchas. Las barras son su mecanismo de defensa. Allí creen encontrar lo que nunca han tenido. Son niños y jóvenes desesperados. Nadie les ha dado cariño ni afecto
  • "Eso es lo único que producen esas pandillas de delincuentes que se hacen llamar barras bravas, vandalismo, desórdenes y muertes, no producen nada bueno para la sociedad". Mi pregunta sencilla es ¿por qué?

Este domingo, como todos, me fui a misa con mi hijo. En la puerta, el sacerdote estaba recibiendo a los asistentes. Nos saludó muy formal y nos invitó a ingresar. Decidimos esperar al lado de él y llegó una señora. El sacerdote la saludó muy efusivamente, pues es de esas señoras que jamás tienen falla. Le dijo:

  • Buenos días, ¿cómo amaneció?
  • Bien, padre y ¿usted?
  • Muy bien, y ¿por qué no vino la hija?
  • Esa porquería no quiso venir.

Reaccioné y traté de decirle algo, pero mi hijo me impidió. Me dijo, papá, no diga nada, espere a ver qué le dice el sacerdote.

Ni siquiera le insinuó algo a la señora. No le hizo gesto alguno o la llamó aparte para hablarle acerca de lo que acababa de decir.

Quise llamarla y decirle que los hijos merecen respeto, que no se debe hablar así de ellos. Además, me puse a pensar que si así hablaba de ella ante un sacerdote, cómo sería en la casa su relación con la hija.

¿Para qué van a misa ciertos padres? ¿Para qué van a cultos? Si han de llegar y salir iguales, mejor deben quedarse en casa.

Los hijos merecen respeto. Los jóvenes asesinados, también merecen respeto. Son jóvenes y como siempre he dicho, han necesitado y requieren afecto, mucho afecto.

No quisiera volver a escuchar expresiones como la de esa señora al llegar a una iglesia: "esa porquería no quiso venir".

"Es que los jóvenes de hoy..." "Es que en mi época...". "Es que se perdieron los valores...". No, no es eso. Ni son los jóvenes de hoy, ni se perdieron los valores, ni es la época. Somos nosotros.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

Así somos | Los Diez de calarca.net | ¿De qué se ríen? | Monumento a la honestidad | El equipo laboratorio perdió el año | Nuestro primer tiempo | Un evento... ¡diferente! | Por qué la ternura | ¿Futuros periodistas? | ¿Por qué un festival nacional estudiantil de duetos? | Alfonso Osorio Carvajal | Gracias por la música y el humor | Soy un estudiante más | ¿Hasta cuándo? Ni idea | Jóvenes haciendo empresa | Más importantes las calificaciones que los abrazos | Sin afecto | Mi primera vez | La soledad de los jóvenes | Y ¿entonces qué? | El país más feliz del mundo | ¿Cese al fuego? | Hernán Peláez Restrepo | ¿Mes de los niños? ¿Día de los niños? | ¿Por qué las buenas noticias, no son noticia? | Gracias por la música | Una grata sorpresa | Nunca mires hacia atrás | Didier Drogba, un gran ser humano | Un día perfecto | Los medios son así | Abuelo, cuéntame una historia | Que roben poquito | El monstrumento en Armenia | Gracias por la música, John Jairo | ¡Por aquí no vuelvo! | ¡Otra vez, navidad! | Otro diciembre... | Me gustan los estudiantes | ¿Cómo se apaga? | Un miserable presidente | ¡Me lancé al concejo! | ¡No más! | El tren fantasma | ¡No atropellen, no abusen! | ¿Cómo celebramos? | Lo mismo de siempre... ¡y qué! | Padres, hijos, afecto... | El niño y el despecho | ¿Qué necesita la ciudad de Armenia? | Ya perdimos el año | ¿Por qué los abrazos? | La Caja del Amor | "Pecoso" Castro | ¡Qué hermosa noche! | Protagonistas de nuestra vergüenza | Los ruidosos bateristas | Vivencias en la U. | Sicario y drogadicto | ¡Se robaron la puerta...! | Los tiempos han cambiado | ¡Qué vergüenza de "honorables"! | Aprendamos lo bueno | Un viaje en silencio | El hijo de Pedrito | No hice la tarea | Eso no es periodismo | Un Quindío que no parece equipo de fútbol | Día de la familia | Amar es más difícil que matar | Los políticos aprovechan todo | Da mucha risa | Optimismo e intolerancia | Ya llega el circo | Maldita violencia | Los niños y los jóvenes no son culpables | Toque de queda | ¡Qué pena del doctor! | Enamorado de la vida | Una espina más para "La Vendedora de Rosas" | Lo mejor del mundo, para ti | A corazón abieto | Alegría de vivir | Aquí no pasa nada | El soldado y la guerrillera | Las miserables piramides en Colombia | Una Feria Empresarial Diferente | Los niños, siempre los niños | Los Amigos | Un joyero y seis muñecas | No queremos prostitutas en los medios | Visitación | Violencia genera violencia | El cumpleaños de mi hijo | Adiós a una madre | La Vendedora de Rosas | Los Abrazos | ¿Y dónde está el amor? | Solidaridad | Luces de Navidad | Estar ahí | ¿Por qué el afecto? | ¡Padres Irresponsables! | ¿Amor y amistad? | ¿Equipo laboratorio? | El ascensor | ¡Una marcha contra el secuestro! | ¡La miserable envidia todo lo puede! | Gracias, querido viejo | Jóvenes en la U | Colombia | La Semana Santa se fue | Una Llamada | La Tumba de Gardeazábal | Religión | Gente buena | En busca del tesoro perdido | Decoración en Navidad | Los niños y la pólvora | El por qué de la vida | No te metas en mi vida | Hay quienes... | Los amigos también se enferman | Amor y Amistad | Las Visitas | ¡No Tengo Tiempo! | Pecado | Juventud, divino tesoro | Día del padre | La fiebre por las marcas | ¡Una Reflexión! | Día de la madre | Juegos Prohibidos | La Amistad | El Bus | Subsisdios no reclamados | En el día de la mujer | El Retrovisor y el panorámico | Tengo una ilusión | Iniciar clases | Medios y Educación | Sexo | ¡Navidad en Paz! | Acuerdo Humanitario | Fiestas de Armenia | ¡Y nada pasó! | El Consejo Superior | Mario Mendoza en el Instituto Calarcá |

 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas Compartir esta página en FacebookRecomendar en Twitter
 
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta.