Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 LOS TIEMPOS HAN CAMBIADO, PERO...
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Diferente, muy distinto. Cuando íbamos al colegio, íbamos a estudiar, a jugar, a hacer amigos. Las fotos, en nuestros álbumes de recuerdos, muestran a todos los compañeros haciendo "recocha", molestando, riéndose de la vida. Las clases eran demasiado magistrales. No había sino tiza y tablero. Los pupitres eran individuales o pares. Los salones eran inmensos. Cuarenta estudiantes por aula. Al finalizar la jornada, los grupos encargados del aseo, se dedicaban a limpiar todo para que al día siguiente el salón estuviese inmaculado.

Había carteleras para todo. Los horarios estaban a la entrada del salón. De 8 a 12 m y de 2 a 6 p.m. Después, a estudiar, hacer tareas y volver a la rutina del colegio. Pero eso no era rutina. Era genial encontrarse con los amigos en los recreos. Ir a la tienda, comprar dulces y jugar un rato. Los maletines eran de cuero. Pero lo amigos, eran de verdad. Los profesores eran drásticos, serios y poco amistosos. O se estudiaba o se estudiaba. Nada de fallar a la hora de exámenes o cuestionarios orales. Israel Bernal enseñaba a dibujar sin utilizar regla alguna. Guillermo Henao iniciaba sus clases de matemáticas con una oración. Salvador Montes tenía su estilo para enseñar inglés. Emilio Noreña nos llevaba por la geografía del mundo. Francisco García o Arbey Ríos pulían poemas y enseñaban a redactar bien el idioma. Alberto Hoyos cuidaba muy bien su cálculo.

Hoy, muy a mi pesar, no es ni parecido. Niños y jóvenes han tenido oportunidades maravillosas. La aparición del internet, el vídeo beam, celulares, todo facilita el aprendizaje. Y día a día se llena de nuevas tecnologías, la educación, pero muchos ni siquiera recuerdan los años maravillosos del colegio, porque el interés no es estudiar, hacer amigos, divertirse, sino pasar al grado siguiente. Los horarios son laxos, los exámenes diferentes, la vida más relajada. Poco estudio en casa, mucha televisión y "chatear" por Messenger.

Lastimosamente y muy a nuestro pesar, ya el sexo no tiene la magia que hubo en nuestra época. Lo descubrimos al terminar el bachillerato y aun después. Hoy, se descubre al llegar a quinto año. Ya los niños de diez años saben qué hacer, aunque no lo sepan. Las niñas están en la "onda" o no están en el "parche".

Pero lo más grave, lo más preocupante es que muchos van al colegio armados. Algunos llevan navajas, otros, cuchillos y en el peor de los casos, revólveres o pistolas. La cuestión es que quieren mostrar quién manda allí. Quién es el patrón en el grupo o en el colegio. Y lo que antes eran barras de amigos, ahora son "galladas" peligrosas que implantan el desorden y además, señalan su territorio. Chantajean a compañeros o docentes.

Los docentes, en muchos casos, nada pueden hacer ante la arremetida de los "duros", los que mandan. Algunos docentes han sido asesinados, otros amenazados. Y nadie supo quién o quiénes fueron.

Todo cambió de un tiempo a hoy. Cuando pensábamos que la educación iba a avanzar, a mostrar progresos, nos encontramos con algo totalmente opuesto. Las reglas son violadas, muchos padres apoyan a sus hijos, así estos sean peligrosos. Muchos padres dejaron de ser padres, porque dejaron sus hijos a la buena de Dios. Sin Dios y sin ley. Porque no fueron o no son capaces de educarlos. No tienen cómo. Viven ausentes casi todo el tiempo. Sus hijos andan con sus amigos, sus "parceros". Y ellos, los padres, confiados, tranquilos.

Hay preocupación y mucha. La situación no puede continuar así, porque nos vamos a quedar sin niños y jóvenes. Les encanta vivir el día a día sin preocuparse. Les agrada salir, rumbear, divertirse, trasnochar. Nadie les impide que sean así. Y cuando llegan al colegio, no importa si ganan o pierden.

Debemos hacer algo, pero ya. Los tiempos han cambiado, pero la tecnología no es la única en los procesos en la educación. Los tiempos han cambiado, pero los jóvenes de hoy requieren algo más que colegio, tecnología, celulares, facebook.

Los tiempos han cambiado, pero los niños y los jóvenes requieren... Afecto. Mucho afecto. Demasiado afecto. Abrazos, muchos abrazos, demasiados abrazos.

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
¡Qué vergüenza de "honorables"!
Aprendamos lo bueno
Un viaje en silencio
El hijo de Pedrito
No hice la tarea
Eso no es periodismo
Un Quindío que no parece equipo de fútbol
Día de la familia
Amar es más difícil que matar
Los políticos aprovechan todo
Da mucha risa
Optimismo e intolerancia
Ya llega el circo
Maldita violencia
Los niños y los jóvenes no son culpables
Toque de queda
¡Qué pena del doctor!
Enamorado de la vida
Una espina más para "La Vendedora de Rosas"
Lo mejor del mundo, para ti
A corazón abieto
Alegría de vivir
Aquí no pasa nada
El soldado y la guerrillera
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO 2007
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.