Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 LOS RUIDOSOS BATERISTAS
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Hay historias que me llegan y las escribo así como me las cuentan. Pero es que hay jóvenes que son buenos y los vecinos no entienden.

No voy a negar que hay jóvenes bullosos, ruidosos, escandalosos, pero son buenos. Huyen de la droga, el licor, el cigarrillo. No comparten esos elementos, pero lo que hacen, de pronto escandalizan al más sordo.

Es que hay jóvenes a quienes les encanta el rock y son bateristas; les encanta la balada en inglés y son bateristas. Esa es su bulla, ese es su ruido. Es su único escándalo.

Claro que entiendo a los vecinos y también a las familias. Me toca entenderme, pues mi hijo es baterista. ¿Qué hago? Escuchar. Nada más. Tengo que silenciar todo para escuchar su batería, su ritmo, su ruido, su bulla y su escándalo. Porque hace 5 años le compré una batería, porque es una de sus distracciones. Además del baloncesto, lo que tenga que ver con el ruido de tambores, es su vida.

Gracias a Dios ni fuma, ni toma, ni ha tenido que ver con drogas. Es callado, tímido, agradable y muy buen muchacho. Sus 18 años los ha invertido en deporte, música y estudio. Ve televisión y goza con los programas de humor (mis favoritos).

Una de sus amigas también resultó baterista. Tiene en su casa una batería y a ratos, juega con ella, toca, canta, sueña, se distrae. Es otro de sus cuentos. Tampoco toma, se droga, o fuma.

Ahora resultarán algunos jóvenes que dirán que estos son unas "boletas" o peor, "talonarios". Y no les voy a creer. Ellos, esos jóvenes que se burlarán de mi nota, no entienden que todavía hay jóvenes que vibran por las cosas bellas, sencillas, la vida hermosa sin droga, licor o humo. No son los únicos que conozco. Hay muchos más, entre los miles que creen que la droga, el licor, el cigarrillo y el desenfreno son la vida.

Pues bien, los vecinos de la niña baterista, andan recolectando firmas para que le quiten la batería a la niña, porque no aguantan sus ruidos, aunque sea su amor por la música.

Lo curioso es que, estoy seguro que si ven a niños o jóvenes consumiendo droga, bebiendo o fumando, no hacen lo mismo. Pasan y de pronto dicen: "Estos jóvenes de hoy..."  Y creo que esos vecinos saben del comportamiento de la niña. La conocen perfectamente, porque saben quién es su familia. Son sus vecinos, pero pueden preferir el olor a droga, los niños borrachos y la humareda en el sector.

Si a la niña le encanta la batería y es su vida, ¿Dónde puede ensayar? Es su música, ¿Dónde puede practicar?

¿Será que esos vecinos saben qué ven sus hijos en televisión o qué escuchan en radio y no les hace daño al espíritu? Ojalá tuviesen en cuenta los comportamientos de sus hijos para que dedujesen si el ruido que hace la baterista es un ruido musical o si lo que hacen sus hijos es un comportamiento normal.

Muchas veces, nos hacemos los ciegos para no ver lo que sucede alrededor, es malo y daña a nuestros hijos. Otras veces, nos hacemos los sordos para no escuchar lo que en verdad debemos denunciar.

Hay mensajes que me transmiten que me ponen a pensar. Hay jóvenes que quieren hacer algo bueno, pero la intolerancia hacia lo bueno, no lo permite.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Vivencias en la U.
Sicario y drogadicto
¡Se robaron la puerta...!
Los tiempos han cambiado
¡Qué vergüenza de "honorables"!
Aprendamos lo bueno
Un viaje en silencio
El hijo de Pedrito
No hice la tarea
Eso no es periodismo
Un Quindío que no parece equipo de fútbol
Día de la familia
Amar es más difícil que matar
Los políticos aprovechan todo
Da mucha risa
Optimismo e intolerancia
Ya llega el circo
Maldita violencia
Los niños y los jóvenes no son culpables
Toque de queda
¡Qué pena del doctor!
Enamorado de la vida
Una espina más para "La Vendedora de Rosas"
Lo mejor del mundo, para ti
A corazón abieto
Alegría de vivir
Aquí no pasa nada
El soldado y la guerrillera
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.