Regresar a la página principal      Escríbanos, sus sugerencias serán atendidas.      Lea y/o firme nuestro Libro de Visitas
 LOS AMIGOS TAMBIÉN SE ENFERMAN

Por Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

En estos días, he querido escribir sobre hechos agradables, buenos, que llenen el alma y den vida. Sin embargo, son más los momentos en los cuales escucho, leo, veo sobre violencia intra familiar, violencia contra los niños, asesinatos, una niña mutilada hasta el alma, suicidios que, honestamente, me dan vueltas en la cabeza y no sé que decir o qué escribir, ni cómo explicar tanto silencio de los medios y de la gente. Nadie se inmuta.

Todos los diarios, noticieros, informativos se han limitado a dar la noticia. A exponer, pero nadie dice, escribe, protesta, responde, porque la costumbre es la de aceptar lo que está ocurriendo a diario. Es normal, no hay problema, sucede todos los días, a toda hora y mientras no tenga qué ver con nosotros, para qué complicarnos la vida. Imagino que muchos se abrigan en lo más profundo de su alma y prefieren callar, guardar silencio, quedarse impasibles.

En el famoso mes de amor y amistad, seguimos dando regalos, prefiriendo y pidiendo detalles en especie, chocolatines, flores, tarjetas, pero nos olvidamos de los abrazos, las llamadas, los momentos con las otras personas, con nuestra familia, nuestros amigos, los que nos rodean. Seguimos apegados a “cosas”, no a detalles pequeños, pero grandes, sencillos, pero inmensos que nos llenan más y nos dan vida, sonrisas, alegría.

Hace unos días, como muchas veces, me encontré con el economista Gustavo Ochoa Pulecio, jubilado de la Universidad del Quindío y persona que siempre ha mostrado extraordinaria alegría, dinamismo, sencillez y gran sentido del humor. Hablamos de todos los hechos y acontecimientos del Quindío, porque él siempre está al día en las informaciones. Siempre encuentra una nota alegre, comentar. Además, su jocosidad lo lleva a “guindar” a los amigos o conocidos y esconderse inmediatamente. Quienes lo conocemos, sabemos que ese niño que lleva por dentro, sale siempre, todos los días, a jugar.

La semana anterior, mi amigo Álvaro Jaramillo me llamó. No fue raro, ni extraño, pues casi todos los días conversamos. De cualquier cosa, pero hablamos, así sea para saludarnos. En esta ocasión, me quería informar que Gustavo Ochoa había sido llevado de urgencia a la clínica del Seguro Social el lunes.

Ya lleva recluido una semana en ese centro de salud. No puede moverse. Sus extremidades se hallan paralizadas. Mi reacción inmediata fue de gran sorpresa y mucha tristeza. Me dolió inmensamente esa noticia

María, la niña de los tintos en la Plaza de Bolívar, lo extraña, pero no sabe por qué Gustavo no ha vuelto. Y tampoco sabe cuándo volverá a que le haga las señales de humo que suele hacer cuando pide un tinto o un pintadito.

Para mi amigo Gustavo Ochoa y su familia, un abrazo grande, gigante. Saben que los acompaño siempre y que jamás pensé que ese amigo alegre, que recorre todas las calles saludando, repartiendo sonrisas y estrechando manos, hoy no puede hacerlo. Solamente Dios sabe cuándo lo volveremos a ver en la Plaza de Bolívar pidiendo un tinto o haciendo señas para que María atienda a los cuatro ó cinco amigos que siempre se detienen a conversar con él.

Hoy, quiero escribir simplemente para insistir en que la amistad va más allá de un saludo cada que nos acordamos de alguien; un abrazo cada que, de pronto, lo decidimos; un beso cuando se nos viene en gana; una llamada cuando tenemos tiempo; un tinto cuando podemos.

La amistad es hacer que, quienes pasan tanto tiempo a nuestro lado en una oficina, una dependencia, un salón, se sientan bien. Que esas personas sean no solamente nuestras compañeras de trabajo, sino nuestras amigas. Ellas merecen nuestro respeto y las debemos valorar.

La amistad no depende de un mes o un día, ni de un juego de “amigo secreto”. La amistad no es para amigos secretos. Debe ir mucho más allá. La amistad valora a los demás. La amistad respeta a los otros.

La amistad, en momentos difíciles, está ahí. Por eso, este escrito me sale del alma y para quienes lo lean, simplemente les pido que cuiden a quienes tienen cerca, a su lado, a su familia, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo. Valórenlos y respétenlos, porque sé que vale la pena. Aprovechemos cada momento, porque…¡La vida es bella!

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá

Regresar a la página principal      Escríbanos su comentario.      Lea y/o firme el Libro de Visitas
 
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Nuevas Imágenes
"YIPAO 2006"
"YIPAO 2006"
ALUMBRADO 2005
Ver Alumbrado
MONUMENTO AL CACIQUE
Agrandar imagen.

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.