Logotipo calarca.net
 
Inicio    Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

 ¡LA MISERABLE ENVIDIA TODO LO PUEDE!
Manuel Gómez Sabogal Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

¡Y nadie dice nada! Nos quedamos callados. ¡Quedamos en silencio, mudos! Preferimos esperar a ver qué pasa. Los envidiosos buscan que quien se halla haciendo buenas obras o gobernando bien, caiga. Escudriñan todo pedacito de vida hasta lograr su cometido, así no sea con pruebas verdaderas. ¡Lo importante es que caiga! Que se haga añicos y no quede nada, ni la sombra. Que su futuro no sólo sea incierto, sino negativo.

Eso hacen los envidiosos. Los que nunca han podido brillar con luz propia. Los que jamás han podido sobresalir o mostrar obras, porque nunca han sido capaces. Porque los envidiosos son mediocres, incapaces. Ni dan la cara, ni luchan. Eso hacen aquellos de mente perversa. Los envidiosos jamás muestran frutos, porque nunca siembran bondad. Sólo siembran cizaña. Esos ríen y se sienten felices viendo cómo cae el enemigo. Sienten que su obra es plena cuando prensa, radio y televisión muestran la implacable persecución o cacería. Son felices cuando mañana, tarde y noche, su presa está por caer en la trampa tendida. Son como hienas. 

La envidia carcome mi bello país. Por la miserable envidia  hay quienes deben sufrir los rigores de la implacable ley. Hay quienes prefieren quedarse solos, sin amigos. Hay quienes se cansan de luchar por los demás. Hay quienes se alejan de su vecindario. Hay quienes se vuelven desconfiados. Hay quienes se vuelven huraños.

Quienes gozan y disfrutan con el sufrimiento ajeno, jamás tendrán paz interior. Lo saben, pero no les importa y jamás les ha interesado. Pueden sentirse satisfechos por el mal que están haciendo y por todo lo que están logrando, pero jamás vivirán la felicidad del deber cumplido o dar pruebas de honestidad. Porque los envidiosos no son honestos. Los envidiosos tienen otra agravante y es que son hipócritas.

Qué bueno sería que en lugar de envidia e hipocresía, hubiese honestidad, lealtad y solidaridad.  Este país sería distinto. Tres palabras, tres valores que deben recuperarse por el bien de nuestras futuras generaciones. Qué nos ganamos con estudiar, prepararnos para un futuro, si algo tan importante como esos tres valores los tenemos olvidados.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El Por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio       Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
"ALUMBRADO 2006"
ALUMBRADO 2006
"YIPAO 2006"
YIPAO 2006
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.