Logotipo calarca.net
 
Inicio     Escríbanos sus inquietudes    Lea nuestro Libro de Visitas
 NO HICE LA TAREA
Manuel GómezPor Manuel Gómez Sabogal. (manuelgomez1a@gmail.com)

Escribir este texto ha sido muy difícil. Tal vez ha sido uno de los que más he pensado antes de escribir. Por todo lo que representa para mí. Por toda la tristeza que me produjo el haberle fallado a Isabella. Porque no hice lo que tanto he recomendado siempre a mis hijos, a mis alumnos o amigos. Porque no tengo disculpas o excusas. No las hay y no las puede haber. No puedo creer que haya cometido este imperdonable error.

Siempre les he repetido a mis hijos que cuando tengan una tarea, la hagan inmediatamente. Que si la misma es para el lunes siguiente, la hagan desde ahora y no esperen mucho. Que después, se les puede olvidar, llega el día de presentarla y no la han hecho.

Les he advertido que es mejor adelantar trabajos, tareas, investigaciones para que tengan más tiempo para otras labores. Incluso, para que chateen todo lo que deseen.

Pero no hay caso. Me tocó a mí. Y no me siento bien. Siento como si todo lo que les dije no lo hubiera recordado. Porque no era una tarea cualquiera. Era la tarea para Isabella. Para su cuaderno de viajero, como le llamaron.

Isabella cumple cinco añitos el 14 de mayo. Ya casi. La tarea era muy fácil, era sencilla, simple. Yo debía escribir una nota sobre Isabella para que la llevara al colegio. Está en el jardín. La profesora quería saber sobre anécdotas, notas, información que familiares pudieran hacer sobre ella para plasmarlas en el cuaderno de viajero.

Además, la tenía ya escrita. Era el mejor recuerdo, uno de los escritos más bellos sobre Isabella. Era tan sencillo. Solamente debía anexarla al correo y enviarla. Fácil, sin complicaciones. Tuve cuatro días para enviarla y no lo hice. Lo sabía desde el lunes y debía remitirla, al menos, el jueves, pues ella debía presentar su cuadernillo el viernes. Un cuadernillo con fotos y notas.

No he tenido ni fuerzas para llamar o escribirle a mi hija. Le he dicho a mi hijo que me he sentido muy aburrido. Mi hija me escribió: “papá, cómo se te olvida la carta de Isa. Eso me pone muy triste”. No tuve valor para contestarle, porque no tengo respuestas. Ni puedo regresar el tiempo.

El tiempo. Ese que nos traga enteros y no nos damos cuenta. El tiempo que tenemos para muchas cosas y para otras, se nos acaba demasiado rápido. El tiempo que, a veces, nos traiciona.

Yo tuve tiempo. Tenía tiempo. Siempre tengo tiempo. Escribo por la mañana, por la tarde, por la noche. Hago notas, envío artículos, pongo vídeos. Pero esa nota, ese escrito tan importante, no lo envié. Lo tenía hecho. Estaba listo.

Hoy, escribo esta nota, porque no quiero que te pase. Para que nunca te sientas culpable, porque no has hecho la tarea. Una tarea tan simple y sencilla como esta. Para que nunca tengas que decir como yo: No hice la tarea. Y me duele mucho.

“Sé que yo no soy perfecto, lo sé. Y que tengo mil defectos, también. Pero busquen por la tierra y el que esté limpio de culpa, me lance la primera piedra”

 OTROS ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR
Eso no es periodismo
Un Quindío que no parece equipo de fútbol
Día de la familia
Amar es más difícil que matar
Los políticos aprovechan todo
Da mucha risa
Optimismo e intolerancia
Ya llega el circo
Maldita violencia
Los niños y los jóvenes no son culpables
Toque de queda
¡Qué pena del doctor!
Enamorado de la vida
Una espina más para "La Vendedora de Rosas"
Lo mejor del mundo, para ti
A corazón abieto
Alegría de vivir
Aquí no pasa nada
El soldado y la guerrillera
Las miserables piramides en Colombia
Una Feria Empresarial Diferente
Los niños, siempre los niños
Los Amigos
Un joyero y seis muñecas
No queremos prostitutas en los medios
Visitación
Violencia genera violencia
El cumpleaños de mi hijo
Adiós a una madre
La Vendedora de Rosas
Los Abrazos
¿Y dónde está el amor?
Solidaridad
Luces de Navidad
Estar ahí
¿Por qué el afecto?
¡Padres Irresponsables!
¿Amor y amistad?
¿Equipo laboratorio?
El ascensor
¡Una marcha contra el secuestro!
¡La miserable envidia todo lo puede!
Gracias, querido viejo
Jóvenes en la U
Colombia
La Semana Santa se fue
Una Llamada
La Tumba de Gardeazábal
Religión
Gente buena
En busca del tesoro perdido
Decoración en Navidad
Los niños y la pólvora
El por qué de la vida
No te metas en mi vida
Hay quienes...
Los amigos también se enferman
Amor y Amistad
Las Visitas
¡No Tengo Tiempo!
Pecado
Juventud, divino tesoro
Día del padre
La fiebre por las marcas
¡Una Reflexión!
Día de la madre
Juegos Prohibidos
La Amistad
El Bus
Subsisdios no reclamados
En el día de la mujer
El Retrovisor y el panorámico
Tengo una ilusión
Iniciar clases
Medios y Educación
Sexo
¡Navidad en Paz!
Acuerdo Humanitario
Fiestas de Armenia
¡Y nada pasó!
El Consejo Superior
Mario Mendoza en el Instituto Calarcá
 

Quédate en Calarcá

Inicio        Escríbanos        Lea nuestro Libro de Visitas
 
YIPAO
YIPAO 2007
IMÁGENES CALARQUEÑAS
Imágenes Calarqueñas
MONUMENTO AL CACIQUE
Ver Monumento al Cacique Calarcá

Ubicado en el Barrio La Huerta. Postal calarqueña, regalo a nuestros visitantes. ¿Saben quién es su autor? Esperamos sus respuestas.