Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 LOS AMIGOS
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Un amigo es un tesoro vivo. Un regalo que la vida nos hace y muchas veces no sabemos agradecer o, ni siquiera reconocer. La amistad se siente y se percibe más allá de la presencia física. Es una compañía silenciosa que se recuesta en el alma y duerme con uno.

El buen amigo es una posibilidad disponible y siempre lista, que no pregunta demasiado.

La amistad es un cúmulo de secretos sin tapujos ni vergüenza que nos permite desnudar hasta el último jirón de nuestro ser, en la más absoluta confianza. Un amigo de verdad pocas veces hace daño y si se le va la mano, da la cara. Al compañero de andanzas no se le deja en la calle, ni se le acusa, ni se le señala. Se le aconseja, pero con cuidado. Se cuida y se respeta.

Compañeros de cabecera, de angustias incomprendidas, de noches trasnochadas, de primeras borracheras y domingos de misa. Crecimos colectivamente. Juntos nos enredamos en la moda, en la vida, en las tardes soleadas de aburrimiento. Juntos fuimos y vinimos. Juntos descubrimos la vida y el asombro de una juventud que nadie entendía.

No elegimos los amigos, simplemente, damos con ellos. Tropezamos con la coincidencia de una persona que se nos parece. Como una genéticas desconocida, una alianza sin parentesco tiene lugar.

Si has descuidado a tus amigos o los tienes olvidados, desempólvalos. Una llamada basta. Abre el viejo álbum y activa la memoria afectiva. Te sorprenderá cuántos recuerdos aún perduran. No dudes, llámalos. Les alegrará que aparezcas de repente con los mismos chistes, una nueva panza y la misma risa de siempre.

La amistad sincera no es un cuento cursi. Existe y palpita en cada consciencia humana como una forma limpia y honesta de querer a alguien por lo que realmente es.

Mis amigos valen la pena. Pero no porque me quieran, sino porque realmente, valen la pena. Su amistad me enorgullece. No sé qué haría con la mala suerte de no tenerlos rondando mi soledad.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Así se hace calarca.net

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
"YIPAO 2007"
YIPAO 2007
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.